En la oficina conviven distintos tipos de personas

Un jefe debe identificar la capacidad y el talento de sus empleados. Además de su rol de conducción, el directivo debe preocuparse por mantener un clima laboral óptimo dentro de la empresa.

03 Jun 2013

Satisfacer a todo el plantel a la vez es una misión, cuanto menos, difícil en cualquier organización. Generalmente, en la oficina pueden observarse choques de personalidades y diferencias de criterio en la aplicación de tal o cual método para cumplir los objetivos de la empresa. Es allí donde el jefe debe trabajar para que la vida en esa "vecindad", denominada oficina, transcurra de la mejor manera posible y con un doble beneficio: que la persona se sienta integrada y, a la vez, que la empresa pueda alcanzar sus objetivos.

En su libro "El rol del jefe", la experta Martha Alicia Alles señala que el jefe (no importa cual sea su posición en la compañía) tiene una doble misión: por un lado, la que responde al requerimiento evidente de su puesto, esto es, efectuar las tareas que requiere el día a día de su sector; por el otro, cumplir un rol de gestión de los recursos humanos a su cargo. Esto hay agregarlo a sus tareas específicas: seleccionar a sus colaboradores, evaluarlos, delegarles tareas, alentarlos, comunicarles la misión, visión, valores y estrategias organizacionales, entrenarlos y, lamentablemente, desvincularlos cuando ello sea necesario. Alles disertará el viernes en Tucumán, en el marco del Primer Congreso de Recursos Humanos y Management del NOA. Antes concedió una entrevista a LA GACETA en estos términos:

-En la oficina conviven distintos tipos de personas. ¿Cuáles son sus características más frecuentes?

-Todos somos diferentes. Ser de un modo u otro no tiene nada de malo. Unas personas son proactivas y otras no. Unas son más innovadoras y otros menos, etc. En las organizaciones se debe primero definir las competencias necesarias para cada puesto de trabajo y, luego seleccionar las personas con dichas características para ocuparlo. Desde la mirada del jefe, es bueno que los puestos estén cubiertos por las personas que tengan las capacidades necesarias. Desde la mirada de los empleados, es bueno estar asignado a un puesto para el cual se tengan las capacidades adecuadas. Cuando esto ocurre las personas se sienten más seguras y confortables en sus puestos laborales.

-¿Cómo se maneja un grupo humano con características y rasgos diferentes?

-Los jefes debieran contar con la capacidad para dirigir un equipo de colaboradores, distribuir tareas y delegar autoridad, además de proveer oportunidades de aprendizaje y crecimiento. Implica la capacidad para desarrollar el talento y el potencial de su gente y adaptar los estilos de dirección a las características individuales y de grupo, al identificar y reconocer aquello que motiva, estimula e inspira a sus colaboradores. Esta capacidad deberían tenerla los jefes de todos los niveles, a partir del número 1 de la organización.

-¿Qué debiera hacer un jefe cuando hay que cubrir un nuevo puesto o asignar un proyecto y varios de sus colaboradores podrían interesarse al mismo tiempo?

-El jefe debiera evaluar a sus distintos colaboradores y tomar una decisión en base a las capacidades de cada uno, entendiendo por capacidades: conocimientos, competencias y experiencias. Evaluando, además, la motivación. De un jefe se espera que cumpla con su "Rol del jefe", este es un concepto integrador de las diversas facetas de la actividad de todo jefe. Enfoca su papel dentro de la organización, agregando a sus funciones tradicionales las responsabilidades y las tareas inherentes a esta condición, por ejemplo: seleccionar a su equipo de colaboradores, evaluar su desempeño y entrenarlos, sólo por nombrar algunas.

-¿Qué debería hacer un jefe para lograr un buen clima entre sus colaboradores?

-Cuando las organizaciones son manejadas de acuerdo a lo descripto inicialmente, es decir, cuando las personas ocupan los puestos de acuerdo a sus capacidades, el clima organizacional es mejor que cuando no se hace de este modo. Por otra parte, de los jefes se espera que cumplan con su rol del jefe, es decir, evaluar las capacidades del personal a su cargo. Adicionalmente, el jefe, en todos los casos, debería estar atento a cómo se desarrollan las relaciones entre los miembros de su equipo de trabajo para detectar, en forma temprana, eventuales problemas entre ellos, y buscar las soluciones pertinentes.

-¿De qué modo se pueden enfrentar los conflictos?

-Una vez detectados los problemas hay que actuar prontamente. La comunicación con los colaboradores, ya sea que se presenten conflictos o no, podrá desarrollarse en forma grupal o individual. La comunicación grupal, en particular cuando se presentan situaciones conflictivas, deberá llevarse a cabo para dar consignas generales. Por el contrario, la comunicación individual, con cada uno de los empleados involucrados, servirá para brindar retroalimentación o comentarios personalizados.

En Esta Nota

Tucumán LA GACETA
Comentarios