Cartas de lectores

12 Abr 2019 Por LA GACETA

EL “PARAÍSO” KELPER

Alejandro Betts es un argentino que nació en Malvinas y no renuncia a su condición de “kelper” (cuarta generación), casado con un argentina y con tres hijos, vive desde 1982 en Córdoba, virtualmente expulsado de las islas por reivindicarse malvinero. Escribió, en 1987: “La verdad sobre Malvinas, mi tierra natal”, Emecé Editores, Buenos Aires, libro imprescindible para conocer la realidad isleña. Betts desarrolla “una verdad que sostenemos desde antes de la guerra, muy distinta a la fábula del ‘salvaje conquistador argentino’ atropellando derechos del ‘pobre pastor inglés’, slogan de la ‘Camarilla de las Islas’ (una minoría acomodada con el poder británico que domina la vida económica-política)”. Sigue: “La comunidad se moría, su población disminuye año a año; hay cada vez menos mujeres (una por cada cuatro hombres); los matrimonios casi siempre terminan en divorcio; crece la prostitución, oficializada; y nuestros hijos se iban ni bien podían… para no regresar. La inauguración del Canal de Panamá dio comienzo a nuestra decadencia económica y a la monoproducción lanera, y así, quedamos a merced de la omnipresente Falkland’s Islands Company, dueña de todo: de la mayoría de las tierras, del único supermercado, del único muelle, de todas las bodegas y servicios portuarios, de los fletes marítimos, de las empresas compradoras de lana, de la agencia de viajes, del único banco, de los seguros. Condenados a criar ovejas y a cortar turba para calentarnos, mientras el gobierno, los cargos ejecutivos, los mejores puestos y sueldos, los viajes, el derecho permanente al voto, la mejor educación, todas las posibilidades médicas, la cultura, solamente para los ingleses. Nosotros tenemos todas las obligaciones, pero no sus derechos. A ellos les debemos que la economía isleña no haya variado en 70 años, sino para mal, que afirmaran que era imposible montar operaciones pesqueras en el Atlántico Sur, cuando en 1829, el gobernador Vernet sostenía que estas islas serían el futuro centro de la gran industria pesquera argentina. En los 70’, y a regañadientes del gobierno “kelper”, fuimos beneficiados por el gas licuado argentino que nos liberó de la esclavitud de la turba; el primer servicio regular -y barato- de LADE y Aerolíneas Argentinas; el regalo de toros y potrillos de raza para mejorar nuestros animales; productos de YPF al mismo precio que en el continente y sin los gravosos fletes desde Inglaterra; becas de estudios superiores para nuestros hijos, y sólo fueron 30 porque la ‘Camarilla’ se opuso; la llegada de maestras argentinas que afrontaron la situación de apenas 45 días de clase al año de los niños del campo, porque las islas tienen sólo 25 km de asfalto (la mayoría en Puerto Argentino) y el resto, caminos intransitables. Después de la guerra, somos mimados por el Imperio: de una colonia de ovejeros con un destacamento (1.800, sobre 80 soldados), pasamos a ser una gran base militar con un puñado de isleños (2.200, sobre 1.700 soldados), con un alto nivel de vida y la condición de ‘ciudadanos británicos’, antes inexistente. Esta base y sus colosales gastos están ligados no a nuestras necesidades sino a la estrategia inglesa y de la OTAN; cuando cambien, semejante paraíso desaparecerá, como sucedió, en 1966, con la isla Diego García que Inglaterra alquiló a los EEUU, expulsando a la población nativa (2.000 habitantes) y condenándola a la miseria y el abandono. Cualquier futuro de nuestra comunidad estará siempre ligado a la Argentina y a su soberanía, como base de justicia, paz y estabilidad en toda la región”. Hasta aquí Betts. En adelante, será para siempre nuestro deber el restaurar la integridad territorial de la Patria en el Sur y ofrecer un gran país para jugar sus vidas a los isleños que asuman, como Betts, su natural condición de malvineros.

