Cartas de lectores

16 Sep 2017 Por LA GACETA

El azúcar y la salud

Es un despropósito la ordenanza Municipal de la capital de Córdoba que prohíbe el consumo de azúcar en esa ciudad, una de las más importantes del país. Prohíbe el uso de azúcar causando un daño económico a nuestra provincia y a su industria azucarera, situación que se agravaría si a otras ciudades se les diera por imitar esta insólita decisión. No entiendo mucho de negocios ni de salud, pero si el intendente de la ciudad de Córdoba piensa que esta ordenanza es buena para proteger la salud de la población, sería igual de conveniente que también prohibiera el consumo de alcohol, de tabaco, de postres, de golosinas y gaseosas, etcétera. Esto en el marco del consumo humano de sustancias alimenticias legales, porque también está bajo su responsabilidad velar por la salud de los ciudadanos a través de la lucha contra el consumo de drogas legales e ilegales dentro de su ciudad. Si el jefe comunal ha conseguido todo esto o está cerca de lograrlo, bueno, aceptaré que su decisión de prohibir la venta de azúcar en su municipio es, cuanto menos, coherente con su política de salud pública municipal. Caso contrario, tendré que pensar que esta decisión que hoy resulta incomprensible esconde otros intereses económicos contrarios a los intereses de mi querida provincia. Y si así fuera, todo estará bien. Tucumán es más grande que cualquier interés político o económico y sabrá superar, sin rencor alguno, este o cualquier otro inconveniente, como lo ha hecho siempre.

Pedro Isaac Pabon

[email protected]


Atención a discapacitados

Muchas de las reparticiones provincia les que trabajan con discapacidad (por ejemplo el Ministerio de Desarrollo Social en dupla con la obra social provincial) no logran sacar el enfoque asistencialista. Todo es un peregrinar para el ciudadano con discapacidad que acude. Se extravían papeles, no son atendidos. Innumerables demoras para cada trámite y por sobre todo una falta total de apego. Es decir, se olvidan en la práctica que detrás de todo está un derecho. El ciudadano con discapacidad es un sujeto de derecho y su atención debe ser digna y en pie de igualdad; no pide un ruego o favor, y en definitiva la prestación de un servicio eficiente del Estado no debe ser un privilegio sino todo lo contrario. En especial para los sectores más vulnerables, los que más necesitan prontas respuestas.

Juan Manuel Posse

Maipú 70, San Miguel de Tucumán.

 

“La joyita argentina”

Al leer la carta de Salvador Gallucci sentí correr un frío por la espalda y el “cuore” me daba trompadas en el pecho. Es lógico. Los tangueros somos todos adictos a este sentimiento, tanto que leemos la misma carta varias veces. Cuando estoy en la radio no quiero comentar lo que está en la historia de Ada Falcón, pensando que el oyente pueda hacerme cartel de “apologista”. Pero ahora la voy a largar. La ostentosa cantante era la mejor pagada en el rubro femenino. Su vanidad la llevó a tener un lujoso palacio en Palermo chico, diseñado por costosos arquitectos, con columnas de mármol, paredes forradas con tafeta de color durazno y muebles de Jensen. Tenía cinco sirvientes de guantes blancos; solía quemar inuit de Noel, Carón y arpége de Lavín, para perfumar las habitaciones; tomaba baños calientes durante dos horas; salía en un lujoso coche descapotable y se trasladaba hasta San Isidro, sólo para secarse el pelo. Usaba un costoso solitario que le había regalado el Marajá de Kapurtala, que estaba enamorado de ella y, sin importale nada, la quería raptar. La soberbia de esta hermosa morocha de ojos verdes llegó a su punto final cuando un día -como poseída por una ola de misticismo, de religiosidad- se le apareció Cristo. Tenía el pecho abierto y sangrante, le tomó de la mano, le sacó el solitario y se lo hundió en el corazón. A partir de ese momento Ada se deshizo de sus bienes, de sus lujos y, como dice Salvador, se fue a vivir con su madre en un cuartito que no tenía ni luz en un convento de Salsipuedes. Yo fui a verla; estaba en el fondo del predio sentada y con anteojos oscuros. La persona que me atendió me dijo que no quería ver a nadie.

Julio Mohfaud

[email protected]

 

El ajuste

La Argentina no solucionó su problema de inflación ni del costo de los alimentos; el incremento de la tecnología es brutal y sin límites y golpea a diario a todos los argentinos que trabajan. A esto hay que sumarle la carga de impuestos que no tiene techo. Nos aniquilan permanentemente. No hay límites y la estrategia de este Gobierno no apunta a una intención de parar este ajuste, que ya sobrepasa las fronteras de lo previsible. Los bolsillos no soportan el desenfreno de precios que no se justifica. No soy un vidente, pero un trabajador con dos dedos de frente se da cuenta que no estamos bien.

