Cartas de lectores

03 Dic 2018

Película con final distópico

Todo tiene su razón de ser. La política mal llamada así, no es sino una excusa de mercantilización de los espacios de poder: yo te apoyo, vos me das. ¿Y las plataformas partidarias, los sustentos ideológicos de los que fundaron los partidos? ¿Dónde están? ¿A alguien le preocupa la razón o el sentido de una propuesta partidaria por la cual reunirse, dialogar, defender? Todo se ha convertido en pura mercancía. Se compra y se venden los espacios de poder. En los últimos años hemos visto y vivido un juego de la silla vacía. Giremos alrededor. Cuando termina la canción se sienta el que está mejor ubicado. Lo que se está viviendo a nivel país es una vergüenza. El papelón del partido Boca-River fue una fotografía denigrante de lo que está pasándonos. Todos los medios concentrados en el tema único. Como si el país fuera “jauja”. ¡Y no lo es! Tenemos graves problemas que resolver, hay gente carenciada de verdad, poblaciones y campos que han sufrido inundaciones espantosas, cultivos estropeados por las lluvias, los tornados y el granizo. ¡Pero no se pudo realizar el partido final Boca-River! Es para no creer que todo esto esté pasando de verdad. Hay momentos en los que parece que estamos viviendo una película de terror con final distópico. ¡Paren un poco, por favor! Razonen, piensen, sean sensatos por un momento, a ver si somos capaces de recuperar la cordura y salir de este estado de locura proselitista, que nos conducirá a una ¿guerra? entre pares que alguna vez fueron amigos.

María Esther Silberman de Cywiner

[email protected]

Argentina y sus dos realidades

Al mundo no le caben dudas de que nuestro país es uno de los potencialmente más ricos del planeta. No obstante, desde hace décadas tenemos serios problemas internos que no somos capaces de superar o solucionar. Venimos desde una dictadura militar; después se sucedieron distintos gobiernos pero ninguno tuvo la calidad y la eficiencia necesaria para sacar a nuestro país de su mediocridad. Después de un gobierno que cometió todo tipo de transgresiones, estafas y atropellos, buscamos una salida alternativa en el gobierno neoliberal de Mauricio Macri. A él lo votamos un alto porcentaje de argentinos, pero terco, soberbio e incapaz, implementó medidas que sólo perjudicaron a los que lo votamos, que somos los que menos tenemos. Desde que asumió como presidente, nunca cumplió lo que prometió; sólo creó falsas expectativas y con sus medidas favoreció a los más ricos de nuestro país. Fue así que ante una insostenible situación económica debió recurrir al FMI. Y para cumplir las pautas que nos exigen, debemos someternos a medidas extremas, lo que significará mayores esfuerzo para pagar lo que consumimos y menos percepciones para seguir sobreviviendo. Más allá de los reiterados fracasos de nuestro presidente, nada ha hecho para intentar otras variables socio económicas. Esta es una condena anunciada para los tiempos por venir. Estos días, en nuestro país se llevó a cabo la reunión del G-20, a la que concurrieron los presidentes de las más grandes potencias mundiales. Los dos días de reuniones fueron de insuperables resultados. Una vez el mundo puso su foco en nuestro país. Pero si nosotros no solucionamos los problemas internos que tenemos, todo caerá en una proyección a la que indefectiblemente no podremos alcanzar. Cabe mencionar la gran predisposición de todos los países del mundo para con la Argentina, pero si no logramos solucionar los problemas internos que tenemos, con sólo una buena impresión no podremos insertarnos a nivel mundial. Este es el gran problema de los argentinos.

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]

