El Estado en "negro": "no reconocían aportes jubilatorios ni obra social"

Hay más de 40.000 trabajadores precarizados en la provincia.

15 Jun 2017

En las municipalidades y en las comunas es frecuente encontrar a personas que, en concepto de “plan de asistencia” o “ayuda social”, reciben dinero a cambio de realizar diversas tareas de acondicionamiento de la vía pública. A pesar de que técnicamente pertenecen a iniciativas orientadas a mejorar la calidad de vida de quien lo necesita, muchas de estas personas consideran que se trata de trabajo “en negro” ya que desarrollan actividades ocho horas por día y se encuentran en esas condiciones desde hace años.
En las cooperativas que prestan el servicio de limpieza en los hospitales de la Provincia hay trabajadores que no son cooperativistas. Tampoco hay un contrato de trabajo que los vincule a la entidad, por lo que no están registrados bajo ninguna figura legal. Aunque así lo confirmaron a LA GACETA, optaron por mantener su nombre en reserva por temor a perder su fuente de ingresos.
En idéntica situación se encuentra el personal de las empresas privadas que se hacen cargo de la seguridad, donde hay trabajadores que afirmaron estar en situación irregular. Según explicaron a este diario, trabajan hasta 12 horas por día y pueden pasar meses sin tener un día de descanso.
Hay personas que trabajaron como cooperativistas y denunciaron que la situación de los socios también es precaria. “El 70% (de los trabajadores) es cooperativista, aunque no tienen ni voz ni voto y no saben cuánto es el sueldo verdadero”, denunció Zoila Padilla, quien trabajó durante 17 años para la cooperativa 9 de Julio en el Hospital Padilla. Desde que fue separada de la entidad en 2010 se encuentra en juicio con las autoridades.
Durante enero y febrero, representantes de la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo realizaron inspecciones en los hospitales de la provincia. Detectaron que cerca de un 60% del personal de seguridad y de limpieza (tercerizados a través de empresas y cooperativas, respectivamente) no estaba registrado.
En este video, los protagonistas del trabajo en negro cuentan sus experiencias. 

En las municipalidades y en las comunas es frecuente encontrar a personas que, en concepto de “plan de asistencia” o “ayuda social”, reciben dinero a cambio de realizar diversas tareas de acondicionamiento de la vía pública.

A pesar de que técnicamente pertenecen a iniciativas orientadas a mejorar la calidad de vida de quien lo necesita, muchas de estas personas consideran que se trata de trabajo “en negro” ya que desarrollan actividades ocho horas por día y se encuentran en esas condiciones desde hace años.

En las cooperativas que prestan el servicio de limpieza en los hospitales de la Provincia hay trabajadores que no son cooperativistas. Tampoco hay un contrato de trabajo que los vincule a la entidad, por lo que no están registrados bajo ninguna figura legal. Aunque así lo confirmaron a LA GACETA, optaron por mantener su nombre en reserva por temor a perder su fuente de ingresos.

En idéntica situación se encuentra el personal de las empresas privadas que se hacen cargo de la seguridad, donde hay trabajadores que afirmaron estar en situación irregular. Según explicaron a este diario, trabajan hasta 12 horas por día y pueden pasar meses sin tener un día de descanso.

Hay personas que trabajaron como cooperativistas y denunciaron que la situación de los socios también es precaria. “El 70% (de los trabajadores) es cooperativista, aunque no tienen ni voz ni voto y no saben cuánto es el sueldo verdadero”, denunció Zoila Padilla, quien trabajó durante 17 años para la cooperativa 9 de Julio en el Hospital Padilla. Desde que fue separada de la entidad en 2010 se encuentra en juicio con las autoridades.

Durante enero y febrero, representantes de la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo realizaron inspecciones en los hospitales de la provincia. Detectaron que cerca de un 60% del personal de seguridad y de limpieza (tercerizados a través de empresas y cooperativas, respectivamente) no estaba registrado.

"Siempre he trabajado en negro"

Gustavo Ruiz trabajó cortando el pasto de los espacios públicos de Famaillá hasta diciembre de 2016. “En negro, siempre he trabajado en negro. Desde los 16 años trabajo en la Municipalidad (de Famaillá) y nunca me han dicho ‘tenés que presentar un papel’”, se quejó.

A raíz de una discusión con una empleada de la Municipalidad (en la que Ruiz se molestó porque se le computó como inasistencia una jornada en el que asegura que sí cumplió su tarea) se le pidió que no vuelva a trabajar. “Estuve trabajando sin contrato, sin nada directamente. Siempre dijeron que era una ayuda social”, reclamó Ruiz, quien trabajó ocho horas por día durante 16 años bajo esta modalidad.

Explicó que durante ese período se le entregaba un papel con el que luego debía acudir a la Municipalidad, donde cobraba en efectivo. “Firmábamos una planilla ahí, tan solo eso. No nos quedaba ningún recibo, nada”, recordó.

Agregó que tenía que usar sus herramientas para trabajar y se quejó de que no le daban recursos para comprar repuestos. “Si se rompía la máquina teníamos que sacar de nuestro bolsillo para arreglarla”, se quejó Ruiz.

En este video, los protagonistas del trabajo en negro cuentan sus experiencias. 

Comentarios