Actualidad Sociedad

Clausuraron dos bares por suciedad, cucarachas y alimentos en mal estado

Uno de los locales ya había sido cerrado ocho veces por la Municipalidad.
12 Sep 2018

Cocinas sucias, alimentos en mal estado, presencia de cucarachas y de veneno para roedores fueron los principales motivos de la clausura de dos bares de la capital, el pasado fin de semana.

Se trata de una sandwichería ubicada a pocos metros de la esquina de calles Las Piedras y Chacabuco, sobre esta última,(zona conocida como "Chacapiedras"), y de un bar situado en la intersección de avenidas Belgrano y América, según informaron desde las reparticiones a cargo del operativo: Dirección de Control Ambiental (Dicab) y Subsecretaría de Tránsito y Transporte de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán.

Con la colaboración de personal de Infantería de la Policía de Tucumán, el viernes a la noche salieron a realizar controles y terminaron colocando fajas de clausura en los lugares mencionados. Además, secuestraron 65 mesas y 195 sillas, debido a que no tenían autorización para la ocupación de la vía pública.

El subsecretario de Tránsito y Transporte, Enrique Romero, precisó a LA GACETA que en el caso del bar de la "Chacapiedras" advirtieron "falta de higiene en la cocina, presencia de cucarachas y veneno de roedores, además de fiambres y milanesas preparadas no aptos para el consumo humano y falta de habilitación municipal".

"Este bar ya ha sufrido ocho clausuras por distintas razones, entre otras: impedir inspección, falta de agua caliente, violación de fajas de clausura y ruidos molestos", destacó Romero. Y aseguró que el viernes los propietarios del local arrancaron las fajas de clausura en cuanto se retiraron los inspectores.

"Cuando nos retiramos de la zona, según los vecinos, procedieron a violar la faja de clausura y continuar con la actividad. El sábado también abrieron sus puertas y por la ingesta desmedida de alcohol se generaron grandes disturbios que motivaron los llamados de los vecinos al 911", afirmó.

"Lo cierto es que en la zona hay venta indiscriminada de alcohol y presencia de menores por falta de controles del IPLA, y los vecinos denuncian el consumo de drogas", continuó Romero. "Estos no son los primeros desórdenes que se producen allí, sino que ya son varios, a lo que se suman las distintas clausuras y las violaciones de las mismas", insistió.

Al respecto, Romero adelantó que las autoridades de la Dicab solicitarán que se revoque la habilitación y la clausura definitiva del local.

Por último, indicó que durante esos controles fueron secuestradas 76 motocicletas por distintas infracciones.