Jubilados

El lunes 26 pasado, leí una carta de la que comparto muchos conceptos, pero quiero recordarles a los lectores que el gobierno nacional anterior es tanto o más responsable que el actual. Todos los políticos, sin distinción de colores, y curiosamente en vísperas de elecciones, se acuerdan de los “pobres jubilados” en procura de conseguir sus votos, pero después se olvidan hasta el nuevo período. Ocurrió y transmitido por cadena nacional de televisión, el 14/10/2010, cuando la entonces Presidenta, rodeada de decenas de políticos, anunciaba que mediante el Decreto N° 1.482, que vetaba la ley del Congreso ordenando que en la Argentina, todos los actuales y futuros jubilados tenían que percibir en concepto de haberes el 82% del sueldo del activo y, entre otras cosas, dijo muy pero muy aplaudida: “he vetado esta ley de quiebra que sancionó el Parlamento; en la Argentina se acabaron los estúpidos y yo no quiero ser estúpida”. Resulta claro que si no hay más fondos para los jubilados la culpa es del gobierno kirchnerista. Desde el atril presidencial se elaboró una alambicada teoría, de no ser esta posible se debería recurrir a la emisión monetaria. Lo que se sancionó es la ley de quiebra del país y no puedo permitir que el Estado quiebre, porque tengo una ley que me obliga. Cuando se sanciona una norma que aumenta los egresos tiene que decirse de dónde viene el financiamiento. Estoy en condiciones de asegurar que hay intenciones ocultas. Quieren la quiebra de una empresa que es la Argentina. Mi gobierno lleva adelante una administración absolutamente responsable. “Basta de estafar al Estado, no soy tonta”. A ese veto ni un solo diputado y/o senador insistió con la ley, que de haber sido ratificada la Presidenta constitucionalmente hubiera estado obligada a promulgar, y hoy esos jubilados y pensionados usados políticamente como “los pobres y maltratados” por el actual gobierno nacional, económicamente estarían mucho mejor. Hasta hoy, los jubilados percibirían un salario mínimo de $ 9.000, aproximadamente, que no alcanza siquiera para pagar los atrevidos impuestos y alevosos servicios de agua, luz, gas, teléfono y, obviamente, no cubren la necesidad de comprar sus medicinas o alimentarse mejor. Pero claro, los políticos hoy afligidos por conseguir sus votos volverán a enfermarse de “amnesia” y después de cuatro años sin necesidad de recurrir al PAMI o al Subsidio de Salud, milagrosamente recobrarán su memoria. Es verdad lo que dice el lector, que la obra social PAMI no cubre todas las necesidades del jubilados, y hasta son mal atendidos por una gran mayoría de sus empleados, desvirtuando el motivo y la intención para el que fue creado. Pero ese lector se olvidó de la intervenida, hace ya 29 años, obra social de los tucumanos. Me refiero al Subsidio de Salud, donde concurrimos y recurrimos miles de jubilados y pensionados provinciales y municipales transferidos a la Nación, más los aproximadamente 100.000 empleados públicos- Por último, no es mi intención atacar ni lesionar políticamente a nadie, simplemente es mi conocimiento del tema porque lo he leído en su momento en LA GACETA.

Ángel Ricardo Salguero

[email protected]

Desbordes cloacales

Quienes vivimos en el edificio ubicado en calle General Paz 1.083 de esta ciudad, desde los últimos días del mes de octubre soportamos ruidos, reflujos y emanaciones malolientes, que salen de los baños de nuestras viviendas. Situación esta que pone en grave riesgo nuestra salud. Hicimos el reclamo pertinente a la SAT, registrado con el Nº 304436, reclamo que tiene más de un mes de antigüedad, múltiples reiteraciones y ninguna respuesta. Tendremos que pagar particularmente, como lo hizo la señora Battig (carta “SAT, Un problema continuo” del 30/11). ¿Será que los encargados de prestar el servicio esperan un pago adicional? Hago propias las palabras de la señora Battig: “Si no cumplimos con nuestras obligaciones, nunca vamos a dejar de ser una comunidad mediocre”. Los usuarios pagamos un incremento del 100% por un servicio que deja mucho que desear. Señores de la SAT, tienen ustedes la respuesta.

María Ester Gallardo

[email protected]

Parque El Provincial

He nacido y crecido, y por lo visto voy a morir tras la avenida Roca, en la zona sur de nuestra Capital, marginada del progreso por un traumático cinturón de acero ferroviario que iba de la Estación Mate de Luna, pasaba por El Provincial y empalmaba con las actuales vías del Ferrocarril Mitre. Gran parte de esos predios fueron usurpados, y otros abandonados. Quienes usamos esta tribuna popular que nos brinda LA GACETA, clamamos y reclamamos por la revalorización de lo que quedaba de El Provincial. Inclusive, pedí que se construyera un parque temático relacionado con la discapacidad, ya que en ese predio funcionan las escuelas para ciegos, sordos y mudos. Estoy en contra de muros y rejas, y menos en un parque que se supone será público. ¿Pensaron quién mantendrá el orden y el cuidado? ¿Serán los mismos que cuidaban la estatua Meditación y los bienes del Parque 9 de Julio? En casi tres hectáreas, y en menos de un año, del pago de nuestros impuestos el municipio gastará $ 87 millones, incluidas las rejas de acero que formarán tres grandes corrales, y en el medio se recuperará el edificio de la vieja estación de trenes, que se mantiene en pie gracias al rápido accionar de personal y voluntarios a mi cargo. Cuando brindábamos ayuda y asistencia a personas en “situación de calle”, en una de esas noches de crudo invierno habían prendido fuego en su interior; con ayuda de los bomberos se sofocó el incendio. La Secretaría de Planificación Urbana Municipal cuenta con profesionales y personal con vasta experiencia, no políticos. En ellos confiamos nuestros tributos, para que a esta obra la disfrutemos todos, y no les rompamos la tranquilidad a los discapacitados.

Francisco Amable Díaz

Pedro G. Sal 1.180 - Barrio 20 de Junio
San Miguel de Tucumán

Comentarios