La punta del ovillo

03 Dic 2019
1

Los Ábalos, fotografiados en el balcón de LA GACETA.

Alfonso Nassif

Poeta santiagueño

Cuando yo viajaba a Buenos Aires por la Feria del Libro, se enteraban de que estábamos los santiagueños y nos invitaban al programa que tenían en Radio Rivadavia; ahí empezó la vinculación con la gente joven. Lo he frecuentado principalmente a Vitillo. En la radio, estaban siempre los cinco, hablaban de Santiago o de los viajes, de la búsqueda de los ritmos. A Vitillo le preocupaba la chacarera. Aquí se ha debatido mucho el tema de la chacarera. Esa noche que estábamos con Vitillo, planteamos la dicotomía de quienes dicen que la chacarera es santiagueña; Bravo de Zamora sostenía que había venido de algún lado y esgrimía sus propios argumentos. Vitillo dijo una cosa muy importante: “nosotros hemos viajado mucho, en muchísimas partes hemos escuchado algo parecido, aunque no es lo mismo. Nosotros vamos buscando la punta del ovillo, pero hemos andado tanto y nunca hemos podido encontrar la punta del ovillo. Entonces qué hemos hecho, nos hemos quedado con el ovillo, o sea que nos hemos quedado con la música y nos dejemos de seguir haciendo estas disquisiciones”. Los Ábalos abren el gran abanico, una forma organizada de trabajar, una tarea que va a dar frutos, todo lo que han hecho ellos figura como Hermanos Ábalos, por ejemplo, los Hermanos Simón también, uno era José, el poeta, y el otro Miguel, el gran músico, pero figuran como hermanos.

Comentarios