Una deuda y una misteriosa doble vida serían los desencadenantes de un femicidio

Cayó el acusado del crimen de La Reducción.

23 Nov 2017

Una deuda y una misteriosa doble vida. Eso son los nuevos indicios que complican la situación procesal de Gabriel Coronel, el principal sospechoso del crimen de Andrea Beatriz Corbalán, ocurrido el lunes a la madrugada en La Reducción.

El joven, de 27 años fue detenido por la Policía en Bella Vista. Se ocultaba en la casa de un allegado y había intentado cambiar su fisonomía cortándose el pelo. Coronel se había escapado de la comisaría de Lules luego de que los investigadores empezaron a desconfiar de su versión sobre el hecho.

Coronel, que mantenía una relación con Corbalán desde hace dos años, dijo que él le había pedido que lo esperara hasta que le dejara un dinero a su ex mujer, Nancy Martínez. Agregó que mientras realizaba ese trámite, la víctima fue atacada por al menos cuatro personas que habrían intentado abusar de ella en un refugio ubicado a 700 metros de la vivienda donde se encontraba.

Dijo que él, junto a su ex esposa, y un amigo, al que identificó como Darío “Porrón” González, fueron a auxiliar a la chica y la trasladaron hasta la vivienda de Martínez. Allí llamaron a la Policía y trasladaron a Andrea hasta el hospital de Lules donde llegó sin vida. Luego se comprobó que había fallecido varias horas antes.

Las dudas comenzaron a disiparse con los resultados de la autopsia. El médico forense determinó que la joven murió a causa de múltiples golpes. Además encontraron lesiones características de una persona que recibió latigazos y que había sido atada.

El fiscal Diego López Ávila informó que Gabriel Coronel presentaba una herida similar a una mordida en uno de sus hombros. Sospecha que Corbalán lo podría haber lesionado cuando se defendía y que él la podría haber atado para golpearla, ya que ella era de mayor contextura física. No descarta que en el salvaje ataque haya actuado más de una persona.

“Porrón” y Martínez contaron otras versiones y se contradijeron entre ellos. Por ese motivo, quedaron detenidos acusados de homicidio agravado por alevosía.


LA CASA DE LA VÍCTIMA. Familiares y allegados a Corbalán, poco después de que se conoció el hecho. 

Todavía no están en claro los móviles del crimen. Se sabe que Coronel mantenía una relación extramatrimonial con la víctima. Dijo que estaba separado de Martínez desde enero pasado, pero otros testigos confirmaron que era común que fuera a la casa de su ex a dormir.

Familiares de Andrea Corbalán señalaron que ella le habría prestado una importante suma de dinero hace bastante tiempo. Y que no acababa con la relación porque tenía temor de que él nunca le devolviera el dinero. Ella nunca lo denunció por violencia de género, pero sus parientes dijeron que en una oportunidad Coronel se enojó e incendió un auto en su vivienda y que cortaba la energía eléctrica cuando se peleaban.

Se supo además que Coronel trabaja como taxista en Lules, pero que se habría quedado sin trabajo al descubrir sus patrones que habría cometido algunos ilícitos con el vehículo. En las próximas horas declarará.

Comentarios