Ejercer un control total sobre los chicos puede dificultar su crecimiento

28 Feb 2008
La in­va­sión de los padres en la in­ti­mi­dad de sus hijos pue­de dar­se a tra­vés del con­trol de to­das las ac­ti­vi­da­des de ellos, por ejem­plo, o to­mán­do­los co­mo con­fi­den­tes. Tam­bién cuan­do los de­sig­nan co­mo cau­sa de su fe­li­ci­dad o su des­di­cha. “Es­te hi­jo só­lo me da do­lo­res de ca­be­za”, o “es­te chi­co só­lo me da sa­tis­fac­cio­nes”: dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da co­rrien­te.
En la li­te­ra­tu­ra in­fan­til tam­bién se pue­den en­con­trar ejem­plos de ma­dres com­pe­ti­ti­vas. La Ce­ni­cien­ta es uno: “allí se da cuen­ta de lo que su­ce­de cuan­do la ni­ña se vuel­ve ado­les­cen­te. La ma­dras­tra –la con­tra­par­te de la ma­dre idea­li­za­da– se po­ne en­vi­dio­sa de la vi­da que em­pie­za a te­ner su hi­ja ado­les­cen­te, del fu­tu­ro que tie­ne por de­lan­te y de las po­si­bi­li­da­des eró­ti­cas y de pro­crea­ción que se les em­pie­zan a pre­sen­tar”, ejem­pli­fi­có Per­la Pi­lews­ki, miem­bro de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Ar­gen­ti­na.

El límite saludable
Más cer­ca­na en el tiem­po, “La ca­sa de Ber­nar­da Al­ba”, obra trá­gi­ca de Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, mues­tra una ma­dre que pre­ten­de di­gi­tar la vi­da de sus hi­jas, ti­ra­na, au­to­ri­ta­ria e in­con­for­me con el pa­pel ad­ju­di­ca­do a la mu­jer en la so­cie­dad es­pa­ño­la de co­mien­zos del si­glo XX. Es­ta viu­da, ma­dre de cin­co hi­jas, es un per­so­na­je con­tra­dic­to­rio, mu­jer y hom­bre al mis­mo tiem­po: “ten­go cin­co ca­de­nas pa­ra vo­so­tras y es­ta ca­sa le­van­ta­da por mi pa­dre pa­ra que ni las hier­bas se en­te­ren de mi de­so­la­ción”, di­rá Ber­nar­da a sus hi­jas.
¿Has­ta dón­de es “sa­no” que los chi­cos com­par­tan sus vi­ven­cias con la ma­dre? ¿Có­mo pue­den po­ner lí­mi­tes a su pro­pia in­ti­mi­dad? Pa­ra la psi­coa­na­lis­ta, nin­gu­na de las dos ta­reas es sen­ci­lla: “si bien al prin­ci­pio de la vi­da la re­la­ción ma­dre-hi­jo es de una pro­fun­da in­ti­mi­dad –de he­cho se ini­cia la vi­da den­tro de la ma­dre–, es de es­pe­rar que con los años ese ni­ño pue­da ir se­pa­rán­do­se y vi­vien­do sus pro­pias ex­pe­rien­cias. En cuan­to a los lí­mi­tes, no es fá­cil pa­ra un chi­co ir con­tra los de­seos pro­fun­dos de los pa­dres, ya que de­pen­de de ellos. De acuer­do a la ca­pa­ci­dad de in­de­pen­di­zar­se que ten­ga ca­da chi­co y de las po­si­bi­li­da­des que le pue­den ofre­cer el pa­pá, la es­cue­la o el nú­cleo fa­mi­liar se po­drá fre­nar el avan­ce de los de­seos de la ma­dre.”
Comentarios