La amenaza de muerte a López Ávila y a Giannoni fue hecha desde un teléfono público

Desde ayer, los fiscales cuentan con custodia de fuerzas nacionales, mientras continúa la investigación por la llamada intimidatoria. Los allanamientos del jueves fueron realizados en las casas de los dueños de comercios que tienen cabinas telefónicas

10 May 2014
1

CUSTODIA. Desde ayer las fuerzas federales quedaron encargados de garantizar la integridad física de los fiscales Diego López Ávila y Adriana Giannoni. LA GACETA/ FOTO DE DIEGO ARÁOZ

Las amenazas que recibieron dos fiscales de Instrucción Penal llegaron hasta la Nación y el ministerio de Seguridad les garantizó custodia permanente a Diego López Ávila y Adriana Giannoni (IV° y VIII° Nominación respectivamente). La información fue confirmada por el fiscal de Instrucción de la V° Nominación Washington Navarro Dávila, quien se encuentra a cargo de la investigación y solicitó la medida.

“En forma inmediata al requerimiento efectuado por mí a través de un oficio, el ministerio de Seguridad de la Nación gestionó la protección de los fiscales y dispuso la custodia con un equipo interfuerza, compuesto por Policía Federal, Gendarmería y  Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA)”, afirmó Navarro Dávila. 

Respecto a los dos allanamientos que se realizaron el jueves a la tarde, el fiscal remarcó que se efectuaron con la presencia del jefe y subjefe de la Policía, Dante Bustamante y Mario Rojas, además de la colaboración del personal de Infantería, Grupo CERO y Digedrop. 

Tanto en la vivienda de Yerba Buena como en la de Laprida al 1.100 secuestraron documentación y otros elementos que serán analizados para determinar si tienen relación con la causa.

El fiscal aclaró que la llamada que recibió Giannoni fue realizada desde un teléfono público, ubicado en un local comercial de la periferia de la capital. Por lo tanto, todavía no se identificó al autor de esa comunicación.

Los allanamientos fueron realizados en domicilios de los presuntos titulares de los comercios desde los que habrían sido realizadas las comunicaciones amenazantes, quienes habrían declarado en la fiscalía para dar detalles de los registros que quedan de los clientes. De esa manera, se analizará si es posible identificar al autor del llamado.

La llamada fue efectuada el martes a la noche. “Santiagueña hija de mil puta te vamos a matar, vas a ser boleta”, le dijeron a Giannoni. Cuando la fiscala respondió que no entendía, la voz del otro lado del teléfono agregó: “sí entendés lo que te digo; te vamos a matar a vos y a López Ávila. Van a ser boleta si siguen llamando a declarar”.

Los fiscales relacionaron esa amenaza con la investigación que ambos llevan adelante por la sedición policial de diciembre. Por ese caso, serían imputados más de 50 efectivos (ocho personas se encuentran detenidas con prisión preventiva). Pero la advertencia no frenó la instrucción y 23 policías fueron citados para que presten declaración el 20 de mayo. Los uniformados deberán explicar qué hicieron los días 9 y 10 de diciembre, cuando un sector de la fuerza se autoacuarteló y se produjeron saqueos en la provincia.

“No hubo nuevas amenazas y los dos fiscales están trabajando en su despacho, cumpliendo sus funciones. Y van a seguir citando a las personas que tengan que declarar en la sedición. (Los policías) son funcionarios públicos y por más de que se hagan los matones tienen que venir a declarar a tribunales”, sentenció Navarro Dávila. Sobre cómo continuará la investigación de las amenazas, señaló: “estamos trabajando con algunos pedidos de informes y se está evaluando el material secuestrado”.

 Rava repudió las amenazas
El secretario de Derechos Humanos de la provincia, Humberto Rava, expresó su repudio a las amenazas que recibieron los fiscales Diego López Ávila y Adriana Giannoni. “Intentan crear miedo y zozobra, y hacen recordar a las prácticas del terrorismo de Estado de la dictadura Cívico Militar que se instauró el 24 de marzo de 1976”, manifestó Rava.



Comentarios