Cartas de lectores

21 Ago 2017

Convivencia en la diversidad

La Dirección de Jóvenes y Adultos y Educación No Formal del Ministerio de Educación de la Provincia de Tucumán, trabaja en sostener un espacio educativo con perspectiva de género y derechos humanos, libre de discriminación y que celebra la diversidad: el Centro Educativo Trans de Puertas Abiertas, proyecto que llevamos adelante en conjunto con organizaciones del colectivo LGBT. Este espacio, que garantiza a las personas trans -y a todo aquel que desee participar- la posibilidad de reanudar sus trayectorias escolares, accediendo a ofertas educativas de calidad, formales y no formales, nos enseña diariamente que la convivencia en la diversidad y la construcción de justicia educativa son posibles. Tengo la convicción de que el fortalecimiento de estos espacios y la construcción de otros similares son necesarios y contribuirán en la transformación de esta sociedad en una más justa, igualitaria y pacífica.

Eugenia Dip Torres

Directora de Jóvenes y Adultos y Educación No Formal Ministerio de Educación de la Provincia


SENTIRNOS LIBRES Y RESPONSABLES

A propósito del articulo de Federico Turpe “Nadie debe ser obligado a elegir” (19/8), la democracia es un ejercicio que no debiera ser obligatorio o funciona si sólo unos cuantos se comprometen con ella; todos tenemos que contribuir libre y responsablemente para que sea efectiva forma de gobierno. Nuestra responsabilidad con la patria es la capacidad que posee cada ciudadano de actuar en libertad enfrentando las consecuencias que puedan acarrear sus hechos. Esta implica la capacidad de decidir de tal manera que cada decisión nos confronta inmediatamente a corto, mediano o largo plazo con consecuencias de lo que para bien o para mal somos autores. Nuestra nación ha recorrido un largo camino político del cual todos somos responsables; si no nos involucramos en la toma de decisiones ejerciendo nuestros derechos politicos, las decisiones tomadas por otros redundarán más temprano que tarde en nuestras propias decisiones individuales. Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos; sin memoria no existimos y sin responsabilidad no merecemos existir. Juan B. Alberdi dijo cosas impensables para un político actual, como por ejemplo, que “Los pueblos del norte no han debido su opulencia y grandeza al poder de sus gobiernos sino al poder de sus individuos. Y que las sociedades que esperan su felicidad de la mano de sus gobiernos esperan una cosa que es contraria a la naturaleza”. El mismo Alberdi agregaría: “Los estados son ricos por la labor de sus individuos y su labor es fecunda porque el hombre es libre, es decir, dueño y señor de su persona, de sus bienes, de su vida, de su hogar”. Es tiempo de preservar el futuro por la acción responsable en el presente; no dejemos en manos de otros el futuro de nuestros hijos y nietos. Este llamado no es lastimero ni de regaño, sino de conciencia. Estamos viviendo momentos de incertidumbre; si podemos mirar más allá de nuestras propias narices, de mezquinos intereses, de una cómoda posición de vida, descubriremos un “mundo” a nuestro alrededor que nos suplica ayuda. Existen graves problemas que tienen que ver con la inseguridad, la desocupación, la pobreza, la educación, la salud, la droga, la trata de personas, la creciente violencia de género, el narcotráfico, la inestabilidad económica, la falta de servicios públicos y otros tantos importantes temas que los gobiernos no solucionan. Los únicos responsables de construir un futuro promisorio para nuestra patria y recuperar la dignidad es el pueblo. Dejemos de escondernos en los “me gusta” en el ordenador y empecemos a actuar de manera concreta para salvar a nuestra Argentina.

Pablo J. Giunta

Jujuy 575

San Miguel de Tucumán


¿El psicoanálisis cura?

