El único ramal del NOA de trocha ancha se creó en 1930

El noreste tucumano esperó medio siglo para crecer con el ferrocarril.

13 Jul 2012
1

VESTIGIOS. Oxidado y distante un trozo de riel asoma entre la vegetación.

La estación de Burruyacu fue inaugurada el 16 de diciembre de 1930. Ese día -se estima- arribó el primer tren del ramal Sunchales-Burruyacu, del entonces Ferrocarril Central Argentino, de trocha ancha. Después de una espera de más de 50 años la zona noreste de Tucumán concretaba el anhelo de contar con una traza de rieles.

¿Por qué la demora? En marzo de 1880, el Gobierno provincial de Miguel Nougués había designado a los ciudadanos José Mariño, Octavio Terán e Isidoro Gonzalez como integrantes de la comisión del departamento Burruyacu para que, en un plazo de dos meses, concretaran las donaciones de tierras para el tendido de los rieles de trocha ancha hacia Salta y Jujuy. El triunvirato no pudo concretar ese cometido y la comisión de Trancas, que contaba con el apoyo de Benjamín Paz, que luego sería gobernador (1882-1884) logró el objetivo. La traza se construyó por ese departamento. Inclusive habían conseguido la donación de tierras hasta El Tala, donde se construyó la estación Ruiz de los Llanos.

Lo cierto es que la Villa de Burrayacu fue otra cosa con la llegada del tren desde 1930. El ramal de Sunchales a La Florida se había habilitado en 1893, dos años después de la llegada del primer convoy de trocha ancha a la provincia, a la estación frente a la plaza Alberdi. Ese mismo año el interventor federal Domingo Pérez gestionó la prolongación hasta El Chañar. La iniciativa se concretó durante la gobernación de Benjamín Araóz (20/2/1894-28/11/1895) y el tramo estación Pedro G. Méndez, de La Florida hasta El Chañar, se habilitó en 1896. La prolongación El Chañar-La Ramada, iniciada en junio de 1910, funcionó a partir del 5 de julio de 1911.

La última sección desde La Ramada hasta Burruyacu se terminó de construir y habilitar al servicio público el 19 de noviembre de 1928. Pero la inauguración se realizó dos meses y 27 días después. El único ramal de trocha ancha arrancaba en la estación Sunchales y atravesaba las estaciones y paradas de Alderetes, Cebil Pozo, Delfín Gallo (Wenceslao Posse), Pedro G. Méndez (La Florida), Luisiana, Chavela, La Marta, El Chañar, Mariño, Macomitas, Manuel Corrio, La Ramada, El Rodeo, El Barco, Taruca Pampa, Villa Benjamín Araoz y Burruyacu.

En 1946 el ramal se extendió hasta Riquelme, en el famoso kilómetro 37, pero solo circulaban cargueros hasta allí, desde y hacia Burruyacu. El convoy incluía un vagón de madera para pasajeros; llevaba provisiones y mercaderías y retornaba con la producción forestal.

Comentarios