Las madres posesivas agobian a sus hijos

Los chicos, sometidos a una enorme presión, se vuelven inseguros y dependientes.

28 Feb 2008
1

Hacen de la crianza de sus hijos el único objetivo de sus vidas y, aunque están animadas por la idea de brindarles lo mejor a sus vástagos, la presión a la que los someten termina por generar el efecto contrario, y los chicos se vuelven inseguros y dependientes de ellas. Las madres posesivas muchas veces proyectan sobre su descendencia sus propios sueños frustrados, y acaban por manipularlos y por invadir su privacidad. Según los especialistas, es necesario que los padres abandonen el lugar de "necesario no participante" y que se involucren en las experiencias de vida de sus hijos para construir un espacio propio entre ellos. De esa manera, y con la influencia de las actividades que se desarrollan en la escuela se podrán moderar los efectos de la excesiva influencia de la madre.