Nos hicimos esta pregunta muchas veces y recientemente nos llegó la respuesta: Sí, el psicoanálisis cura, contesta el doctor Juan David Nasio, con propiedad, en la excelente nota de LA GACETA Literaria del 6 de agosto. Se trata de un estudioso que publicó mas de 30 libros, y trabajó con Lacan. Aclara además que “el psicoanálisis cura cuando el inconsciente del psicoanalista entra en resonancia con el inconsciente del paciente y el analista percibe dentro de sí una escena fantasmática” Prosigue: “El inconsciente del analista sería entonces un potente agente de curación”. Excelente teoría de muy difícil comprobación científica, como muchos de los dichos también por Freud y sus seguidores. Esto fue cuestionado por Mario Bunge desde la publicación del libro “La interpretación de los sueños”, de Freud, quien aseveraba que todos los sueños tienen un contenido sexual manifiesto o latente, entre otras muchas cosas. Bunge lo hace en extenso en su libro, entre las páginas 200 y 205. Además Nasio nos cuenta de su relación con Lacan, quien le pidió que tradujera algún libro. Sin embargo y precisamente Lacan, en una de sus conferencias, desgrabadas, y publicadas en el libro de los doctores Borch-Jacobsen, Cottrausx, Pleux y Van Rillaer, franceses, en la pag. 62, Lacan, reitero, dice lo siguiente: “Nuestra práctica es una estafa, fanfarronear, hacer pestañar a la gente, deslumbrarla con palabras rebuscadas, es lo que llamamos rebuscado”. Prosigue:”Desde el punto de vista ético es insostenible nuestra profesión, es por eso que me enferma, porque tengo un superyó como todo el mundo”. “De lo que se trata de saber es si Freud fue, sí o no, un acontecimiento histórico. Yo creo que fracasó en lo que quería hacer. Le pasó como a mí, en poco tiempo a todo el mundo, el psicoanálisis le importará un c…”. Para pensar. Fueron palabras de Lacan.

Federico Vázquez

[email protected]


Feria de Alderetes

Acabamos de enterarnos que a los feriantes les habrían vendido lugares por $2.000, y que la decisión de trasladarlos a la calle San Martín se sabe desde hace tiempo; el tema es que todos sabían menos nosotros, los vecinos del barrio, los únicos damnificados. La feria de Alderetes es grande, tienen una gran variedad de productos para ofrecer pero el tema es que no esté en las puertas de nuestras casas obstruyendo la entrada y salida de nuestros vehículos. El barrio Prados del libertador es pequeño, con 60 viviendas, duplex en la mayoría de los casos y habitado por gente que trabaja y lo único que deseamos es vivir tranquilos, procurando poder salir todos los días de nuestras casas a trabajar y llegar a ellas para descansar. Desde que llegamos que fuimos y seguimos siendo víctima de asaltos, arrebatos y robos a nuestros hogares. Y ahora no podemos entrar y salir de nuestras casas. ¡Es muy triste lo que estamos viviendo!.

Fátima Cáceres

[email protected]


La tristeza

Basta con repasar las letras de tango desde sus primeros tiempos para comprobar que es errónea la suposición de que sólo representan el descontento del porteño promedio. Las raíces de semejante preferencia deben buscarse en la idiosincrasia del argentino en general. Sobre esta módica mirada psicológica, reflexiona Ernesto Sabato: Ese hombre tiene pavor al ridículo y sus compadradas nacen de su inseguridad y de su angustia de que la opinión de los otros pueda ser desfavorable o dudosa. Sus reacciones tienen mucho de la histérica violencia de ciertos tímidos. El resentimiento contra los otros es el aspecto externo del rencor contra su propio yo. Tiene, en suma, ese descontento, ese malhumor, esa vaga acritud, esa indefinida y latente bronca contra todo y contra todos que es casi la quintaesencia del argentino medio. Todo eso hace del tango una danza introvertida y hasta introspectiva. A la inversa de lo que sucede con las otras danzas populares, que son extrovertidas y eufóricas, expresión de algazara o alegremente eróticas. Un napolitano que baila la tarantela lo hace para divertirse; el porteño que se baila un tango lo hace para meditar en su suerte o para redondear malos pensamientos sobre la estructura general de la existencia humana (Héctor Benedetti, “Nueva historia del tango”, pág. 137).

Luis Salvador Gallucci

[email protected]


Inundaciones en el interior (I)

He leído en LA GACETA (17/8) lo manifestado por una vecina de la localidad de La Madrid: “Acá la gente siempre ha sido peronista. Es lo que nos inculcaron desde chiquitos. Hay lealtad”. Habría que hacerles saber a estos vecinos que el Peronismo y los peronistas ya no existen. Creo que el último en esta provincia fue don Juri. Los que hoy se dicen peronistas y tocan de vez en cuando la marcha peronista son o kirchneristas o de otra facción afín. Entonces ¿de qué lealtad hablan? ¿Lealtad para quién o quiénes? ¿Tal vez para la señora que insultó a uno de los vecinos del sur?. ¿Tal vez para aquellos, que como representantes nuestros, votaron por no quitar fueros a un legislador como De Vido, tan cuestionado? ¿Lealtad para los gobernantes que no realizaron ni realizan obras para que no se inunden, durante los últimos años de sus gobiernos? ¿Lealtad para estos gobernantes que se olvidaron de los jubilados de la plaza? ¿Lealtad para los gobernantes que no saben pon er fin a la delincuencia (robos, asesinatos, etcétera) y a la droga? ¿Lealtad para la falta de justicia? Tal vez lealtad hacia los que no saben contestar qué hicieron con el dinero de ustedes y mío, y que se llevaron en valijas a la vista de todos, entre ellos el mismísimo gobernador. ¿Han tenido soluciones sus problemas o han sido coaccionados para votar en determinado sentido?

