Pablo Ortega correrá los “1.000 kms. de Buenos Aires”

13 Jul 2018

Para un piloto como Pablo Ortega no manejar un auto a alta velocidad con frecuencia es anormal. “Pabloso” empezó por el karting, como todos, y después pasó por una infinidad de categorías, como pocos. Sólo como aquellos dotados de un talento natural para manejar y también de la responsabilidad necesaria para el alto rendimiento deportivo.

La temporada deportiva 2018 no se dio como Ortega la había planeado y está bastante alejado de las pistas. Pero su reputación y prestigio lo ponen en escena una vez más en una carrera como invitado. “Me llamó la atención: sin estar compitiendo, fueron varios los pilotos que me llamaron”, se refirió Ortega a la participación que tendrá en los “1.000 kilómetros de Buenos Aires”. La carrera formará parte del calendario del Turismo Carretera y sumará puntos por la novena fecha del certamen más antiguo del mundo en autos de turismo. “Es una alegría inmensa para mí”, remarcó.

El piloto le dijo “sí” a la última propuesta que recibió, la de Martín Serrano. “No tenemos amistad. Él me conoce por las carreras que hice en el TC Mouras. Tenemos una altura similar, algo muy importante por el tema de la butaca”, explicó Ortega una de las razones de la aceptación, a la que se sumó una menor cantidad de gastos presupuestarios que deberá hacer con Serrano que convocó también a Fernando Iglesias.

Que los tres pilotos que se subirán al Chevrolet del Dose Competición tengan una contextura física similar es clave, ya que no hay tiempo para acomodar la butaca entre cambio y cambio de piloto en la carrera.

Adaptación

La última vez que Ortega manejó de manera competitiva fue en abril, en La Plata, por la tercera fecha del Turismo Nacional (TN), Clase 2. En esa ocasión manejaba un Peugeot 208. “El manejo cambiará bastante, pero la idea de saber qué hacer está porque es casi lo mismo que el TC Mouras. Eso sí cambia la potencia. Siempre me gustaron las dos categorías por igual, aunque tengo mas años en el TN”, explicó Ortega.

Además de las modificaciones de manejo, habrá otro cambio que en las carreras de larga duración como ésta, deberá hacer Ortega. “El ritmo de cada vuelta es distinto: es menor al que se pone en una carrera de 20 vueltas porque ahí vas a todo o nada. En los ‘1.000 kilómetros’ vas mucho más tranquilo. Al ser tan larga, hay que economizar el combustible, las gomas, cuidar el auto por lo que son muchas más vueltas”, detalló Ortega.

Comentarios