Cano posó con Macri y abrió un cráter en la UCR

Barletta, presidente del radicalismo nacional, dijo que no hay ningún acuerdo institucional con el macrismo para los comicios de octubre. El ex senador Pablo Walter (PRO) advirtió que si en la UCR prevalece la posición del santafesino, el oficialismo se llevará todas las bancas en juego. Precandidaturas

28 Mar 2013
1

"NO SERÉ DIPUTADO". Cano sacudió el tablero opositor.

El senador José Cano quedó en el ojo de la tormenta radical luego de su acercamiento político al macrismo. El viernes, el presidente de la UCR local disertó en un seminario organizado por el PRO en Tucumán y se fotografió con el jefe de Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri.

Ayer en el diario La Nación, el titular del radicalismo nacional, Mario Barletta, descartó la posibilidad de "acuerdos institucionales" con el PRO para las próximas elecciones legislativas. "No creo que haya en ningún distrito acuerdos institucionales con el PRO, puede haber algún radical que piense en formar o en irse para conformar un espacio conjunto, ésas son cuestiones personales", dijo el titular de la UCR. Pablo Walter, secretario general del consejo nacional del PRO, se mostró indignado por las declaraciones de Barletta. "Me parecen desafortunadas, ya que con esa estrategia terminarán por ser funcionales al kirchnerismo y su objetivo de conseguir el numero de bancas necesarias en octubre para reformar la Constitución", advirtió el ex senador. "Si en provincias como Tucumán la postura que prevalece en la UCR es la de dirigentes como Barletta, podremos volver a escenarios ya transitados, donde José Alperovich se llevó el 100% de las bancas que se renovaban. Desde el PRO confiamos en la actitud de otros dirigentes", dijo en alusión a Cano.

El senador radical, además de sostener su alianza con el PRO pese a la reticencia de sectores internos, afronta temblores en el distrito local de la UCR por el armado de la lista de candidatos para octubre. El mismo día en que conversó con los referentes del macrismo, Cano aseveró que no será candidato a diputado. Y advirtió que si bien busca reeditar el Acuerdo Cívico y Social, que incluye al PRO, "nadie puede discutir que el primer lugar en la lista tiene que ser para la UCR por volumen y presencia territorial".

Ocurre que el canismo avalaría la reelección de Juan Casañas, pero el agrodiputado no seduce a buena parte de los correligionarios. "La candidatura de Casañas no es una postulación que haya nacido del consenso de la UCR, ni que reúna el consenso necesario para ganarle a Alperovich en su intento por la reelección indefinida", desafió el legislador Ariel García, cercano a Cano, pero con ansias de llegar al Congreso.

El martes se reunió la comisión negociadora, constituida por la convención radical para diagramar las alianzas. Sus integrantes (Cano, García, Federico Romano Norri, Rubén Chebaia y Luis Sacca) coincidieron en que la UCR debe trabajar en la unidad de la oposición y evitar que se produzca una diáspora. Sin embargo, las críticas proliferan.

En las últimas horas aparecieron otros radicales -además de Casañas y de García- que bregan por ocupar el lugar de precandidato que dejó vacante Cano. Es el caso de Osvaldo Barreñada, referente del Movimiento para la Dignidad Ciudadana (Modici). "Ratificamos la precandidatura en primer término de Osvaldo Barreñada. Estamos preparados para dirimirla a través de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) si es que no se puede arribar a un acuerdo entre las diferentes líneas internas", expresaron los dirigentes radicales Miguel Parajón, Roberto Delgado, Graciela Vernanchet y Juan Suárez.

Otro dirigente que se postula es Esteban Ávila, de la Línea Morada. Según el médico, sería contraproducente que la UCR integre una alianza con Macri. "Los radicales debemos recuperar a nuestro partido, que sí es una opción al kirchnerismo. Si somos los invitados del macrismo, le estamos haciendo un flaco favor a la UCR y sí el caldo gordo a la señora Presidenta", cuestionó Ávila. Jorge Chehín y Brígido Ibarreche, del movimiento Cambio Radical, cuestionaron un acuerdo entre Cano y Macri: "adherimos a los acuerdos con fuerzas afines en lo ideológico. No es amontonando dirigentes de cualquier origen como vamos a cristalizar los objetivos que pretendemos lograr. La historia de Macri es la de su padre, nada más que eso. Los que apoyaron a Fernando Juri son los mismos que reclutan a dirigentes del bussismo, de quienes nos separan principios fundamentales".

Comentarios