Mujeres que narran nuestra historia

Análisis que va de la conquista a la anarquía

12 Ago 2018
1

EL DESAFÍO. Margall afirma que, si bien desde hace 30 años investigadoras argentinas y latinoamericanas se dedican a hacer historia de las mujeres, este tipo de enfoque histórico no ha llegado a un público masivo.

HISTORIA

LA HISTORIA ARGENTINA CONTADA POR MUJERES

GABRIELA MARGALLY GILDA MANSO

(Ediciones B - Buenos Aires)

La construcción de la historia de las mujeres es una de las preocupaciones centrales de los estudios de género durante el siglo XX. Durante mucho tiempo sólo encontramos representaciones producidas por los discursos artísticos, históricos, etc. desde la mirada masculina. La Historia de las mujeres en Occidente de Georges Duby y Michelle Perrot es uno de los mayores logros. Alrededor de 1980 esta corriente crece en las academias argentinas y latinoamericanas donde se destacan libros como el de Dora Barrancos, Mujeres de la sociedad argentina. Una historia de cinco siglos.

El libro de Margall y Manso tiene en cuenta estos antecedentes y se plantea como el primer tomo de una publicación que centra su interés en la historia argentina de las mujeres contada por ellas mismas. En este primer tomo dedicado a la etapa de la conquista y de la colonia rescata una serie de textos, la mayoría cartas, que dan cuenta del lugar de las mujeres. Epístolas de conquistadoras, monjas, damas de sociedad, etc.

En este primer tomo se analizan documentos que registran voces femeninas distintas: la indígena, la esclava y la dama del salón; la monja y la comerciante. Entre las mujeres conquistadoras son relevantes las cartas de Isabel de Guevara, que llegó con Pedro de Mendoza e Isabel de Becerra, esposa de Juan de Garay. Guevara le escribe a la regente de España: “Vinieron los hombres en tanta flaqueza, que todos los trabajos cargaban (sobre los hombros) de las pobres mujeres”. Entre las damas patriotas están Mariquita Sánchez, Guadalupe Cuenca y Remedios de Escalada. Se registran los testimonios de mujeres indígenas llevadas a juicio por “hechicería” en Santiago del Estero.

Margall afirma que, si bien desde hace 30 años investigadoras argentinas y latinoamericanas se dedican a hacer historia de las mujeres, este tipo de enfoque histórico no ha llegado a un público masivo. Una de las dificultades es el acceso a la documentación escasa, así como la alfabetización tardía de las mujeres. Acá habría que hacer dos aclaraciones: es injusto no registrar la enorme cantidad de textos históricos y ficcionales que han trabajado sobre el tema. Por otro lado, no se encontraban solas en la postergación en la sociedad colonial. Indios, negros y gauchos compartían esta condición. La obra de Manso y Margall es una interesante contribución a la difusión de la historia de las mujeres con un lenguaje ameno y claro.

© LA GACETA

CARMEN PERILLI

Comentarios