Boca hizo prevalecer su mayor jerarquía para vencer a San Lorenzo

22 Sep 2019

Con la autoridad de los equipos que saben lo que tienen que hacer en el campo de juego y con futbolistas de mucha jerarquía, Boca derrotó 2-0 a San Lorenzo y se consolidó en lo más alto de la tabla de posiciones de la Superliga.

En la solvencia de Esteban Andrada, que atraviesa un momento excepcional de su carrera, en el equilibrio que Iván Marcone le da a la media cancha y en las pincelas de calidad que expone Emanuel Reynoso, estuvo la base de un rendimiento sólido de un conjunto que empieza a desplegar el juego que gusta a Gustavo Alfaro.

Boca es el primer equipo en la era profesional en comenzar un torneo sin goles en contra en las primeras siete fechas.

Una de las claves de este andar triunfal de los “Xeneizes” es la tarea defensiva que expone, teniendo a Andrada como una guardavallas inexpugnable para los delanteros adversarios. A los 630 minutos en la Superliga, se suman los partidos de la Copa Libertadores sin que reciba goles, estirando la diferencia con Antonio Roma y prolongando su récord como el arquero del club con la valla invicta más extensa de la historia. Al final tuvo dos atajadas clave para defender la victoria y su estadística personal. Lucas Janson, de Tigre, el 2 de junio, en la final de la Copa de la Superliga, fue el último que logró vulnerarlo contando todas las competencias.

“Me encanta seguir manteniendo la valla invicta, porque eso significa que estamos haciendo bien las cosas. Este es un grupo en el que cada jugador sabe cuál es su misión en el campo de juego. Eso nos volvió un equipo compacto más allá de los jugadores que estén en la cancha”, dijo el arquero que terminó siendo la figura del partido.

Como los arqueros de equipos grandes, Andrada respondió en los momentos que más lo necesitaban sus compañeros, como en un cabezazo de Mauro Pittón; con una solvencia admirable detuvo la pelota con la mano derecha extendida.

Otras de las claves de esta victoria ante un rival que siempre lo complicó estuvo en que Boca ganó en las dos áreas. Sin dudas, San Lorenzo sintió mucho la temprana salida de Víctor Salazar (lesionado) porque era el hombre que por el sector derecho podía desequilibrar con sus proyecciones.

En Boca y luego de varios partidos, Carlos Tevez volvió a tener minutos. Esta vez jugó 27 minutos y en un buen nivel. “Como estoy en mi casa, es que siempre voy a aceptar lo que disponga el técnico. No sé si jugando en otro club, a esta altura de mi carrera, me aguantaría tanto tiempo sin jugar. El objetivo que tenemos tiene que estar antes que cualquier apetencia personal. Eso lo tenemos todos en claro”, dijo el “Apache”.

Comentarios