Cartas de lectores

25 Sep 2017
1

Primero Tucumán

El alperovichismo nos traicionó resignando miles de millones de pesos por “lealtad” a Cristina, al no reclamar oportunamente la devolución de la retención del 15% de nuestros fondos de coparticipación federal destinado a la Anses, producto de un acuerdo con la Nación que venció a fines de 2005. Hoy “Cambiemos”, desde Tucumán, debe rechazar públicamente la acción judicial de la gobernadora Vidal reclamando para Buenos Aires, incluso con carácter retroactivo, el recurso del Fondo del Conurbano. Pone en serio riesgo una partida anual de más de $ 3.000 millones asignada a nuestra provincia por esa ley. Cambiemos debe exigir ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación que este tema sea discutido y resuelto en el Congreso nacional, haciendo cumplir el mandato constitucional federal de conformidad con las pautas señaladas en dicha reforma. Quiero y lucho por el cambio para derrotar al alperovichismo en las urnas en 2019, sin resignar en favor de nadie lo que nos corresponde por derecho. Es inadmisible dejarle al oficialismo tucumano la bandera del “federalismo”, guardando un inexplicable silencio sobre este tema trascendente.

Luis Iriarte

[email protected]


Azúcar I

La administración municipal de Córdoba prohibió la colocación de la tradicional bolsita de azúcar en los bares de esa ciudad. Sugiero a las autoridades tucumanas -tanto municipales como provinciales- en represalia, prohibir el consumo de chacinados (de la famosa Colonia Caroya) y los típicos alfajores cordobeses, por atentar contra la estética de las personas (obesidad). Y por el momento prohibir a todas las radio difusoras, tanto de FM como AM irradiar música cuartetera. Extender la medida a los clubes deportivos, sociales y empresas de eventos, obviamente abstenerse de contratar a grupos musicales oriundos de la provincia mediterránea. Ello por atentar contra la música tradicional del NOA. Prohibición que llegaría incluso a los cómicos que nos deleitaban con el famoso humor cordobés. Esto por actuar contra la psiquis ciudadana. A las agencias de turismo, prohibirles la promoción de excursiones al Valle de Punillas por atentar contra los Valles calchaquíes. Veremos que sucede con esa irresponsable decisión cordobesa. Creo que con estas medidas hasta se podrían solucionar los inconvenientes y roces surgidos entre el municipio y la provincia. Unidos seremos más.

Hugo César Navarro

Avda. Francisco de Aguirre 1.582

San Miguel de Tucumán


Azúcar II

La decisión de la Municipalidad de la ciudad de Córdoba ha generado diferentes reacciones. La industria azucarera tucumana emprendió el camino correcto, recurrir a la Justicia, cuando y cómo corresponda. Sin embargo he oído que existen iniciativas políticas para aplicar sanciones comerciales a la provincia de Córdoba, no a la Municipalidad de Córdoba, por eso estimo que debe haber algún error. Si se pretende dejar de vender otros productos a Córdoba, obligará a esa provincia a comprar en otro mercado, así de simple. El sistema de sanciones económicas funciona a nivel internacional como represalia entre las naciones. Córdoba es una provincia hermana, está en la Argentina. No entiendo porque se deben tomar decisiones que generan más conflictos que acuerdos, salvo que los que proponen esto lo hacen por que no responden con su patrimonio sino con el ajeno. Nuestra provincia y la actividad azucarera han superado decisiones políticas graves a lo largo de su historia, como por ejemplo las del general Onganía (el cierre de 11 ingenios), las del presidente Menem y y su ministro Cavallo en la década del 90, y muchas otras tomadas por los propias autoridades nacionales y provinciales, presentes y pasadas. Y de paso dejamos de hablar de guerras, entre otros temas deprimentes, ya que tenemos suficiente con la violencia que se vive cada día.

Pedro Isacc Pabón

[email protected]


Amenaza bélica

En su carta (23/09) el lector Chocobar expresa que “sólo desea cerrar esta polémica sugiriendo a quien se presenta como analista internacional (?) comenzar haciendo las paces con quienes, como yo y muchos, solamente pensamos diferente”. No estoy en “guerra” con el lector Chocobar ni con nadie que piense diferente. Ofrecí debatir sobre el tema central: Hiroshima-Nagasaki. Hasta sugerí el lugar: Facultad de Derecho, donde dicta cátedra el abogado Chocobar. No lo aceptó y lo lamento. Cita también: “un artículo de Duguech en El Nuevo Heraldo -sic- (21/4/2016), donde se comporta con otra opinión, de la misma manera que aquí critica en mí”. El lector interesado puede leer ese artículo ingresando a El Nuevo Herald y escribiendo sólo Duguech en el cuadro de búsqueda. Aparecerá entre otros el artículo citado que se titula “Palabras vacías, arsenales llenos”. Ahí está todo. No se entiende lo que pretende “descubrir” el lector Chocobar. Cuando dice “yo no uso el diario para hablar de mis programas de radio”. No debe olvidar que él, antes que yo, citó mi programa Paz en el mundo. Y lo adornó con un calificativo: soporífero. Y cierro diciendo que no demuestro “tantas veces una parcialidad antinorteamericana”. Hablar críticamente de Truman (bombas atómicas); de Reagan (irangate, contras nicaragüenses); de Bush -h- (ataque a Irak); de Trump (amenaza de destrucción total de un país); o de Tony Blair (Irak); Aznar (Irak); Sarkozy (bombardeo a Libia); de Putin (chechenos asesinados); de Netanyahu (políticas antipalestinas) no es hablar negativamente ni de EEUU, ni del Reino Unido, ni de España ni de Francia ni de Rusia ni de Israel. Es cuestionar a sus respectivos gobiernos en cada caso. Por correo privado enviaré mi teléfono al lector Chocobar, en cuanto se publique esta carta. Será útil comunicarnos. También, como él, cierro esta polémica agradeciendo a LA GACETA la disponibilidad de este espacio.

