La familia del legislador Palina sufrió un brutal robo

Dos hombres que se hicieron pasar por carteros golpearon a cuatro personas en Concepción.

16 Abr 2008
La esposa y dos de las tres hijas del legislador Roberto Palina, además de dos empleados, vivieron momentos de terror ayer al mediodía, cuando dos delincuentes los asaltaron en su casa, en Concepción. Los ladrones, que se habían hecho pasar por carteros, escaparon con $ 50.000 que el secretario general de la Federación de Obreros y Trabajadores de la Industria Azucarera (FOTIA) tenía guardados en el placar de su dormitorio. Palina dijo que el atraco se perpetró cuando él estaba en Aguilares por la visita presidencial. "Yo había salido con mi guardaespaldas y con mi chofer", explicó angustiado.
Nancy Bulacio, la esposa de Palina, fue concejala de Aguilares y también diputada nacional. El 1 de marzo del año pasado, la mujer ya había sufrido otro asalto frente a su casa. En esa oportunidad, dos hombres que se movilizaban en una moto la amenazaron con un arma de fuego y le quitaron $ 16.500.
Ayer, el atraco se produjo cuando Bulacio regresaba a su casa con sus hijas, a las que había ido a buscar del colegio. Dos hombres habían golpeado a la puerta de la casa, ubicada en el pasaje Los Alamos al 2600, del barrio Los Lapachos. Llevaban puestas camperas del Correo Argentino. Cuando la empleada abrió le dijeron que tenían una encomienda para el legislador, pero un segundo después la golpearon con armas de fuego; hicieron lo mismo con el jardinero que estaba en la vivienda, y obligaron a ambos a tirarse al piso. Cuando Bulacio ingresó fue reducida. "Pasaron momentos espantosos. Uno de los tipos apuntaba a la cabeza a una de mis hijas, y el otro le apoyaba un destornillador largo en la panza a mi esposa", relató Palina (Bulacio está embarazada de ocho meses). "La agarraron de los pelos y la tiraron al piso. Mi otra hija les rogaba que no la golpearan. Fue horrible", dijo Palina.
El ex legislador radical (actualmente integra el bloque oficialista Tucumán Crece) afirmó que los hombres conocían el nombre de todos los miembros de su familia y que además sabía que la noche anterior él había llevado a la vivienda los $ 50.000. "En todo esto hay algo raro. Obligaron a mi esposa a que les diera el dinero que estaba en el placar. Después los ataron a todos y se fueron. Fue una entregada", aseguró.
Los delincuentes se movilizaban en una moto. Una de las hijas logró soltarse y con un cuchillo cortó las ligaduras de su madre y de las otras personas. Entonces llamaron a Palina, quien avisó a la Policía. Cuando los uniformados llegaron ya no había nada que hacer.
"Estoy muy molesto. Parece que me agarraron de punto. Me parece que hay una persecución en mi contra. Esto no puede ser. Por acá viven varios legisladores, y sólo me asaltan a mí", se quejó Palina.
Los delincuentes que el año pasado asaltaron a la esposa de Palina están identificados (incluso filmados); se los conoce como "El Porteño" y "El Chavo", pero hasta el momento permanecen prófugos. "No entiendo nada. Ya no sé qué hacer para estar seguro", admitió.Bulacio debió ser internada debido al shock nervioso que sufrió.
Comentarios