La necesidad de ocuparse de la salud mental

09 Oct 2017

La dificultad para procesar y resolver problemas personales, en relación con las otras personas, la baja autoestima, influyen en los estados anímicos y en las actitudes ante la realidad. A menudo deriva alteraciones del humor, de la personalidad o en enfermedades. El 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. Su objetivo es concientizar sobre los problemas de salud mental en todo el mundo y movilizar esfuerzos en apoyo de la salud mental. En esta oportunidad el lema es “La salud mental en el trabajo”, según señala la Organización Panamericana de la Salud.

La globalización ha contribuido al estrés relacionado con el trabajo y a sus trastornos asociados. Una de cada cinco personas en ámbito laboral puede experimentar un trastorno de salud mental, destaca el organismo internacional. Los problemas de esta naturaleza impactan en forma directa en los ámbitos de trabajo y se reflejan en el aumento del ausentismo, la reducción de la productividad y el aumento de los costos de atención de la salud. Sin embargo, el estigma y la falta de conciencia sobre la salud mental persisten como barreras para abordar la salud mental en el lugar de trabajo. La OPS señala que los empleadores y los compañeros pueden ser agentes de cambio en el lugar de trabajo, fomentando el debate abierto sobre la salud mental. También pueden aprender a identificar los signos de problemas de salud mental comunes como la depresión y alentar a los colegas que pueden estar luchando para buscar ayuda.

Una de las afecciones más comunes es la depresión que provoca angustia mental y repercute en las tareas cotidianas de una persona; a veces ello tiene efectos negativos en las relaciones con la familia y los amigos. En el peor de los casos puede llevar a quitarse la vida.

El suicidio en los jóvenes es un problema de salud mental, mucho más común de lo que se cree. Tucumán no es ajeno a este preocupante problemática. La Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud de la Nación divulgó en mayo pasado la estadística correspondiente a 2015 referida a los argentinos que se quitaron la vida. Según el informe, nuestra provincia tiene la tasa más alta de suicidios en todas las edades. Las tasas de muerte por esta causa se miden, en el sistema nacional, en cantidad de casos cada 10.000 habitantes. En lo que se refiere al suicidio de jóvenes de entre 15 y 24 años, las tres provincias que están al frente del relevamiento son del Noroeste: Salta, Tucumán y Jujuy, en orden descendente. En el segmento de jóvenes de entre 20 y 24 años, Tucumán se halla primero con una tasa de 2,8. Según una encuesta del Ministerio de Salud de la provincia a jóvenes de entre 13 y 15 años, los factores de mayor riesgo que inciden al quitarse la vida son el acoso escolar y la soledad. El 59% dijo sentirse siempre solo. El 43% tiene dificultad para dormir. El 30% opinó que a sus padres no les interesa lo que hacen. Y tres de cada 10 admitió sufrir acoso escolar.

Sería de suma importancia que el Estado impulsara la creación de oficinas de recursos humanos, tanto en los organismos públicos como privadas, que diseñara una política específica y orientada a detectar y contener con eficacia a los alumnos que padecen acoso u otras dificultades, que pueden llevarlos a la depresión o a tomar decisiones extremas. Las emociones inexpresadas nunca mueren; son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas”, afirmaba Sigmund Freud.

Comentarios