Yerba Buena no logró terminar las obras en las plazas - LA GACETA Tucumán

Yerba Buena no logró terminar las obras en las plazas

Los ediles opositores le exigen al intendente Toledo que detalle cuáles son los espacios verdes donde quedaron inconclusas las obras Piden que en cada paseo público se coloque un cartel con el nombre de la empresa encargada de realizar los trabajos.

01 Sep 2014
1

CASCO HISTÓRICO. En la plaza Juan Luis Nougués de Marcos Paz, emplazada entre San Martín y Cariola, se presupuestaron mejoras por $ 400.000. LA GACETA / FOTOS DE JORGE OLMOS SGROSSO

Los unos se vanaglorian de lo hecho. Los otros creen que han sido estafados. Las plazas de Yerba Buena generan entredichos entre los políticos gobernantes y los opositores. Ha transcurrido más de un año desde que la Municipalidad de esa ciudad comenzara con las obras de revalorización de los espacios públicos, con fondos provenientes del Gobierno nacional, a través del plan Más Cerca I, y los trabajos todavía no han concluido.

De hecho, el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, el arquitecto Julio Herrera Piedrabuena, reconoce que se ejecutó el 80 % de lo estipulado, y explica que todavía resta instalar la iluminación en algunos paseos.

Hasta mediados de junio de este año -de acuerdo a una planilla de la Secretaría de Hacienda de la Municipalidad, a la que tuvo acceso LA GACETA-, en la plaza La Caridad, por ejemplo, situada frente a la iglesia del mismo nombre, se habían desembolsado $ 269.000, aunque se habían proyectado invertir $ 400.000.

En la rotonda Horco Molle, en la avenida Perón y el camino hacia Horco Molle, habían gastado casi $ 49.000 (según ese texto), de los $ 70.000 planeados inicialmente.

En general, en el resto de los espacios verdes, supuestamente, se invirtió lo que se había formalizado. Donde más plata pusieron es en el parque Percy Hill y en el vivero municipal, puesto que fueron beneficiados con $ 500.000 y con $ 480.000, respectivamente. Les siguen las plazas de la villa de Marcos Paz, de La Rinconada y del barrio Apunt, con una inversión presupuestaria de $ 400.000 para cada paseo público.

Las cifras mencionadas se desprenden de ese escrito, y fueron ratificadas por Herrera Piedrabuena, excepto en el caso de rotonda de Horco Molle. Según él, en todos los sitios el gasto en hamacas superó los $ 90.000, aproximadamente.

“La inversión en las plazas es acorde a lo que se había proyectado. En los casos mencionados como faltantes sólo queda pendiente la luminaria. Hay que montar las columnas y colocar los cables y los artefactos”, explica el funcionario encargado de coordinar los trabajos públicos en el municipio.

Las adjudicatarias

No obstante, los concejales opositores han presentado pedidos de informes en el Concejo Deliberante. “No hay que ser ingeniero para saber que lo que hicieron en esas plazas no cuesta lo que dicen”, declara el edil justicialista Marcelo Albaca, quien le reclama a la intendencia un detalle de las obras, de los montos y de las empresas beneficiadas. “El municipio todavía no cumplió con los trabajos del plan Más Cerca I”, acusa.

El edil Javier Jantus presentó un proyecto de ordenanza pidiendo que en todas las obras públicas que realice el municipio se coloque un cartel en el que se consigne la firma adjudicataria. “Aquí no se sabe nunca quiénes hacen las tareas para el Estado. Y, en este caso, lo que hicieron no refleja la plata que dicen que se invirtió”, cuestiona.

También el radical Mariano Campero requiere saber cuáles son las obras que ya se han finalizado y cuáles las que se encuentran en ejecución. “Considero indispensable que el Ejecutivo aporte claridad respecto de estas millonarias cifras”, expresa.

De acuerdo a la planilla de la Secretaría de Hacienda, en su mayoría, las obras habrían sido ejecutadas por tres empresas: Tepexis SA, Maran Constructora SRL y Mak Construcción SRL.

Lo que resta

El proyecto relacionado a los espacios verdes -unos 36 lugares, entre plazas, plazoletas y rotondas- preveía la realización de caminerías, merenderos, bebederos, bancos, basureros, pistas de salud, sectores para juegos infantiles e integradores, arbolado y alumbrado público.

En agosto de 2013, el intendente Daniel Toledo le dijo a este diario que se había efectuado el 80 % de las tareas. Y que el mes siguiente todo iba a estar concluido. Sin embargo, en octubre de ese año, las plazas seguían inconclusas.

Ante una nueva consulta, Herrera Piedrabuena respondió que sólo faltaba la instalación de los bebederos y de la luminaria, que se habían gastado unos $ 9 millones y que las tareas terminarían los primeros días de noviembre. En marzo de este año, se lo volvió a indagar. En esa ocasión, admitió que seguían faltando la iluminación y los bebederos. Pero aclaró que estos últimos no se iban a instalar. “La gente no quiere”, contestó.

Comentarios