Cartas de lectores

09 Sep 2019

NUESTRO PARQUE 9 DE JULIO

Conozco al parque 9 de Julio desde hacen más de 70 años; mucho ha cambiado para mal desde entonces. Desde esos años que estoy hablando, “El Rosedal” era un ejemplo de belleza; cuando íbamos al parque, lo primero que visitábamos era “El Rosedal”; entonces, el parque tenía viveros con una gran cantidad de plantas. De allí sacaban plantas para trasplantar; el cuidado integral del parque estaba sujeto a otras responsabilidades, a otros apegos; no había ni un solo lugar que no tuviera distintas flores; era una verdadera delicia visitar este lugar. La tranquilidad era absoluta, policías de la montada no dejaban que nada malo sucediera. Hoy, el parque no es ni remotamente lo que fue; hoy el parque abandonado da lugar para que los lava-autos presionen y mezquinen lugares; estos señores son el símbolo del abandono y de las buenas costumbres que, obligadamente, han sido abandonadas. Yo lo hago responsable al director de Parques y Jardines de todo lo que pasa en este hermoso lugar. Si otros pudieron ¿por qué él no puede? El abandono es el reflejo de por qué el parque 9 de julio está como está. Solo me ilusiono con que este lugar recupere lo que fue, y sólo será posible si el encargado se dedica a caminarlo en toda su extensión y en todas sus direcciones; de la nada, nada viene. Trabajo, responsabilidad y constancia le hacen falta a este hermoso lugar, por mucho tiempo considerado como el mejor parque del norte Argentino. No busquemos responsables ni culpables, hay que tomar las medidas correctas; en cuanto a los limpia-autos, lograr una custodia eficaz y permanente en cada lugar y trabajar hasta donde haga falta, no para generar un lugar distinto, sino para recuperar todo lo que este lugar fue perdiendo, hoy abandonado por quienes deberían valorarlo y cuidarlo. La falta de trabajo consciente, una planificación de calidad, sacar a los que no deben estar, constante presencia policial y el deseo de hacer las cosas mejor de quienes están al frente; sólo es cuestión de hacer el trabajo por el que les pagan y amar a este lugar del que alguna vez nos sentimos orgullosos de tener; un hermoso lugar que pertenece a Tucumán y a los tucumanos. ¡Vamos señores!, es la hora de comenzar. El parque 9 de Julio debe renacer a partir del esfuerzo de los que trabajan allí y de los responsables, quienes alguna vez deben dar la cara.

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]

LAS MOTOS SECUESTRADAS

Imponente la fotografía de tapa de LA GACETA del jueves 5/9, en la que se observa la gran cantidad de motos retenidas que fueron trasladadas a Lastenia desde las comisarías. Igualmente, la información que dice que hay más de 10.000 motos, en total, en esta misma condición. ¡Cuántas cosas dice esta fotografía! ¡Cuántas historias hay detrás de cada uno de estos vehículos! Mala educación civil de los motociclistas, falta de accionar preventivo de la policía, aumento desmedido de la delincuencia, broncas que se pasa en las dependencias policiales en la cuales, muchas veces, “no tienen tiempo” para tomar las denuncias o “no está el comisario que firma”, cuánta burocracia para tramitar la devolución de la misma, tanto cansancio de la gente al realizar estos trámites, tanta desidia de todos los protagonistas de la recuperación del rodado, tanto esfuerzo para pagar el vehículo, tanto dolor que dejó la pérdida de alguno de ellos, etcétera. Si bien el paisaje de los frentes de las comisarías (la mayoría de ellas en mal estado), mejorará sin la presencia de estos vehículos en las veredas, es alentador, por lo menos, pensar que la policía ha comenzado a actuar. Por lo que el ciudadano común se ilusionará con que también mejore la atención que recibe en dichas dependencias. Casi nadie va a una comisaría por un hecho feliz. Entonces espera, por lo menos, una atención amable. Si esto se realiza, al igual que la mejora en la educación del personal policial y del pueblo; si se actúa más en la prevención del delito; si hay una renovada buena voluntad para hacer bien las cosas; si la población apoya a la policía cuando procede en favor de los ciudadanos, seguramente el policía será mejor mirado. Creo que ya la decadencia de esta institución ha tocado fondo. Por lo que me alegra y destaco nuevamente la importancia de la fotografía, que habla mucho más que lo que yo escribo acerca de esto. ¡La policía ha comenzado a actuar!, parece. ¡Aleluya!

