La época de lluvias en Tucumán condiciona el trabajo

Arturo Felipe, Daniel Kirschbaum y Sánchez Tello tienen algunas sugerencias.

16 Dic 2017

Especialistas del INTA Famaillá brindan consejos para los productores cañeros, frutihortícolas, forestales, apicultores, huerteros. También, para el sector pecuario.

Llega el verano a la provincia y viene acompañado de las típicas lluvias de estación, por lo que es importante considerar algunas cuestiones que permitan evitar y/o disminuir posibles daños, como pérdidas de rendimiento y calidad en la producción de cultivos y en el manejo animal.

En este sentido, los referentes de las distintas temáticas que aborda el INTA Famaillá brindan algunas recomendaciones para que los productores estén mejor preparados para enfrentar el período estival.

Los cañeros

Para el sector de la agroindustria de la caña de azúcar, el ingeniero Arturo Felipe recomienda:

· Mantener en condiciones los canales de guarda o externos, linderos a las fincas.

· Limpiar y mantener los desagües o canales en el interior del predio durante todo el ciclo de lluvias (noviembre-marzo).

· En caso de necesidad, abrir nuevos cursos de evacuación de los excedentes de agua dentro del predio.

· Ante períodos prolongados de estancamiento de agua en los lotes, y considerando las posibilidades de cada explotación, recurrir al auxilio de equipos de bombeo para facilitar la rápida evacuación de los excedentes.

· En zonas de pendientes excesivas, conformar “camellones” o “lomadas” transversales al sentido de avance de los callejones, para limitar la velocidad del agua de escorrentía y disminuir el potencial erosivo.

Los frutihorticultores

En cuanto a las frutas y hortalizas, el especialista en la temática, doctor Daniel Kirschbaum, propone las siguientes líneas de trabajo en los campos:

· Conservar los canales de guarda o externos a los lotes/fincas libres de malezas y obstáculos, que impidan el normal flujo de agua.

· Mantener limpios los canales internos de desagües de lotes y/o fincas. Examinar su estado en lugares más sensibles a desbordes.

· En caso de necesidad, abrir nuevos cursos de evacuación de los excedentes de agua dentro del predio.

· Monitorear las plagas y enfermedades, que se verán incrementadas por las lluvias.

· Realizar controles sanitarios de plagas y enfermedades en tiempo y forma de acuerdo al protocolo.

· Controlar malezas (mecánico y químico), cuya incidencia se verá incrementada por las lluvias.

· Mantener con cobertura vegetal los suelos en descanso.

· En invernaderos, revisar los plásticos de los techos, el estado general de la estructura y los desagües externos, para evitar roturas y entrada de agua.

Los agroecologistas

Para el manejo de las huertas agroecológicas, es importante considerar que el principal problema que ocasiona el exceso de humedad en los almácigos o la siembra directa es el dumping off o “mal de los almácigos”, una enfermedad producida por hongos que afecta el cuello de las plantas pequeñas generando su vuelco y muerte.

Para evitar estos inconvenientes, el ingeniero Edgardo Sánchez Tello, en el marco del Programa Pro Huerta, sugiere:

· Sembrar en cajones u otros recipientes que tengan mayor superficie y menor profundidad.

· Realizar el almácigo elevando el nivel del suelo para mejorar el escurrimiento del exceso de agua.

· Si el almácigo está en el suelo o a la intemperie, utilizar plástico transparente para protegerlo de la lluvia y, a la vez, permitir el ingreso de luz. Recuerde destapar ante el cese de la lluvia.

· Realizar drenajes que ayuden a evacuar el agua.

· No ubicar los almácigos o tablones de siembra en lugares que puedan verse afectados por escurrimientos, como desagües naturales o de techos.

Comentarios