Juana M. Farías

[email protected]


Inundaciones en el interior (II)

Que mis hermanos del sur les pidan a los políticos iglesias y empiecen a rezar para que no llueva porque me pueden hacer pasar por tonto sólo una vez. Se nos burlaron a todos los que hicimos colectas rifas hasta un bingo organizamos para nuetros hermanos sureños y ellos se nos ríen. Nos sentimos unos verdaderos tarados.

Pablo Toro

[email protected]


Inundaciones en el interior (III)

En su edición del 16/8 se publica un agravio bajo la forma de carta, titulado “Los votos del interior”, del lector Sergio Aráoz. Lo primero que pensé al leerla es: “¡Qué desalmado!”. Luego reflexioné sobre si LA GACETA hizo bien en publicar esta afrenta indefendible y llegué a la conclusión de que sí, se hizo bien en hacerlo. De esta manera podemos dimensionar el grado de perversidad con que algunos tucumanos analizan las cuestiones sociales y políticas. Al día siguiente, se publican sendos artículos relacionando el voto emitido por la comunidad de La Madrid con los resultados de las recientes PASO. Es digno de leer los comentarios de los foristas que apoyan los dichos del lector Aráoz y redoblan su apuesta. Este mensaje alarmante encierra un concepto que debiera ser publicado, pero explícita y masivamente rechazado. Esto último no fue así. Este tipo de temas trascienden a la política, van más allá de “la grieta”. Encierran en sí mismos un mensaje odioso, repugnante, facilista y altamente discrimimatorio para con nuestros hermanos del interior. La falta de empatía demostrada en la carta y conjugada con una suerte de cuestionamientos de índole intelectual, como si se tratase de “bestias” o de gente que tiene por costumbre someterse al yugo de la clase política y que carece de la capacidad de comprensión y entendimiento como para distinguir el “bien” del “mal”; insulta y agravia al buen entendimiento. El ciudadano de La Madrid votó lo que votó, no por ingratitud, no por carecer de valores. Recordemos que Desarrollo Social de la Nación estuvo repartiendo (en veda electoral como consignó LA GACETA) todo tipo de elementos y mercaderías que llegan tarde, muy tarde a su destino y de manera gravemente condicionante. No obstante, ¡”el interior” se expresó...! En el momento de las inundaciones llovieron también colaboraciones y ayudas de todo tipo de autoridades de la Provincia y de una cantidad enorme tucumanos y de personas de otras provincias (ver notas de LA GACETA de esa época) ¡La gente de La Madrid sabe perfectamente quiénes estuvieron a su lado y quiénes no, en esos duros momentos! ¡Quiénes fueron a sacarse una foto y quiénes estuvieron a la par día tras día! Mientras la Nación gasta u$$ 45 millones para el soterramiento del Sarmiento, el postergado “interior” del país tiene que mendigar lo que es legítimamente suyo. ¿Cuál sería la conclusión a lo expresado por el señor Aráoz? ¿Que de haber votado diferente no se inundarían más? Si esto no es coacción, discriminación y “apriete” ¿Qué es? La afrenta expuesta por esta persona es injusta, degradante, ignorante y maliciosa. Vaya mi saludo y mi respeto a toda la comunidad de los departamentos, municipios y comunas del mal llamado “interior” de la provincia. Me sumo en esta misiva al desagravio por los dichos y la mirada de aquellos que desconocen los valores que todavía tienen las gentes de las localidades alejadas y postergadas de nuestra provincia. Si nuestra querida Argentina fuese un país realmente federal, no habría necesidad de sufrir las permanentes extorsiones, que gobierno tras gobierno nacional se imponen y pesan sobre los postergados habitantes del “interior” del país. Alguna vez -si se decide reformar este sistema tributario injusto y obsoleto- tendremos la oportunidad de que se entienda que los habitantes de los estados comunales, municipales y provinciales sostenemos con nuestro trabajo, recursos naturales y monetarios, a ese “monstruo elefantiásico” e insaciable que es el Estado Nacional, que parece dar por sentado que posee el derecho a condicionarnos a tener que votar sus candidatos de turno impuestos en Buenos Aires y que ignoran que la Argentina como nación se gestó desde ese mismo “interior” que desprecian algunos.

