Islandia: un país que vive del bacalao y el turismo

14 Jun 2018

Blanco, verde y celeste. Glaciares, volcanes y mar. Eso se distingue cuando, desde arriba de un avión, uno asoma la cabeza a la ventanilla. Es que en ese recuadro se configura un paisaje con digno de una obra de arte. Hasta el momento no dijimos de que hablamos, pero se trata Islandia, un lugar de una inmensa belleza que cabe resaltar. Pero, ¿qué esconde este destino tan poco común? Una tucumana que logró visitarlo en las Pascuas pasadas, cuenta algunas intimidades del primer rival de la Selección en el Mundial Rusia 2018.

“Las fotos no hacen justicia de lo bello que realmente es el lugar”, expresó María Pía Acosta, la estudiante de 26 años que cumplió el sueño de conocer el país. Un destino muy poco tenido en cuenta usualmente, a la hora de sentarse a planear las vacaciones.

Islandia es una isla muy chica ubicada al noroeste de Europa, que cuenta con una población total de 340.110 habitantes. Viven del bacalao y el turismo y es por ello que explotan y cuidan cada una de sus atracciones de ensueño. Una de ellas, son las auroras boreales: unas mágicas luces que se producen y mutan en el cielo y que solo se pueden ver de noche. Esta es la razón principal por la que la joven tucumana eligió este destino.

María Pía siempre tuvo el sueño de poder ver las auroras y tras meses de lectura e investigación sobre el fenómeno, se dio cuenta de que en Islandia podría verlas. A partir de ahí planeó todas sus vacaciones en la isla y compró todas las excursiones que podría realizar: recorrer el interior de un volcán de lava petrificada, cabalgar en caballos islandeses y conocer la playa de arena negra, entre otras.

“Pasas del frío del glaciar a ponerte la malla y meterte en una laguna de agua termal con las montañas que te rodean. Es mágico”, cuenta.

Además de las luces de ensueño, el destino tiene otro plus: es el lugar donde se filmó gran parte de las series Game of Thrones y Vikingos, y también la película protagonizada por Ben Stiller, “La vida secreta de Walter Mitty”. Y como no podía ser de otra manera, María Pía, es fanática de ellas. “Me saqué fotos en todos lados. Cada lugar es como si fuese un set de filmación de Hollywood. Es increíble”, comentó. “Los islandeses te tratan muy bien. Son muy respetuosos, pero cero afectivos, como que te marcan distancia, nada que ver con nosotros”, contó Pía. La joven estuvo en Islandia unas semanas y se hospedó en un hostel, en Reikiavik (la capital), donde hay una particularidad: las camas son cápsulas en las que uno se mete para dormir.

“Está bueno porque te da cierta privacidad, sobre todo en los cuartos compartidos por muchas personas. Pero sí es medio raro al principio”, dijo Pía.

Alto costo

El día a día es muy caro, sobre todo, por la comida ya que la mayoría de los productos son importados porque el país no posee tierra fértil. Además, al oscurecer temprano, los locales abren hasta las 18 y, si es feriado, ni siquiera levanta la persiana el supermercado.

“Ellos (por los habitantes) son muy tranquilos, demasiado. Caminás por la calle y no escuchás ningún ruido, la gente no grita, no hay música en los comercios ni suenen las bocinas de los autos”, destacó.

Acosta es fanática del fútbol. Es integrante del plantel de un equipo femenino de la provincia y seguidora fiel del seleccionado argentino. “A donde voy trato de visitar los estadios, las canchas más importantes y de comprarme una camiseta del equipo local”, confesó.


Pocas esperanzas

Si bien Islandia clasificó al Mundial y es uno de los rivales de la Argentina, el país casi que no tiene esperanza de pasar de ronda. “Si nos van a ganar que sea hasta por 3 goles, después ya no es digno”, le decían los habitantes a María Pía cuando se enteraban que era Argentina.

La joven tucumana cuenta que el país ahora tiene una Selección, pero es muy reciente: “no es un lugar muy adepto a los deportes. El frío les impide entrenarse, por lo menos 6 meses al año. Por eso el hecho de haber llegado al Mundial para ellos es un gran logro y se conforman con solo jugar”, comentó. “Si vi dos personas corriendo en toda mi estadía es mucho”, agregó.

Islandia será el primer rival de los “albicelestes”. El partido se jugará el sábado, a las 10, en el estadio Spartak, de la ciudad de Moscú.


En Esta Nota

Rusia
Comentarios