Tucumán recupera su historia en el Bicentenario

Un equipo de 30 historiadores recogerá el pasado de la Provincia. El trabajo se plasmará en dos colecciones de libros.

19 Dic 2015 1 109
1

PROMOTORES DEL PROYECTO. En la presentación, Gabriela Tío Vallejo, Julio Saguir, Miguel Acevedo, María Celia Bravo y Carlos Páez de la Torre (h). LA GACETA / FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO.

En el bicentenario de la Independencia, Tucumán volverá a las fuentes de su pasado para recuperar sus 200 años de historia. Lo hará a través del proyecto “Historias de Tucumán” del Ente Provincial del Bicentenario, que convocó a historiadores destacados para conformar un equipo que investigará durante 2016 la historia de cada jurisdicción y los temas que conforman la identidad del pueblo tucumano. Resultarán de ese trabajo dos colecciones de libros: una de 19 volúmenes, sobre la historia de cada uno de los municipios, y otra de 13 tomos de corte temático, cada uno con un tema diferente.

El proyecto será coordinado por las doctoras Gabriela Tio Vallejo, del Instituto de Investigaciones Históricas “Doctor Ramón Leoni Pinto”, y María Celia Bravo, del Instituto de Estudios Sociales, ambas catedráticas de la UNT. Tendrán a su cargo un equipo de 30 investigadores de la UNT y el Conicet. Los libros estarán listos a fines de 2016.

“Este es uno de los proyectos más relevantes del Ente Provincial, para el fortalecimiento de nuestra identidad histórica”, remarcó Julio Saguir, vocal primero del organismo, durante la presentación que se hizo ayer al mediodía, en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. “No recuerdo que se haya escrito algo así desde el interior. Es importante porque muchos todavía no conocen a nuestra gente”, celebró con emoción el ministro del Interior, Miguel Acevedo. En el acto estaban también el historiador Carlos Páez de la Torre (h), vocal tercero del Ente Provincial, y algunos intendentes, aparte de los investigadores convocados.

Que se abran los archivos

Saguir invitó a los intendentes a que faciliten la documentación a los historiadores, en tanto que la doctora Bravo pidió que se abran todos los archivos, especialmente los del Estado que - según dijo - generalmente no están clasificados ni debidamente guardados, y mucho menos a disposición del público. En el mismo sentido, Tío Vallejo exhortó a que ocurra lo mismo con los archivos eclesiásticos, de gremios y entidades privadas. “Es importante que las reparticiones sepan que tienen una memoria que resguardar. Sería auspicioso que hagan acuerdos con el Archivo Histórico de la Provincia o con la Universidad para clasificar los documentos, o al menos hacer una copia para que eso no se pierda”, propuso.

En conversación con LA GACETA, Páez de la Torre explicó que existe una ley que ordena que después de cierto tiempo, todo organismo oficial entregue la documentación ya inactiva al Archivo General de la Provincia o al Archivo Histórico, según su antigüedad. “Pero eso se hizo más o menos hasta 1910. Desde entonces, los expedientes que se descartan han ido quedando en los despachos, a veces olvidados arriba de algún armario, o se pierden, en vez de ser enviados para que se los clasifique y se los guarde para la consulta. Pero ocurre que esto tampoco es posible, porque en los locales de los archivos de la Provincia ya no entra un solo papel más”, planteó. “Ha llegado la hora de pensar en edificar un edificio diseñado específicamente para archivo, con toda la amplitud necesaria y todos los adelantos modernos”, agregó.

"No queremos escribir de afuera"

“Historias de Tucumán” quiere ser una mirada desde el interior de las ciudades. “Que sus habitantes se sientan reflejados en ella”, señala la historiadora Gabriela Tío Vallejo. “No queremos escribir una historia desde afuera, pretendemos que los habitantes se sientan identificados con el relato, queremos respetar la memoria de estos colectivos territoriales. Nos interesa que el producto final refleje las preocupaciones de sus habitantes a través del tiempo y la forma en que vieron su propia historia los diversos actores sociales”, remarca.

La investigación indagará sobre los componentes demográficos y las fuerzas económicas de cada municipio, sobre el acontecer político y sus relaciones con la región. Pero no se agotará en los sucesos institucionales, sino que contará sobre la tradiciones, la religiosidad y los modos de ver el mundo de cada comunidad. “La idea es buscar las marcas identitarias de cada municipio desde el proceso histórico y desde la percepción de la gente”, explicó Tío Vallejo que estará a cargo de la historia de los municipios.

Será un trabajo de divulgación general

Será una colección con gran rigor académico pero al mismo tiempo, un material de divulgación general. El objetivo es que “Historias de Tucumán” pueda ser consultado también en las escuelas. La doctora María Celia Bravo, que será encargada de la colección de corte temático, destacó el carácter integral de los relatos, es decir que todas las historias se articularán y se irán complementando entre sí.

La colección estará integrada por 13 libros dedicados a historias temáticas. “Analizaremos aspectos de la historia que no habían sido considerados en detalle como la historia de la población, de los movimientos obreros y de trabajadores, de las dinámicas agrarias, de las industrias, de las comunidades religiosas, del empresariado tucumano, de la salud y de los educadores, entre otros”, explicó. “Son historias en las que se pone el foco en un tema específico que ilumina otros aspectos de la historia que no se habían tenido en cuenta. Antes el relato se diluía en una suerte de historia política, de gran relato que dejaba afuera las partes”, indicó.

1 Comentarios

Comentarios 1

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte

Más recientes

Jorge Molina Raya #1 19 Dic 2015 07:50 Hs

Los tucumanos todavía no conocen por ejemplo al abogado y coronel del Ejercito de los Andes Bernardo de Monteagudo, ni saben que era mano derecha del Gral. San Martín y de Simón Bolivar y el primer revolucionario argentino que dio el primer grito de libertad un año antes del 25 de Mayo de 1810. Tampoco conoce al Gral. Gregorio Aráoz de La Madrid que a sus 18 años encabezó la lucha en la Batalla de Tucumán, fue mano derecha del Gral. Manuel Belgrano a partir de la batalla y menos saben los tucumanos que el Gral. San Martín le regaló su sable cuando se encontró con Belgrano en Yatasto, Salta. Que lucho heroicamente por todo el Alto Perú, llegó hasta Cachimayo más alla de Cuzco, Perú, que capturó en Chiuquisaca al Mariscal Santa Cruz y le perdonó la vida. Santa Cruz es el padre de la patria boliviana para los bolivianos. Espero que estos dos tucumanos sean reivindicados y se conozca su historia que es valiosísima y heroica.