Claves para evitar el estrés

Walter Rómulo Sigler, psiquiatra- Director General de Salud Mental.

11 Ene 2017

El cuerpo necesita sus ocho horas de descanso para dormir diariamente y también necesita descansar de la rutina anualmente. Si no hay descanso hay preponderancia a la fatiga crónica, que puede llevar a producir estrés en sus diferentes formas, llegando a generar con el tiempo poco rendimiento laboral y una serie de síntomas físicos y psíquicos relacionados con ese estrés.

Pero también alejarse de la rutina en un periodo de descanso, paradójicamente, puede producir algunos efectos adversos, justamente como el estrés.

La vida cotidiana actual , donde la comunicación cibernética ocupa un rol importante en todos los hogares, sumado al ritmo de vida acelerado, hace que los canales de comunicacion y los códigos de convivencia familiares estén aplanados. Esto en algunas familias lleva a que en ese período de vacaciones aparezcan demandas de contención afectiva que se vieron postergadas durante el año, dando como resultado un período vacacional no placentero. Sumado a que en las vacaciones se dispone de todo el tiempo para disfrutar y descansar, el sujeto no se encuentra a sí mismo y aparecen síntomas de angustia y ansiedad por dificultades de adaptación al placer, y porque aún lleva en su valija conflictos y problemas de la rutina laboral de los que no puede despegarse. Por ello es aconsejable desconectarse de todo todas las tareas laborales, dejando a cargo de otro compañero del sistema las responsabilidades que le competen.

Las vacaciones de por sí llevan a adaptarse a actividades y tiempos de placer, a que el organismo salga de su rutina nutricional, actividades físicas distintas, ritmo de sueño no habitual. A esto se suma la hiperactividad por lograr un aprovechamiento máximo del tiempo de descanso. Por eso cuando uno retorna a la rutina padece un estrés post vacacional, ya que el organismo no ha tenido un descanso de placer como el que se espera. Sumado a la falta de desconexión con la responsabilidad laboral, puede llegar a producir síntomas físicos y psíquicos como ser trastornos de ansiedad, episodios depresivos y trastornos adaptativos. Por eso es aconsejable, al retornar de viajes de vacaciones, disponer de un tiempo de descanso corporal antes de retornar a la rutina laboral.

Comentarios