Hay cuatro tucumanos entre las víctimas que denunciaron al ex magistrado

Aseguran que el ex magistrado les exigía la suma de $ 500.000 a cambio de concederles la libertad luego de haberlos detenido arbitrariamente.

03 Sep 2017

Entre las víctimas que acusaron al ex juez Federal de Orán Raúl Reynoso hay cuatro tucumanos. Estas personas, que en el juicio estarán representadas por el abogado Carlos Garmendia, aseguran que el ex magistrado les exigía la suma de $ 500.000 a cambio de concederles la libertad luego de haberlos detenido arbitrariamente.

Las acusaciones de los tucumanos (pidieron que se preserven sus identidades) apuntan principalmente a Reynoso y a la imputada María Elena Esper Durán, quien es abogada particular. Esta última -según estas denuncias- les solicitaba dinero a cambio de negociar con el magistrado su libertad.

“Esper Durán recolectaba los sobornos exigidos a las víctimas privadas de la libertad y se los entregaba a Reynoso, quien suscribía las resoluciones judiciales ilícitas, consecuente con las dádivas y/o dinero recolectado, además de ordenar cómo proceder, distribuir las funciones a los miembros de la organización criminal”, explica Garmendia en su requisitoria de elevación a juicio.

Todo comenzó en agosto de 2011. Según menciona el letrado, “a partir de una supuesta nota que recibe Gendarmería Nacional donde involucra a las personas de Eduardo Quiroga (alias ‘El Negro’ o ‘Beimar’) e Iván Cabezas con presuntas actividades ilícitas)”. Y agrega que, con la aparente justificación de esas investigaciones, Reynoso ordenó numerosos allanamientos en Tucumán, Salta y Chaco, donde no se encontró droga, además de la detención de tres de los cuatro representados por Garmendia. “Una vez presos los tres, se inicia el accionar de la banda para conseguir los pagos de coimas y sobornos para que pudieran recuperar la libertad”, asegura.

“El Tío”

Una de las víctimas, P.M., relata que la abogada Esper Durán se presentó en su lugar de detención y se ofreció a representarlo. Luego se comunicó con un hermano del detenido, S.M., (la cuarta víctima) a quien le solicitó la suma de $ 500.000 a cambio de la liberación. Cuando ambos cumplieron con el pago, el detenido fue liberado. “S. M. confirmó que una semana después de la detención de su hermano, y luego de que Esper Durán fuera designada como su defensora por recomendación de allegados, se reunió con esta, quien le dijo que su hermano era inocente y no tenía nada que ver con la causa. Expresó que le preguntó entonces el motivo por el cual continuaba preso si era inocente, a lo que ella le respondió que para que saliera en libertad había que pagar al ‘Tío’, aclarando que el ‘Tío’ era el juez federal de Orán y así debía nombrarlo”, sostiene Garmendia.

Según la declaración de las otras dos víctimas, también les pidieron esa suma ($ 500.000) a cambio de su libertad. Además, los cuatro coinciden en sus testimonios al sostener que no comprenden por qué quedaron involucrados en esa causa. “Ninguno entendía el motivo de los allanamientos, agregando que cuando les leyeron el acta los gendarmes tomaron conocimiento de que se les imputaba haber participado en delitos de narcotráfico, contrabando, lavado de dinero, evasión fiscal y asociación ilícita”, cuenta su abogado.

Comentarios