Un asesino travesti y un violador serial se casaron en la cárcel - LA GACETA Tucumán

Un asesino travesti y un violador serial se casaron en la cárcel

"Marilyn" Bernasconi contrajo matrimonio con Guillermo Casero, alias "El sátiro de la pollera roja".

08 Oct 2013
1

PAREJTA FELIZ. La boda se llevó a cabo en el penal de Florencio Varela. FOTO TOMADA DE LACAPITAL.COM.AR

BUENOS AIRES.- Se conocieron en la cárcel y ayer contrajeron matrimonio. Marcelo Bernasconi (quien en la prisión se hizo travesti y se convirtió en Marilyn) y Guillermo Casero, condenado como violador serial, se casaron en una ceremonia realizada en el Salón de Usos Múltiples de la Unidad 32, en la cárcel de Florencio Varela, según informa Clarin.com. 

El acto civil estuvo a cargo de una jueza y los testigos de la boda fueron la profesora de inglés y el bibliotecario de la cárcel. La pareja ya estaba conviviendo en la misma celda desde hace un año, cuando Casero (a quien se conoce como "el sátiro de la pollera roja") fue trasladado al pabellón de homosexuales en el que está Marilyn Bernasconi.

Bernasconi recibió una condena a perpetua por el asesinato de su madre y un hermano. Ocurrió en 2009 cuando tenía 18 años y el origen del doble crimen fue porque sus familiares no aceptaban su homosexualidad. En la cárcel se convirtió en travesti y adoptó su nuevo nombre.

Casero fue condenado por el ataque y violación de diez mujeres en la zona de Florencio Varela, también en 2009. Antes de violarlas, obligaba a sus víctimas a ponerse una minifalda roja, lo que originó el mote con el que se lo conoce en los medios.

En la ceremonia hubo unos cuarenta invitados, entre los que se contaban compañeras que están en el mismo pabellón donde Marilyn cumple su condena. Según testigos, en el momento de intercambiar los anillos, se escuchó la música de la película "Titanic".

Después hubo una fiesta en la que se bailó el clásico vals de los novios. Previamente la pareja había recibido la tradicional lluvia de puñados de arroz, símbolo de prosperidad. En toda la ceremonia también estuvo el director de la cárcel.

Para la ceremonia Marilyn Bernasconi usó un vestido negro que, según contó, se lo regaló una chica que compartía con ella el pabellón y que ya cumplió su condena. "Elegí el color negro por la tristeza que hay acá adentro", dijo. La idea del casamiento de ambos surgió en el último verano, cuando Bernasconi consultó con la asistente social de la prisión y allí iniciaron los trámites.

"Es una alegría y sé que con esto puedo abrir las puertas a muchos matrimonios más", afirmó y concluyó con una frase: "Estoy rompiendo las reglas".
Comentarios