Vivir mejor: a no temerles a los cambios

02 Jun 2011
La rutina y las frustraciones componen un cóctel letal. Pueden instalarse en el trabajo, la pareja, la vivienda, la familia... Cuando ya no es posible el crecimiento personal llega el momento de dar un giro y animarse a cambiar. Claro que no es sencillo. "Hay que visualizar el problema y la meta, y a partir de allí, buscar los medios prácticos para lograrlo. Pero siempre teniendo en cuenta que en toda elección hay una pérdida", advierte la psicóloga Florencia Alzogaray. "Un cambio representa una reconfiguración del mundo conocido. Es un gran gasto de energía", agrega su colega Guillermo Leone. Son decisiones clave, pero necesarias.

Comentarios