La presencia argentina en ARCO generó una polémica

La selección de galerías y de artistas, y el presupuesto abultado fueron cuestionados. El ministro prometió rendir cuentas.

20 Feb 2017
1

DESTACADA. La obra seleccionada de Mariana Ferrari en Casa América.

Algunos hablaron de un costo de tres millones de euros, otros de dos, pero el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, aseguró que la inversión es menor al millón de euros. La polémica, que venía insinuándose semanas atrás, se impuso en estos últimos días: cuánto gasta el Gobierno argentino en participar en la feria de arte ARCO, en Madrid, y si lo hace en beneficio de determinadas galerías, instituciones y artistas.

La feria, propiamente dicha, se inaugura el jueves, con la presencia de los reyes Felipe y Letizia. Como Argentina es el país invitado, desplegó alrededor de la ciudad el programa Argentina PlataformaARCO, con otras exposiciones y espectáculos de música, cine y artes escénicas. Según el Gobierno el programa ha sido coproducido entre la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Cultura de la Nación.

“No estamos ayudando a los galeristas a vender, estamos ayudando a que lleguen con sus obras”, dijo el ministro Avelluto ante las duras críticas de Jorge Lanata, que sostiene que los empresarios van a ir a vender las obras sin ningún tipo de gastos. “Vamos a hacer público peso por peso, en qué se gastó”, prometió Avelluto, y detalló que el Estado dispuso 950.000 euros que incluyen la financiación de los programas Focus Argentina y Paralelo, además de otras actividades culturales que se realizarán en Madrid.

Desde hace una semana el mundo cultural argentino calienta motores para ser protagonista absoluto de la feria de arte contemporáneo más importante de España, con la participación de 12 galerías nacionales, 23 artistas, un stand de 150 metros y un programa paralelo que despliega la obra de 60 creadores de diversas disciplinas en 17 sedes icónicas de la ciudad, se informa oficialmente. Pero también la polémica subió de temperatura.

“La consigna fue mostrar el gran presente artístico argentino, que es muy poderoso, sin caer en esa suerte de mistificación del pasado que suele obturar la valoración del presente. Lo que tenemos para mostrar es muy vital, muy de ruptura”, le dijo a la agencia Télam el ministro.

La llegada de la Argentina como país invitado -con el apoyo de arteBA, institución aliada del Ministerio de Cultura en este proyecto-, ocurre en un año en que la feria acentúa la presencia latinoamericana: en esta oportunidad, la mitad de los participantes extranjeros provienen de América latina.

“La presencia será significativa, no sólo habrá artes visuales sino también distintos lenguajes y disciplinas: performance, teatro, cine y música, desde un lenguaje contemporáneo. Incluso la noción misma de ‘argentino’ se llena de sentido con artistas que nacieron y viven acá, pero también con artistas que viven en el exterior y con artistas que no nacieron aquí pero se formaron aquí. Argentina no es sólo el territorio sino también los diálogos que llevan y traen distintos creadores desde y hacia afuera”, señala Avelluto.

Suspicacias

La curadora de la muestra es Inés Katzenstein, que también trabaja en la Universidad Di Tella, lo que despertó no pocas suspicacias, porque gran parte de los seleccionados pertenecen a esa entidad. Al igual que la curadora de PlataformaArco, Sonia Becce, vinculada con las Becas Kuitca, de la misma universidad.

También llamó la atención que la galería Moderno y Contemporáneo haya sido seleccionada, ya que pertenece a María Calcaterra, sobrina del presidente Mauricio Macri.

Comentarios