Los choferes que manejan con sueño

15 Sep 2010
Así como los argentinos hemos ganado fama de tener una gran capacidad para improvisar sobre la marcha, también para postergar la solución de problemas, que terminan volviéndose endémicos. En materia vial y ante las constantes denuncias, en los últimos años, la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito se ha visto obligada a realizar controles, especialmente durante la época de vacaciones, en los ómnibus de larga distancia para verificar si los choferes tienen el descanso suficiente que establece la normativa. Suele ser frecuente que las empresas los obliguen a trabajar en forma excesiva, poniendo en riesgo su seguridad y la de los viajeros.

La Unión de Tranviarios Automotor que nuclea a los choferes le encargó al Conicet un estudio sobre la salud de los conductores de colectivos urbanos, que fue realizado en los dos últimos años. De acuerdo con el informe, las cifras más preocupantes están relacionadas con el sueño: el 55% presentó una probabilidad alta de padecer apnea del sueño; el 49%, somnolencia diurna; y el 64%, mala calidad de sueño. Los especialistas advirtieron que, en general, el número de accidentes viales reportados por pacientes con apnea del sueño es hasta siete veces mayor que en el resto de la población. También les llamó la atención que más de la mitad de los conductores contó que en forma usual experimentaba sensaciones de cansancio físico y mental. El 95% de los encuestados reconoció que la alerta es importante para la seguridad, aunque el 75% dijo que es común manejar fatigado; el 24% padece de hipertensión arterial; ocho de cada 10 tiene sobrepeso y la mitad fuma un promedio diario de 17 cigarrillos diarios.

El equipo de la Facultad de Medicina de la UCA concluyó que los colectiveros tucumanos tienen un precario estado de salud, directamente vinculado con el estrés derivado de las condiciones de conducción. "Urge una intervención educacional para despertar conciencia por parte del trabajador en los aspectos del sueño", enfatizaron.

Según el informe del Conicet, la importancia de la excesiva somnolencia diurna como factor de riesgo de accidentes de tránsito, particularmente entre colectiveros, comenzó a preocupar a las autoridades regulatorias y a la comunidad en general.

Como se sabe, la apnea del sueño es un trastorno común que puede ser grave. Se indica en el sitio http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/sleepapnea.html que la respiración se detiene o se hace muy superficial. Cuando el sueño se interrumpe durante la noche, puede estar somnoliento durante el día. Los que padecen este mal tienen mayor riesgo de sufrir accidentes de tránsito, de trabajo y otros problemas médicos. El individuo que la padece debe recibir tratamiento.

Con mucha frecuencia los pasajeros se quejan porque los colectiveros manejan a demasiada velocidad, violan las normas de tránsito, no respetan las paradas, maltratan a quienes viajan en el ómnibus y pocas veces respetan a los otros conductores. Algunos hablan por celular mientras conducen. Según UTA, sólo en la capital hay más de 2.000 choferes y la mayoría sufre problemas de cansancio y fatiga. Por su parte, el titular de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán relativizó el informe del Conicet, señalando que la situación en nuestra provincia no es tan grave respecto de otras ciudades y dijo que el servicio es bueno.

Sería importante que el Estado se ocupara de cuidar la salud de los choferes, así como la seguridad de los miles usuarios del transporte público. Un informe elaborado por el Conicet tiene la suficiente seriedad para llamar la atención de las autoridades. Seguir postergando la solución de los problemas sólo aumentará el riesgo de que se produzcan accidentes mortales.
Comentarios