Carlos Duguech

[email protected]


Megafiestas en el Lillo

Desde hace un tiempo se desarrollan en la Facultad de Ciencias Naturales y el Instituto Miguel Lillo megafiestas abiertas para todo público. Las últimas tres se realizaron en julio, el 25 de agosto y el viernes 22 de septiembre. Esta última comenzó a las 14 y finalizó a las 6.13 de la madrugada del sábado 23. Los vecinos soportamos 16 horas de música a todo volumen, más todos los sonidos generados por la gran cantidad de asistentes que imposibilitan a las personas -vecinos de la zona- el descanso y la conciliación del sueño. Nuestros reclamos fueron escuchados parcialmente pero no llegaron las soluciones. ¿Es la Universidad el ámbito para el desarrollo de estas megafiestas? ¿Cumplen con las habilitaciones y requisitos que se solicitan para la realización de estas reuniones? ¿Están preparados para eventuales sucesos? Cabe destacar que estas reuniones se realizan en espacios abiertos que quedan a disposición de todas las personas que asisten, siendo elevado el consumo de alcohol. Pido a las autoridades que tengan consideración con los vecinos y que las próximas fiestas se realicen en espacios cerrados, aulas o salones de usos múltiples que resguarden la salida de la música al exterior, o en ámbitos ajenos a la Universidad.

Alfredo E. Córdoba

San Lorenzo 1.537

San Miguel de Tucumán


Abandono y desidia

Transcribo la nota número 808 recibida de la Dirección Provincial de Vialidad Tucumán, en respuesta a la carta que les envié el 27/7/17 correspondiente al expediente 841/110-V-2017. Allí me informan lo siguiente: “en contestación a vuestra nota recibida en esta administración solicitando que se reactiven las obras de repavimentación y desarrollo vial de la ruta provincia 329, en la localidad de Concepción, a tales fines cúmplenos comunicarle lo informado por nuestro departamento construcciones (inspección de obras), que informa que a partir del 01/02/16 la obra ‘tratamiento urbano, ensanche y repavimentación de ruta provincial 329 - tramo Concepción-Monteagudo’, se encuentra neutralizada en sus plazos a solicitud de la empresa contratista, Ingeco SA, mediante expediente 1213-I-2016, de fecha 01/03/16; hasta el momento no ha sido posible reiniciar los trabajos, en razón de haberse suspendido el financiamiento por parte de la Dirección Nacional de Vialidad”. Es decir que la inacción y ausencia de diligencias por parte de los poderes Ejecutivo, Legislativo y de las instituciones y organismos más importantes de la provincia, acarrean graves consecuencias al paralizar estas obras para solucionar los problemas de seguridad vial en el sur, y también dificultan el desarrollo económico, productivo y turístico de esta parte de la provincia. La transparencia y ejecución de desarrollos viales suelen ser una utopía en el tercer mundo, que es nuestro hogar.

José P. Alejandro Vega

Lola Mora 2.615

Concepción


Las leyes y la sociedad

Alguien debe hacer lo necesario para cambiar este devenir confuso en el cual están desfigurados los valores humanos. No vivimos en un “cambalache”, pero sí en una confusión de responsabilidades. Todos quieren tener autoridad para decidir, pero no son quienes fueron puestos a ejercerla por los votos de los ciudadanos. Algunos en la cima de las responsabilidades deben comenzar a aplicar las leyes. Estas, con el espíritu con que fueron creadas, que no es ni más ni menos que la organización de las personas en una nación porque sólo persiguen el bienestar general, difiere de la justicia rápida y ciega para todos los habitantes, que lleva a los delincuentes a crecer en la impunidad y a las víctimas en la desesperación. Hagamos nuestro propio juicio. Así descubriremos a los responsables y si están capacitados o no para tener autoridad sobre todos los habitantes por igual, sólo diferenciados por cumplir o no las leyes.

Carmelo J. Felice

[email protected]

Comentarios