Matemática fue un dolor de cabeza para los chicos, ya que les costó resolver los problemas

Ayer se tomó la evaluación nacional en todas las escuelas. Hubo alto presentismo. Según los alumnos, la prueba de Lengua fue más fácil

08 Nov 2017
2

EN PLENA PRUEBA. Matemática resultó difícil para muchos alumnos de Tucumán. Algunos se quejaron de que no pudieron usar calculadora. LA GACETA / FOTOS DE ANTONIO FERRONI

Las cajas llegaron cerradas al escritorio escolar. Nadie sabía su contenido hasta que las evaluadoras comenzaron a sacar los cuadernillos, uno para cada materia, y a distribuirlos entre los alumnos. Lápiz y goma completaban el kit de la evaluación nacional Aprender. Una hora para responder las preguntas de Lengua resultó excesiva para algunos, que salieron a los 15 minutos. Pero en Matemática no todos tuvieron la misma suerte. Hubo quienes se quejaron de que la prueba era muy difícil e, incluso, de que algunos temas no los habían enseñado todavía. Otros protestaron porque casi todo era para razonar. 

Lo positivo es que hubo un alto nivel de presentismo, según el ministro de Educación tucumano, Juan Pablo Lichtmajer. “Este año toda la Argentina incorporó dos innovaciones que se habían hecho sólo en Tucumán el año pasado: no se suspendieron las clases el día de la prueba y la evaluación en sistema Braille”, hizo notar. “Ahora nuevamente somos los primeros en incorporar una evaluación provincial”, remarcó. Se refería a la muestra aleatoria representativa que realizó la Provincia en paralelo a la nacional. 

La evaluación Aprender abarcó  todo el universo de alumnos de 6° grado de la primaria (les tomaron Ciencias Naturales y Ciencias Sociales) y de 5° o 6° año de la secundaria (Matemática y Lengua). En tanto, la Provincial focalizó en estudiantes de 5° año de la primaria (Lengua y Matemática) y de 5° año de la secundaria (Ciencias Naturales y Sociales) de 357 escuelas estatales y privadas. En la prueba nacional se agregó otra muestra dirigido a chicos de 4° grado. 

En detalle

El tercer cuadernillo entregado a los alumnos del secundario estaba destinado a responder preguntas de contexto. En general, Matemática fue la prueba más difícil. “¡Eran puros problemas!”, se quejó Romina. “Te pedían sacar la raíz de algo y  a nosotros eso no nos habían enseñado”, afirmó Lourdes. “¡Es que ni siquiera nos dejaron repasar antes ni sacar calculadora!”, observó otra alumna. Sin embargo, la rectora del instituto JIM, Roxana Sanson, explicó que durante los días previos los alumnos realizaron simulacros de la prueba Aprender, con contenidos parecidos a los que iban a tomarse en la prueba.

“A todos nos ha ido mejor en Lengua que en Matemática”, dijo Solana, de la Escuela Normal Juan B. Alberdi. “Todos los puntos eran los que nos habían enseñado, pero no me acordaba bien y  se necesitaba la calculadora, pero no podíamos usarla. Eran 24 puntos y la mayoría eran situaciones problemáticas o para razonar. Si no lo habías estudiado, no había chance de que lo fueras a resolver. Lengua, en cambio, fue muy fácil: te pedían leer dos textos y responder 12 preguntas por cada uno”, resumió.

La prueba local rescata las realidades regionales

El objetivo de que Tucumán tuviera su propia evaluación no fue solamente manejar los propios números. Se procuró que se complemente con la prueba nacional. Es por eso que en la provincia se tomaron contenidos en forma cruzada con relación a la Nación: a nivel local, al nivel primario (5° grado) se le tomó Lengua y Matemática, y en el secundario (5° año), Ciencias Sociales y Ciencias Naturales.

“La construcción del cuestionario se hizo de una manera amplia, basándonos en los Núcleos de Aprendizaje Prioritarios (NAP) y en los diseños curriculares jurisdiccionales. No sólo se realizaron consultas con el equipo técnico de Educación sino que también participaron docentes que están frente al aula. No queremos que nada sea sacado de contexto, por ello es muy significativa esta prueba provincial. La Nacional en cambio, va a dejar de lado las particularidades”, explicó la coordinadora de Calidad Educativa de la Provincia, Marina Perl.

“Esto significa que las evaluaciones provinciales son una construcción en consenso con los docentes”, indicó la especialista. El ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, visitó ayer la Federico Helguera, una de las 357 escuelas donde se desarrolló la evaluación local. “Tucumán es la primera provincia del país en tener una dirección de Calidad Educativa. Para nosotros este tema es una política de Estado”, remarcó el funcionario. Agregó que se trabaja en el mismo sentido con Unicef y con otros organismos internacionales, por lo tanto también hay una evaluación internacional, explicó.

Lichtmajer defendió la realización de un test provincial: “las realidades regionales no se ven reflejadas en las pruebas estandarizadas”.

Reconoció que no sólo cada región tiene sus características, sino también cada establecimiento. Una escuela de alta montaña no es igual que otra de las grandes ciudades, ejemplificó.

En cifras
1,2 millón
de alumnos realizaron la evaluación, en todo el país. 
16.000
alumnos de Tucumán efectuaron la prueba provincial. 
93.000
docentes estuvieron afectados a la evaluación nacional Aprender.
7.000
estudiantes de 4° grado de todo el país participaron de una  muestra para conocer el nivel de comprensión lectora y producción de textos.
357
instituciones educativas de Tucumán intervinieron en la evaluación provincial organizada este año. 
1
hora tenía cada alumno para resolver cada cuadernillo.

> En cifras

1,2 millón
de alumnos realizaron la evaluación, en todo el país. 
16.000
alumnos de Tucumán efectuaron la prueba provincial. 
93.000
docentes estuvieron afectados a la evaluación nacional Aprender.
7.000
estudiantes de 4° grado de todo el país participaron de una  muestra para conocer el nivel de comprensión lectora y producción de textos.
357
instituciones educativas de Tucumán intervinieron en la evaluación provincial organizada este año. 
1
hora tenía cada alumno para resolver cada cuadernillo.

Comentarios