Tras el crimen, los vecinos le exigieron seguridad a la Policía

El día siguiente al asesinato del carnicero Herrera en un robo, asaltaron a dos personas Volvieron a cortar la calle frente al local de la víctima. Los jefes de la fuerza prometieron mayor presencia de efectivos

24 Jun 2017
1

LA REUNIÓN. El comisario Rodríguez informa las nuevas medidas ante los angustiados habitantes del barrio. la gaceta / foto de héctor peralta

Temor, dolor, impotencia. Esas sensaciones les dejó a los vecinos del barrio SEOC el crimen del carnicero Héctor Omar Herrera, a quien asesinaron en un asalto el miércoles a la mañana. Por eso anoche, por tercer día consecutivo, se reunieron en la calle y exigieron seguridad, aunque no sirvió de mucho. El jueves a la noche, mientras protestaban, entraron ladrones a la casa de un vecino. Y ayer a la siesta una mujer fue asaltada en la puerta de su casa. Ambos hechos se produjeron a media cuadra de la carnicería donde mataron a Herrera.

“Queremos justicia, que no nos abandone el pueblo porque el barrio se siente abandonado”, imploró Jessica. La mujer tomó fotografías de la despedida del carnicero, donde se ve al coche fúnebre pasar por las calles del barrio. “En todas las esquinas había gente esperando que pase y lo hacían parar para despedirlo”, contó. Los restos de Herrera pasaron por la carnicería donde trabajaba y también por la casa donde vivía. En ambos sitios los vecinos lo despidieron compungidos y rezaron por su descanso eterno y la paz de su familia.

Más tarde, pasado el mediodía, el barrio volvió a alterarse. “Una mujer fue asaltada a tres casas de la carnicería”, contó Jessica. “¿Para qué uno trabaja tanto si te están esperando para quitarte hasta lo último? Me apuntaron con un cuchillo. De la impotencia que tengo empecé a llorar”, contó la víctima a sus vecinos. Luego le explicó a LA GACETA que el ataque se dio cuando iba caminando hacia un comedor infantil de la zona, pero que no quería decir nada más porque tenía mucho miedo.

Anteriormente ya se había producido otro hecho delictivo en la zona. “El jueves a la noche, mientras cortábamos el tránsito en la esquina de Colón y Américo Vespucio, entraron a una casa y robaron”, contó Liliana, otra vecina. Por eso ayer volvieron a reunirse para exigir protección. “Hay vecinos que quieren ir a la comisaría, otros quieren ir a la Casa de Gobierno para hablar con algún representante de Seguridad. Pero reunirnos en la calle y cortar el tránsito es la única manera de llamar la atención y que la Policía se acerque”, dijo.

“Uno se siente abandonado”, agregó Jessica. “¿Sabe qué feo que es salir con miedo; estar escondido, ver el colectivo y salir corriendo; que a los chicos los apunten con armas para quitarles la mochila? Y los policías no quieren que digamos nada”, se quejó.

La manifestación

Por segundo día consecutivo, los vecinos salieron a quemar cubiertas y exigir seguridad. Allí estaba América Ponce, la viuda del carnicero. “Entraron fingiendo ser clientes y lo mataron como a un animal. Me dejaron con dos hijos adolescentes. Esta zona es insegura a toda hora”, lamentó.

Los vecinos se reunieron en la plaza del barrio con representantes de Guardia Urbana, 911, Regional Capital y Digedrop. Si bien al principio los vecinos increparon a la Policía por la inseguridad, se calmaron cuando el comisario Teófilo Rodríguez le habló a la esposa de la víctima: “no hay palabras para explicar la desgracia que vivió. Pero le prometo que va a haber efectivos en esa esquina y patrulleros en toda la zona para revertir esta situación. No quiero otro caso así, se lo aseguro. Vamos a tener reuniones semanales”, prometió.

Comentarios