Los municipios deberían luchar contra el HLB

Desde que en el país se lanzó la estrategia para enfrentar al HLB, el Senasa viene cumpliendo un rol importante a través del dictado de las resoluciones en procura de prevenir el desembarco de enfermedad mortal para las plantas cítricas. Las provincias del NOA fueron adhiriendo y a la vez dictando sus propias normas para fortalecer sus fronteras.

02 Sep 2017
1

Nuevamente el Suplemento Rural realiza una importante cobertura sobre la problemática del HLB, que tiene a todo el sector citrícola muy preocupado por la dificultad que presenta esta enfermedad, y que no es para menos.

En esta oportunidad se está poniendo énfasis en la necesidad de que toda la sociedad se involucre y para esto es necesario que Estado, los productores y las organizaciones de investigación pongan el esfuerzo en generar estrategias de comunicación, para que toda la sociedad conozca qué es esta enfermedad y cómo, ellos, deben actuar para lograr el objetivo de que esta bacteria no avance en las zonas de producción citrícola nacional y regional.

Además, es importante tratar otros temas relacionados a todas las resoluciones que el Senasa fue dictando en procura de prevenir esta enfermedad, a la cual diferentes provincias fueron adhiriendo y a la vez dictando sus propias resoluciones, para fortalecer aún más las diferentes tareas y actividades que ayuden a que el HLB no ingrese.

En este sentido, Tucumán, Jujuy y Salta fueron dictando diferentes normas en procura de fortalecer las acciones nacionales.

Es importante aclarar que el Senasa, mediante la resolución 517/2009 que dispone la creación del Programa Nacional de Prevención del HLB donde se declara la emergencia fitosanitaria con respecto a esta enfermedad en todo el territorio nacional, se prohíbe el movimiento de todo el material vegetal de propagación, las plantas y sus partes (excepto frutos), en todo el país, sin previa autorización del Senasa.

También se dictó la 447/09, sobre la prohibición de usar y comercializar la “Murraya paniculata”; la 930/09, sobre la necesidad de multiplicar cítricos bajo cubierta; la 959/09, sobre la emergencia fitosanitaria respecto al HLB y luego aparecieron otras más que siguen estableciendo diversas restricciones para lograr afianzar aún más la prevención sobre esta enfermedad bacteriana.

Hace unos días el Senasa emitió la Resolución 451-E/2017, que generó muchísimas confusiones en el sector citrícola, ya que se autorizaba, por razones de fuerza mayor o motivos de interés general a los productores y empacadores que lo soliciten, el transporte de las frutas acondicionadas a granel, sin limpiar, ni seleccionar para su empaque en locales que se encuentren fuera de la zona de producción y que se encuentran cercanos a los centros de consumo, siempre que se resguarden las regulaciones fitosanitarias vigentes, por lo que está prohibido realizar esto en aquellos casos en donde la normativa fitosanitaria vigente así lo establezca.

Es por ello que el 11 de agosto, el Senasa informó a Afinoa que el dictado de la Resolución Senasa Nº 451/2017, modifica solamente cuestiones referentes a la calidad e inocuidad de la fruta fresca cítrica y se destaca que las restricciones fitosanitarias respecto al movimiento de la misma se mantienen, aclarando que se sostiene la prohibición de ingreso de fruta fresca cítrica sin proceso y a granel al área protegida del NOA a través de la Resolución Senasa Nº 449/2016, en la cual, en su artículo 2º bis, dice que se prohíbe el ingreso de fruta fresca cítrica a granel y en envases contenedores de más de 35 kilos hacia el “Área protegida de HLB (Huanglongbing)”, establecida en el Artículo 1º de la misma normativa del 22 de agosto de 2016.

Asimismo, el 28 de agosto el Senasa informa nuevamente al sector privado que se continuará con la protección de las Áreas libres de HLB, dando continuidad a las exigencias fitosanitarias establecidas en la resolución Senasa Nº 165 del 2013, y con el fin de garantizar la seguridad jurídica se incorporan mayores detalles sobre las prohibiciones establecidas en la resolución Senasa Nº 449, que establece al NOA (provincias de Salta, Jujuy, Tucumán y Catamarca) como área protegida de HLB.

Lo real es que todo indica que las resoluciones que seguramente seguirán apareciendo serán para prevenir aún más del HLB a las zonas citrícolas, y que para ello se fortalezca aun más es necesario que las provincias sigan acompañando este proceso.

Algunas provincias ya tienen la adhesión a las normas de prohibición de comercializar mirtos, como lo es el caso de Jujuy, que agregó la necesidad de erradicación de estas plantas con la Ley provincial N° 5.778.

Es necesario que las provincias productoras de cítricos sigan acompañando este proceso de mejorar la prevención como lo vinieron haciendo hasta ahora, y pensar cómo seguir trabajando para que todas esas “Murrayas” sean eliminadas, y también analizar el caso de las plantas como el “naranjo agrio”, que se encuentra en plazas y calles de muchas ciudades y pueblos de varias provincias, y otros cítricos en la mayoría de las casas particulares, sean cuidados como corresponda para evitar que puedan llegar a ser fuente del inóculo, no sólo del HLB o su vector, sino de otras enfermedades que afectan a los cítricos.

Por lo tanto, los gobiernos deberán pedir la colaboración de las municipalidades y comunas que apoyen activamente esta campaña (algunas como Yerba Buena ya lo están haciendo), para lograr que las plantas hospederas de esta enfermedad cada vez sean menos, como es el caso del mirto o “Murraya” y que los cítricos públicos estén lo más sanos posibles.

Sin duda que si no tenemos la colaboración de toda la sociedad será imposible lograr el objetivo de prevenirnos del HLB.

Comentarios