Carlos Rubén Avila

[email protected]

 

Burocracia

El nuestro es un país donde la corrupción y la impunidad están instaladas, generalizadas y, algo peor, naturalizadas. Esto viene de gestiones anteriores y es complicado desarticular todas estas estructuras, llámese sobreprecios en las obras, trata, drogas, etcétera. Pero hay un componente que está enquistado y sigue vigente, y se llama burocracia. Digo esto porque en un momento se anunció que maquinarias del “clan Báez” se instalarían en Tucumán para realizar obras reforzando de esa manera las tareas que realizan las locales, que no son suficientes. Tengo entendido que estas no pueden estar aquí por cuestiones de papeles (autorización de jueces, fiscales, alguna autoridad competente o vaya a saber qué). Todos estos días se habló de “Irma, Irma e Irma” que azotó el sur de Estados Unidos y parte de Centroamérica, mientras acá La Pampa tiene bajo las aguas cientos de miles de hectáreas. Y sin irnos tan lejos, ¿qué sucede con el sur de Tucumán?, donde las casas quedan bajo el agua, los caminos destruidos y los puentes se caen. Y como lo señalé en otra oportunidad, esto no se arregla con frazadas, ropa, agua potable, etcétera, mientras tanto las máquinas siguen en Río Gallegos. Las lluvias se vienen y las obras no.

Alberto Antonio Segulja

[email protected]

 

Un billón de pesos

La noticia es muy mala. La emisión de las Lebac (letras del Banco Central) ha llegado al billón de pesos. Esto significa que los argentinos tendremos que responder en los próximos meses y años ante quienes compraron estos bonos por este impresionante monto. Con el agravante de que ya se les está pagando a los “inversionistas”, debido a una escandalosa tasa del 26% fijada por el Central, la escalofriante cifra de $ 260.000 millones por año, que equivale a $ 700 millones por día. Lo curioso es que poco se habla de esto. Parece que los adherentes al gobierno de Macri lo desconocen o no tomaron conciencia de su gravedad o, peor aún, lo saben y lo avalan. Me gustaría saber cómo piensan afrontar esta deuda. Para ello recurro a los macristas tucumanos (caso Cano, Elías de Pérez, Garmendia, Garretón, Walter o cualquier otro) para que nos lo expliquen. Salvo que, en realidad, el Gobierno actual no tenga la expectativa de extender su mandato luego de 2019 y piensen dejarles este “muerto” a los que vengan después. Esto se refiere sólo a las letras del Central; otra historia, igual o peor, es el salvaje endeudamiento externo con organismos internacionales que ya supera los U$S 100.000 millones. Esta situación es un peligroso “caldo de cultivo”, similar a la que originaron las peores crisis de nuestro país. ¿Tendrán conciencia de esto aquellos que siguen apoyando a Macri?

Oscar Alberto Beltrán

Avenida Belgrano 3.350, San Miguel de Tucumán.

 

Gymnasium femenino

El fallo del juez federal Daniel Bejas contra el amparo presentado por padres de alumnos del Gymnasium sólo respeta sin cuestionar la nueva tendencia a aceptar de plano la idea de que la ley no debe distinguir naturaleza sexual -o de género- en conquistas tan importantes como el derecho a la educación. De acuerdo. Sin embargo, queda flotando la eterna pregunta. ¿Hasta qué punto conviene enclaustrar en un solo recinto a niños y a adolescentes de ambos sexos para impartir iguales conocimientos? ¿Iguales conductas? ¿Iguales actitudes, aptitudes y reacciones? Una institución ideada para varones ¿está en condiciones de incorporar a su seno y sin ocultamientos a congéneres femeninas? Varón y mujer podrán tener iguales derechos, mas no los mismos deberes; no las mismas actitudes en cuestiones historicmente vitales, tales como su divino mandato de la preservación de la especie. La naturaleza femenina requiere una cuidadosa formación y particular educación, imposible de impartir en un grupo entreverado. En esto saldrán, con la nueva disposición, perdiendo terreno. Por otro lado, inevitablemente se generará un contacto intersexual prematuro y nada recomendable para la adquisición de hábitos de concentración mental, espiritual y de estudio que debe imperar en el áulico ámbito. Necesita paz, serenidad y sosiego. No perturbadores incentivos hormonales. Hay tiempo para eso. En suma, si los logros pedagógicos del Gymnasium son envidiados y deseados para las hijas mujeres, ¿porqué no promover la creación de un Gymnasium femenino? Se acabaría con el falso argumento de la discriminación, y todos felices.

Darío Albornoz

Bolívar 1267, San Miguel de Tucumán.

 

El tránsito tucumano

Aun con la intervención directa del director de tránsito municipal, Enrique Romero, labrando cientos de multas en la vía pública ocasionadas por infractores a diario en diferentes horarios, la gente no escarmienta. Reinciden en la violación de las normas del tránsito. Es un verdadero caos. Hay motos en las veredas, vehículos mal estacionados en doble y triple fila, autos, camionetas, colectivos y motos cruzan los semáforos en rojo, etcétera. Esta situación caótica empalidece los propósitos de las autoridades de avanzar como una ciudad ordenada. Considero que quizá con tantas multas por día se eduquen de una vez por todas los desaprensivos conductores.

Francisco Daniel Leccese

Villa Mariano Moreno, Tafí Viejo.

comentarios