1945: En la Escuela de Agricultura comenzaron a ensayar “la transmutación de la madera”

El Director de este establecimiento ordenó que se realicen los experimentos que permitirían tener en la provincia maderas transmutadas o “supermaderas”, un tipo de material que constituyó uno de los avances tecnológicos más importantes durante la II Guerra Mundial.

27 Mar 2014
1

Las maderas transmutadas o “supermaderas” poseían una mayor estabilidad compositiva frente a los cambios atmosféricos y eran mucho más fácilmente moldeables.

Siguiendo los avances que en Estados Unidos se realizaron durante la II Guerra Mundial en materia de “transmutación de maderas”, el Director de la Escuela de Agricultura y Sacarotecnia Ing. Luís A. Santillán le encargó al profesor Alfonso Conceicao de la Cruz que investigue todo lo referente a este sistema para su pronta implementación en la EAS.

Una vez se hubo informado sobre esta técnica, el Ing. De la Cruz comenzó a experimentar con furfurol sacado de la pentosana del maíz que se utilizaba para elaborar plásticos y distintos reactivos para transmutar maderas, desecándolas en estufa, impregnándolas en una solución especial y volviéndolas a desecar tras un baño en formol. Este proceso fue realizado en diversas maderas de origen nacional y extranjeras, y en todas se obtuvieron notables resultados.

La importancia que el transmutado de madera tenía para la época era fundamental, ya que esta técnica permitía alterar las propiedades del material haciendo a las maderas casi incombustibles, resistentes al agua, flexibles y moldeables, inmunes a los insectos y hongos, resistentes al ácido y más compactas; con lo cual se podía soñar una revolución en la industria maderera sin precedentes a partir de la implementación regular de este proceso.

Fuente: Diario La Gaceta 09/12/1945 – Archivo Histórico UNT

Comentarios