Albaca declara por su accionar en la causa “Lebbos”

“Que quede preso”, pidió el papá de Paulina

19 Nov 2014
El ex fiscal Carlos Albaca regresará hoy al Palacio de Justicia. Lo hará para prestar declaración en el marco de la causa que le inició la Corte Suprema de Justicia de Tucumán (CSJT), por su polémica labor durante el caso del asesinato de la estudiante Paulina Lebbos.

El 31 de julio, cuando se acogió a la jubilación -para gozar del beneficio del 82% móvil-, Albaca se convirtió en un ciudadano común, y su panorama procesal pasó a resultarle menos favorable.

El 11 de septiembre, mediante la resolución N° 32/2014, el ministro fiscal de la CSJT, Edmundo Jiménez, había designado a la fiscala de Cámara Penal de la IIIª Nominación, Juana Prieto de Sólimo, para que se encargue de determinar si Albaca cometió delitos durante los seis años en los que actuó en el marco de la causa “Lebbos”. Según altas fuentes tribunalicias, Albaca podría sentarse frente a Prieto como imputado.

En marzo de 2006, el cuerpo de Paulina fue hallado a la vera de la ruta 341, en Tapia. El crimen de la hija del entonces secretario de la Juventud del Poder Ejecutivo, Alberto Lebbos, tuvo fuertes repercusiones políticas. A mediados de ese año, tras el escandaloso apartamiento del caso del fiscal Alejandro Noguera (había sido fotografiado cuando salía de la casa del gobernador, José Alperovich), el expediente llegó a manos de Albaca. Hasta 2013, cuando abandonó la pesquisa del homicidio (hoy la lleva el fiscal Diego López Ávila), el ex magistrado no había imputado sospechosos.

“A cualquiera que roba una gallina lo meten preso; por eso, este partícipe directo de encubrimiento de homicidio debe quedar detenido”, manifestó Lebbos a LA GACETA. El padre de Paulina también había criticado al ex fiscal el 24 del mes pasado, cuando se conoció que no se había podido realizar cotejos de ADN debido al grado de deterioro que mostraban cabellos hallados en el cuerpo de la estudiante.

A esta pesquisa se habían sometido una docena de personas cuyos nombres aparecían asociados a distintas líneas de investigación. Entre estos, Gabriel Alperovich -hijo del gobernador- y Sergio Kaleñuk -hijo de Alberto Kaleñuk, secretario privado del gobernador-. “Los pelos estaban deteriorados porque no se los conservó como correspondía. Esta pericia se tendría que haber hecho en 2006, no en 2014. Es una muestra más de la maniobra de encubrimiento que llevó adelante Albaca, a quien el gobernador le permitió fugarse del Poder Judicial con una jubilación de privilegio. Lo que hizo Albaca es un delito, destruyó pruebas”, había dicho Lebbos en aquella ocasión.

Comentarios