Daniel E. Chávez

[email protected]

MAESTRA

Fue mi vocación desde niña, observando a mi prima mayor, maestra, y a las mías de la escuela Agustín Justo de la Vega. Me atraía su presencia impecable, su guardapolvo blanco, los zapatos siempre lustrados, el maquillaje discreto, y su perfume. Admiraba su postura, sus ademanes sobrios al conversar, el timbre moderado de su voz. Pero era su labor en el aula lo que me llegaba al alma marcándome el camino. Recuerdo a cada una de ellas, su nombre y en qué grado estuvieron conmigo. Siempre fueron mi ejemplo a seguir, y cuántas veces, siendo ya maestra, el recuerdo de sus clases me ayudó a planificar las mías. Hoy, a mis 79 años, con los sueños cumplidos, con la tarea hecha, con la satisfacción de haber transitado la vida realizando a conciencia y con amor la tarea educativa, sea mi recuerdo permanente un homenaje en su día, a las maestras que me dieron tanto.

Evelia A. Corbalán

El Salvador 1.853


Yerba Buena

DÍA DE LOS ABUELOS

En el seno familiar existen dos personas que lo recuerdan todo: no se les pasa un cumpleaños, el Día de los Santos ni el del barrio, el Día del Árbol, del vecino, del arquero o del animal, y qué decir del Día Padre o de la Madre y, en especial el Día del Niño. Allí invierten toda su jubilación; no pagan la luz ni compran sus remedios para enterar y comprarles a las “joyitas” de sus nietos la “compu” o el celular de última generación, o de pagarles el viaje de egresados, la cuota del primer auto o de la moto, o de la compra de un departamento o de la fiesta de casamiento. Sanos o enfermos siempre están. Si hasta que se mueren casi siempre son una solución, ya que los nietos dejan de “remar” y sacrificarse por los viejos. Sólo les queda pelearse por las pertenencias que dejan. Todas estas reflexiones van para quien esté leyendo esta carta. Solo le pido que cierre los ojos y piense que una mente diabólica instituyó uno de los últimos días del mes de agosto, de los vientos y la muerte, como el Día de los Abuelos. Si podés leer, pensá y arrepentite, y si no lo hiciste, acercate a tus hijos y enseñales lo que es ser agradecidos, y simplemente que les den un beso, que a lo mejor es el último, y le digan: ¡Abus, Feliz Día!

Francisco Amable Díaz

Pedro G. Sal 1.180 - Barrio 20 de Junio


San Miguel de Tucumán

BONO ELECTORAL

Con sorpresa seguí el “affaire” que se organizó alrededor del legislador Brodersen, por haber manifestado que se sumaba a la iniciativa del productor agrícola Gonzalo Blasco, quien anunció que pagaría de su propio bolsillo un bono a su personal si Macri resultaba reelegido. Si bien un hombre público debe mantener cierta asepsia partidaria, la reacción del oficialismo aparece desmesurada. Ello me trajo a la memoria el siguiente pasaje: “No juzguen y no serán juzgados. Del mismo modo que ustedes juzguen se los juzgará. La medida que usen para medir la usarán con ustedes. ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no miras la viga que hay en el tuyo? ¿Cómo te atreves a decir a tu hermano: déjame sacarte la paja del ojo, mientras llevas una viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo y entonces podrás ver claramente para sacar la paja del ojo de tu hermano”. (Mateo 7; 1-5). Creo que el oficialismo se asustó porque la propuesta de Blasco competía con su anacrónico sistema de compra de votos que los caracteriza, con la salvedad de que ese sistema es pagado con dinero público. Así vio peligrar el caudal de votos para octubre ya disminuido por los dislates públicos de Grabois, D’Elía, los extranjeros del Grupo M 19, la hija del “Che”, las amenazas a jueces probos por parte de los Fernández y un largo etcétera. Parecería que preanuncian una inimaginable explosión terrorista si no se hacen nuevamente con el poder. Ven la paja ajena y no la viga propia, pero el pasado los condena. Los “herederos” de Perón siempre aceitaron la maquinaria electoral “distrayendo” el dinero de la salud, de la educación, de la seguridad, de la infraestructura vial y productiva para acceder al poder. Por otro lado, es entendible que un productor agrícola y todos los que lo imiten, deseen proteger el esfuerzo de varias generaciones que les precedieran y que ha permitido que Argentina ocupe un lugar destacado en el mundo. Es lamentable que hoy sigamos atentando contra el futuro de nuestro país; y que desde hace más de 70 años no logremos definir un perfil de país serio, republicano y demócrata. Espero que el “dueño de la vida” me permita que, antes de visitar sus moradas celestiales, contemple una Argentina en Paz, donde mis nietos gocen de una vida serena y solidaria.

Luis Vides Almonacid

[email protected]

Comentarios