Pablo Mirande

Brasil 1.202

Yerba Buena


EL BANCO QUE COME PRESIDENTES

Desde A. Diz, que presidió el Central en 1980, hasta este 2017 pasaron casi 40 presidentes y hoy el banco paga intereses que ni los usureros cobran: el 24.25% a 28 días. ¿Regala dinero, el que llega de las retenciones a la soja 30%, los impuestos a débitos y créditos, y otros, millones que pueden dedicarse a obras públicas pagar sueldos buenos a tiempo y construir un mejor país? ¿Quiénes son estas personas que regalan millones sin ton ni son? ¿Así se mantiene el valor de la moneda? Que hablen los laureados economistas explicando estas malas políticas, mientras nuestro intrínseco valor del peso cada día se hace más pequeño: Ley 18.188, argentino, austral, pesos dólar (pesos). ¿Qué es lo que impulsa a quienes nos gobiernan a rechazar los argumentos lógicos de una planificación, ejecución y control, con premios y castigos si tenemos todo para hacer nuestro futuro sin esta terrorífica inflación? ¿Existe ignorancia, ambición, vaguedad, falta de motivación patriótica? Las herramientas están en PAMI, caja de jubilaciones, presupuesto nacional, federalismo consensuado, Banco Central, empresas públicas imprescindibles por su importancia estratégica; cámaras legislativas. La idoneidad está en nuestras universidades que crean profesionales valorados en el mundo. ¿Por qué no se los aprovecha? Las escuelas y las maestras primarias son el cimiento de una gran nación y no lo descubrimos ahora, sino en los albores de la República Argentina. ¿Qué están esperando?

Carmelo Felice

[email protected]


Ejemplos cívicos

Ante el singular silencio de sus pares, ante el descomedido comentario del “tiempo de los egipcios”, ante la indiferencia de nuestra sociedad que calla todo, no se puede pasar indiferente ante ejemplos de valores universales que, gracias a Dios, de vez en cuando se manifiestan. El gesto del empresario Javier Zerda denunciando un delito, del que supuestamente, como dice la calle fueron víctimas muchas personas, no debe pasar desapercibido ni, en el silencio de que “aquí no pasó nada”. Los comentarios del vulgo hablan de propietarios de varias casas en los barrios, incluso casas donde hoy habita gente “no propietaria” y que alquilan, aunque manifiestan que se las prestan. Y el propietario ¿quién es? Bastaría revisar quiénes son los adjudicatarios, ver si son familias realmente necesitadas o, sin son parientes o empleados de “amigos de políticos o influyentes” de turno. Es una vergüenza que se hable de empleados públicos millonarios. Acaso ningún otro empresario fue requerido de “amores”? ¿No se pueden revisar las adjudicaciones de barrios y quiénes terminaron haciéndolos o, no terminándolos y cobrando? ¿No se puede comparar costos de ese ayer dispendioso y de el hoy, quizás un poco más controlado? Y lo peor es que pagamos todos en silencio, para un grupo de... vaya saber qué clase de personas, no precisamente pobres. Y no nos hablen que lo hacían por responsabilidad social. Gran relativismo hipócrita. Vale entonces el valor del Sr. Zerda. Hace muchísimo que no se ven gestos así. Son los ejemplos que quieren ver, más aún, necesitan ver nuestros niños, jóvenes, nuestros estudiantes. Señores, sincerémosnos más aún; nuestros hijos necesitan ver esos ejemplos; son ellos las generaciones por venir. Porque los chicos de hoy, han perdido los parámetros de conducta, han perdido ejemplos básicos. Los hemos hecho perder la esperanza. Total, todo da igual. ¿Esa es la política en este Tucumán Histórico? Por todo eso, vaya mi respeto y reconocimiento al señor empresario por esta su actitud. Que lo siga denunciando nuestro diario LA GACETA, otro ejemplo de civismo y profesionalidad necesarios.

Manuel A. R. Sancho Miñano

Juan Heller 164

Yerba Buena

Comentarios