Los chicos se unieron para denunciar la violencia de género

Alumnos de 80 escuelas representaron con distintos lenguajes los temas más problemáticos.

28 Nov 2017

Investigaron, adaptaron cuentos, actuaron, pintaron, hicieron encuestas, obras de títeres, instalaciones, canciones, videos, afiches... Todo sirvió para visibilizar la necesidad de erradicar la violencia contra la mujer en sus diferentes formas. Los trabajos se expusieron en la plaza Urquiza con gran despliegue visual en 80 stands. Fue una síntesis de lo que los alumnos de todos los niveles trabajaron durante el año. Se hizo en adhesión al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (se celebró el sábado) y a la jornada “Educar en igualdad” prevista por la Ley Nacional 27.234.

“Que no exploten tus sueños” es el título que eligieron las alumnas de la escuela secundaria Lomas de Tafí para su proyecto sobre trata de personas. “Le pusimos ese nombre porque muchas mujeres explotadas pierden su vida, sus sueños; por más que estén vivas se sienten muertas”, explican Pamela Romano, Guadalupe Astorga y Priscila Moya, de 16 años. Ellas entrevistaron a una abogada de la Fundación María de los Ángeles e hicieron encuestas. “Después de dar una charla en la escuela, una chica se acercó y nos confesó que ella tenía la costumbre de pegarle a su novio o de manotearlo y que hasta ese momento no se había dado cuenta de eso. También proyectamos una miniserie y algunos chicos no supieron detectar la violencia en algunas escenas”, comentaron con preocupación.

El proyecto se realizó con la guía del profesor de Geografía, Alejandro Ibáñez. “En la materia analizamos la globalización. Generalmente se alude a ella en cuanto a los avances tecnológicos, que es lo bueno. El lado oscuro de la globalización es la trata, el narcotráfico, los paraísos fiscales, el lavado de dinero, todo lo que estamos viendo ahora”, lamenta el profesor.

Niños de la escuela Esteban de Lucca, de Colonia 4, Luisiana (La Florida), presentaron una obra de títeres de dedo basada en el cuento de Hansel y Gretel. “Ni ella por ser mujer ni él por ser varón pueden solos. Sólo cuando se unen como iguales pueden enfrentar a la bruja”, concluyen.

Mientras los alumnos del profesorado de la Escuela Normal Juan B. Alberdi mostraron un video en realidad aumentada, Guadalupe Jiménez y Malena Flores, de la escuela 167 de Taco Palta, presentaron un stand sobre “Sexting”. “Este tema surgió a partir de lo que le sucedió a una compañera nuestra, de 14 años. Por Facebook conoció a un chico que estaba bueno. Ella subía fotos y él le pedía más. Después se dio cuenta de que no era un chico sino un hombre grande con un perfil falso”, contaron las chicas.

Educación Sexual Integral
Ya Se imparte en todas las escuelas
No es un clase ni una charla aislada ni una materia. “La Educación Sexual Integral (ESI) se trabaja en forma transversal, desde el nivel inicial hasta la formación docente. Se desarrolla a través de contenidos curriculares acordes con cada nivel educativo”, explica Ana López, referente del programa de Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación de la Provincia. “Las charlas esporádicas no sirven. Una charla puede sumar al contenido pero en sí misma no. Plantea el desafío de trabajar en forma transversal en cinco ejes: la afectividad, el reconocimiento a garantizar el cuidado del cuerpo y de la salud, el ejercicio de los derechos, a tener en cuenta la diversidad y el de incorporar la perspectiva de género”, explica. Esta muestra es el resultado de todos los proyectos en los que los chicos han trabajado durante este año.
> Educación Sexual Integral
Ya Se imparte en todas las escuelas

No es un clase ni una charla aislada ni una materia. “La Educación Sexual Integral (ESI) se trabaja en forma transversal, desde el nivel inicial hasta la formación docente. Se desarrolla a través de contenidos curriculares acordes con cada nivel educativo”, explica Ana López, referente del programa de Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación de la Provincia. “Las charlas esporádicas no sirven. Una charla puede sumar al contenido pero en sí misma no. Plantea el desafío de trabajar en forma transversal en cinco ejes: la afectividad, el reconocimiento a garantizar el cuidado del cuerpo y de la salud, el ejercicio de los derechos, a tener en cuenta la diversidad y el de incorporar la perspectiva de género”, explica. Esta muestra es el resultado de todos los proyectos en los que los chicos han trabajado durante este año.

Comentarios