Le quitaron la pistola a un ladrón y le pegaron un tiro

06 Ago 2017

Un violento hecho de justicia por mano propia se produjo ayer a la mañana en el pasaje Einstein al 1.800. Allí los vecinos atraparon a un ladrón y lo entregaron ensangrentado a la Policía.

La violenta reacción vecinal respondió a un asalto ocurrido alrededor de las 8. Fuentes policiales informaron que dos delincuentes armados que se desplazaban en una motocicleta interceptaron a un transeúnte. Uno de ellos bajó del rodado y apuntó a esta persona para sustraerle sus pertenencias. Pero esa situación fue advertida por los vecinos, quienes salieron en auxilio de la víctima.

Mientras el conductor de la moto se daba a la fuga, la gente redujo a uno de los delincuentes y lo despojó de la pistola que llevaba. Las fuentes dijeron que no dejaron de golpearlo hasta que llegó la Policía, entonces los vecinos entregaron al delincuente y a la pistola que le habían quitado.

Pero el ladrón estaba tan ensangrentado que los policías debieron trasladarlo al hospital antes que a la comisaría. En la guardia del Centro de Salud se llevaron una sorpresa cuando los médicos les informaron que el hombre no solo tenía politraumatismos sino que además había recibido un balazo en una pierna.

Comentarios