Arturo Arroyo

[email protected]

LA HONORABILIDAD DE LA POLÍTICA

¿Es honorable ser político en la Argentina de hoy? ¿Es de honorables ejercer la política? ¿Es acaso una profesión que se desempeña con el mayor de los altruismos, con honorabilidad? ¿Acaso hay tantos ciudadanos a desempeñar cargos políticos, porque son ejemplares patriotas que quieren trabajar para el país y por el bienestar de su pueblo? Las cámaras de Diputados y el Concejo Deliberante, ¿están compuestos todos por personas honorables? Ya desde hace muchos años, la político ha dejado de ser una forma de vida para convertirse en un medio de vida, en el medio más veloz y productivo para amasar grandes fortunas a la vista de todos aquellos que los votamos para que administren nuestras riquezas. Sí, digo riquezas, porque somos un país privilegiado por la naturaleza, un país muy rico donde no debería haber pobres y menos gente con hambre; pero eso no ocurre: ¿por qué? Porque tenemos una corporación (o asociación con fines de lucro) que se ocupa de la administración de nuestros recursos y que se han confabulado para dictar leyes para su propio peculio (reciben sumas vergonzantes de dinero), en detrimento de las necesidades de su pueblo. Considero que los dirigentes políticos que ostentan inmerecidamente el título de honorables, deberían renunciar a toda remuneración por su “trabajo” y desempeñar su tarea ad honorem; así podrían lucir justificadamente dicha apelación. No podemos, ya el conjunto productivo del país, seguir manteniendo a este monstruoso aparato de derrochar nuestras riquezas y seguir en silencio aceptando este maquiavélico plan de mantener a nuestro pobre pueblo, sumido en el hambre y la miseria, a la que lo han acostumbrado para sus mezquinas apetencias electoralistas.

Héctor René Terán

San Martín 980


San Miguel de Tucumán

COLEGIO EN MAL ESTADO

A través de la presente queremos denunciar el deplorable estado en que se encuentran las instalaciones del edificio de los colegios Agrotécnico Padre Manuel Ballesteros y Magisterio, ambos de Lules. Se encuentran en pésimas condiciones de mantenimiento, ya que los baños se encuentran anegados por aguas servidas, sin iluminación, faltos de higiene y elementos en los mismos (papel, jabón etcétera), como también se destaca la falta y mal estado de pupitres, mesas y sillas. Por ello, los alumnos, permanentemente, deben buscarlos subiendo o bajando escaleras con el riesgo que eso implica. En estos días se produjo un accidente por la caída de un ventilador de techo en la cabeza de una alumna de tercer año, que no fue mayor por pura casualidad. Según creo, ese tipo de ventiladores están prohibidos desde hace tiempo. Con cuotas de $ 1.162 mensuales, creo que se podría tener una Institución que brinde un servicio como corresponde, porque más que cuidar el futuro deberíamos cuidar el presente. Pediría a las autoridades del Ministerio de Educación que verifiquen el estado lamentable del establecimiento.

Manuel Eduardo Fernández

[email protected]

