Villalba quedó a cargo de la arquidiócesis, pero no podrá hacer nombramientos

Fue elegido por votación secreta. La situación no se producía desde 1994. A la espera del arzobispo.

16 Ago 2017
1

-JURAMENTO. El cardenal lo hizo al lado del canciller, padre Darío Monteros.-

Por primera vez en 23 años, ayer volvió a reunirse el Colegio de Consultores de la Arquidiócesis de Tucumán para cumplir con una función extraordinaria: elegir al administrador diocesano que tomará las riendas del gobierno pastoral hasta que asuma el nuevo arzobispo. La votación, de carácter secreta, favoreció al cardenal Luis H. Villalba, quien hoy asumirá sus nuevas funciones. La elección puso fin a 24 horas de virtual “acefalía”, en sede vacante por la renuncia de monseñor Alfredo Horacio Zecca, quien ayer dejó Tucumán para radicarse definitivamente en Buenos Aires. Allí lo esperan tareas relacionadas con la educación superior en una nueva oficina de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

La ceremonia comenzó a las 10 en punto, en una habitación a puertas cerradas de la sede de avenida Sarmiento 895. Los ocho integrantes del Consejo Consultivo entraron a la capilla e invocaron al Espíritu Santo, que inspira toda elección dentro de la Iglesia. Primero eligieron a un presidente y después los sacerdotes Gerardo Diéguez, Amadeo Tonello, Guillermo Cassone, Marcelo Barrionuevo, Hugo Noguera, Carlos Sánchez, José Pasarell y Darío Monteros realizaron la votación reglamentaria. Cada uno escribió el nombre del posible candidato. Cuando se obtuvo el resultado final (no trascendieron otros posibles candidatos) uno de los presentes fue a buscar a monseñor Villalba para proponerle la función y traerlo para el juramento de rigor.

“El administrador diocesano es el encargado de mantener el status quo. No tiene autoridad de gobierno. Su función es administrar los bienes materiales y espirituales de la Iglesia hasta la llegada del nuevo obispo”, explica el padre Monteros, canciller del Arzobispado. “No puede nombrar párroco ni crear parroquias, aunque podrá tomar alguna decisión de emergencia dado el caso”, agrega.

El padre Monteros aclara que la elección no es el resultado de un proceso partidario, sino de la acción del Espíritu Santo. “Monseñor Villalba es un hombre muy querido y muy capaz”, subrayó. Reconoce que a partir de ayer al mediodía Tucumán era sede vacante y sin nadie a la cabeza. “Ahora seguimos en sede vacante, pero con un administrador diocesano”, indicó.

La última vez que el Consejo Consultivo había elegido un administrador diocesano fue tras la muerte de monseñor Horacio Bózzoli. La función recayó sobre monseñor José Ricardo Arbó hasta que llegó monseñor Raúl Casado.

De acuerdo con el Derecho Canónico, la elección del administrador diocesano puede realizarse entre los ocho consejeros o extenderse a cualquier presbítero de la Arquidiócesis de Tucumán, mayor de 35 años. “Tiene que ser hombre probado en la fe, que no tenga escándalo y que goce de buena fama”, explica el padre Monteros.

El cargo del administrador diocesano durará hasta que llegue el nuevo arzobispo. El anuncio será realizado por el papa Francisco en Roma a todo el mundo y dado a conocer por la agencia Aica el mismo día.

Los últimos acontecimientos
 
1
 
El 22 de mayo de 2017 monseñor Alfredo Zecca anuncia su renuncia al cargo de arzobispo. En carta al clero explica que razones de salud le impiden seguir ejerciendo esas funciones.
 
2
 
El 9 de junio de 2017, vía nunciatura apostólica, se anuncia la decisión del papa Francisco de aceptar la renuncia de monseñor Zecca. Le asigna una sede titular de Bolsena, Italia.
 
3
 
Ayer partió de regreso a Buenos Aires monseñor Alfredo Zecca. En los próximos días asumiría nuevas funciones episcopales en la CEA, relacionadas con la educación superior.

> Los últimos acontecimientos

 1 - El 22 de mayo de 2017 monseñor Alfredo Zecca anuncia su renuncia al cargo de arzobispo. En carta al clero explica que razones de salud le impiden seguir ejerciendo esas funciones.

 2 - El 9 de junio de 2017, vía nunciatura apostólica, se anuncia la decisión del papa Francisco de aceptar la renuncia de monseñor Zecca. Le asigna una sede titular de Bolsena, Italia.

 3 - Ayer partió de regreso a Buenos Aires monseñor Alfredo Zecca. En los próximos días asumiría nuevas funciones episcopales en la CEA, relacionadas con la educación superior.

Comentarios