Panorama Tucumano: Recórcholis, un boliche que sigue vigente tras 20 años de actividad

02 Nov 2017
1

CUMPLEAÑOS. Este mes, el boliche de Yerba Buena celebra su aniversario.

“Siempre se vuelve a casa”, rezan las paredes de Recórcholis. Este fue el slogan elegido para representar el hecho de que este mes se cumplen 20 años desde el día en que abrió sus puertas por primera vez. El boliche de Yerba Buena recibe todos los viernes a clientes de distintas edades. Bajo la consigna “mayores de 21”, alberga a jóvenes que muestran orgullosos su DNI para demostrar que alcanzaron la edad requerida, pero también recibe a quienes conocieron el boliche desde sus inicios. “Yo tengo 43 años y ya era pendejo cuando venía, imaginate”, dijo Luis Hiriondo el viernes, en uno de los sectores del boliche.

“Vengo más o menos desde que abrió. Tenía pelo en esa época”, dijo Antonio Rivera, poniéndose a sí mismo como ejemplo del paso del tiempo. “Siempre se llenó. Cuando venís tenés por un lado a tus amigos de siempre, y por otro lado siempre van renovando”, analizó. Otra de las que destacó la trayectoria del boliche fue Solana Paz. “Ahora venimos acá y revivimos lo que vivíamos hace 15 años”, explicó. Sofía Moreno asiste a Recórcholis siempre que puede. “Vine a Tucumán hace nueve años y desde entonces vengo (al boliche)”, afirmó. Se le preguntó si en ese período había ido con frecuencia: “sí, hasta embarazada de cinco meses, vinimos a bailar siempre”, contó entre risas.

Javier Farhat, el dueño del boliche, recordó cómo fue el inicio del emprendimiento. “Comenzamos en noviembre de 1997, éramos tres (los dueños): Raúl Sahián, mi hermano Omar “Corcho” Farhat y yo. Se fueron dando las cosas para que sigamos adelante”, comentó Javier, quien actualmente es el único que sigue a cargo del boliche. “En esa época había una variedad muy grande de edades en los boliches. Salía gente de entre 18 y 65 años”, recordó. “Hoy se segmentó más, nosotros nos quedamos con un público ‘más 21’ y te diría que el tope de edad hoy es casi hasta unos 40 o 45 años”, explicó. Según su dueño, 20 años después de la apertura, su idea es trabajar “para que la gente siga eligiendo Recórcholis”.

Comentarios