LA SOCIEDAD FRANCESA

Me esperan 40 años de historia, pero yo no voy en busca de historia, aunque sin duda en la entrevista con el arquitecto Gerardo Isas, presidente de la Sociedad Francesa, abordaremos retazos de la misma, a mí me lleva otra inquietud: busco repuestas sobre qué es lo que lleva a los hombres a enamorarse de las Instituciones en que militan, de dónde sacan su fuerza y entusiasmo, su entrega sin límites hacia un objetivo. Eso busco yo en Gerardo. Me recibe con una taza humeante de café y unos cuantos perfumados croissant. Alegre, cual si la vida le hubiera premiado, me cuenta que hubo elecciones en la Sociedad y que fue reelegido, sin una pizca de cansancio en la gestión, con una nueva oportunidad en las manos. Cuenta que Georges Clemenceau, presidente de Francia, en su visita a Tucumán en 1910, puso la piedra basal para la construcción de un edificio de enseñanza del francés, disciplina que ya se enseñaba en la sede de la Sociedad, desde 1904, y que Clemenceau, cuyo nombre llevó la Escuela, conservaba con él la cuchara que usó para la colocación de la piedra, convirtiéndose, así, en el primer albañil de la Escuela. Aparece Dreyfuss en el relato, capitán francés y judío acusado de vender información a los nazis, injustamente condenado: nada era cierto. Emile Zolá, en una fervorosa carta titulada “Yo acuso”, defiende la inocencia de Dreyfuss. Las Repúblicas Francesas de la primera a la quinta, el uso del término “colonia francesa”, el Panteón de la Sociedad Francesa adonde con frecuencia Amanda y Guillermo, sus padres, lo llevaban, durante la presidencia de Amanda Guillou de Isaa ( 1995-1997), nuestra Sociedad cubre un vacío cultural en Tucumán que, por los años ‘90, el Estado estaba ausente, y Amanda compromete a grupos de teatro como La Zona, Nuestro Teatro y Grupo Orígenes, a que desarrollen sus actividades en la Sociedad Francesa. Yo escuchaba y miraba su rostro altivo lleno de un furor sagrado; bebía de sus palabras el entusiasmo y sus sueños. Recupera a la Sociedad para llevarla al primer lugar en el mutualismo, donde el socio es mi par y estamos para apoyarnos mutuamente. Pude contemplar glorioso ese punto donde los ideales se transforman en obras, donde los sueños tienen un espacio en los actos. Gerardo y yo recorremos el edificio con los ojos transformados en un silencio sagrado, y al fin comprendí que el hombre, cuando sueña, trasciende su propia piel y se vuelve un ángel que no para de ofrendar su corazón y su sangre.

Antonio Beco Salazar Salazar

[email protected]

RÍOS CONTAMINADOS

De las cumbres del Aconquija bajan mil ríos cantando y la dulzura de su canto, semeja el canto de las madres que en el humilde cuarto de las villas de emergencia entonan con dulzura y esperanza: “Arrorró mi niño, arrorró mi sol. Arrorró pedazo de mi corazón”. Ambas ilusiones, la del cristalino río de la madre humilde serán destrozadas por la cruel frialdad de las ciudades y de sus seudos gobernantes. El río dejará de ser río para transformarse en desagüe cloacal nauseabundo y contagioso y en la fetidez de sus aguas se ve reflejada la desidia de gobernantes y poderosos que destruyen la dulzura de la naturaleza. Y la madre humilde verá los “pedacitos de su corazón” deambular de puerta en puerta, buscando sin respuesta el resguardo a la indigencia, ante la indiferencia de quienes todo lo tienen, hasta el poder de gobernar para una elite y hacerse elegir por el pueblo humilde. Algún día no lejano, los cristales de los ríos serán permanente y los peces danzarán en todo su recorrido y el canto de los niños tendrá la dulzura de los juegos infantilles, porque ese día no absorberán de las calles la frialdad de los zaguanes ni las duras miradas de las gentes y tendrán su hogar donde una madre humilde los acunará: “Arrorró mi niño, arrorró mi sol. Arroró pedazo de mi corazón”.

Amado Apud

Lídoro Quinteros 67


San Miguel de Tucumán

PUENTES ROTOS Y SIN RESPUESTAS

En diciembre de este año se cumplirán 25 años de la rotura de un sector de la estructura portante de un puente en arco de la zona del Arroyo Las Bolsas, Tafí del Valle. En septiembre del año pasado colapsó un puente sobre el Canal Sur, en los suburbios de San Miguel de Tucumán. Iguales hechos, similares protagonistas y ambos sin respuestas. “Construiré un puente para llegar a ti”, decía un poeta. Un puente cae. Honrémoslo.

Rubén Lazarte

Avenida Juan B. Justo 2.500


San Miguel de Tucumán

Comentarios