Espectáculos Música

La banda de rock pop que lidera Vladimiro Diéguez presenta su tercer trabajo

12 Sep 2018

MAÑANA

• A las 22 en la sala Orestes Caviglia (San Martín 241).

Primero fue Luzbel, cuando concluía el siglo pasado, pero tuvieron que cambiar el nombre. En ese origen, aquel grupo homenajeaba al maestro Luzbel Giaccobe, y tenía más ska que pop. Pasaron cosas: años, músicos, nombres, amores y desamores. Llegó Alem con el que ahora nace “Tres”: como se deduce de su nombre, es el tercer disco de estudio de la banda.

“No hago canciones que salven al mundo,/ solo escribo de seguro es para mí” , canta Vladimiro Diéguez en “Qué me importa” (del primer disco, “Intelligent Chabón”, lanzado en 2009). Mucha guitarra en un pop indie fresco. “Soy lo que queda de mí/ y me quiero divertir”, contaba en el tema “Félix” (de 2013, en el álbum “Santa Fe”). Y ahora, en “Los” (de “Tres”), dice “todos tenemos nuestro camino de idea,/ camino perdido”.

La banda está compuesta además por Daniel Cejas (bajo y voz), Lucas Contreras (batería), Juan José Barrionuevo (guitarra y voz) y Facundo Posse (piano, sintetizadores y voz). Pero el inicio los está rondando nuevamente, y Diéguez anuncia que Luzbel reaparecerá pronto, porque todavía hoy le piden “Mariel” (un clásico de otros tiempos) en algunas de sus presentaciones. Mañana, cuando lancen formalmente su flamante disco en el marco del 58 Septiembre Musical en la sala Orestes Caviglia, puede ser una de esa oportunidades.

“Me parece que lo indie está pasando; para mí fue el nombre que le pusieron a grupos o a artistas talentosos, pero con bajo presupuesto. Fue un título para lo independiente, para la autogestión”, responde durante una entrevista con LA GACETA, que incluyó interpretar alguna de sus nuevas canciones. “Autodefiniría a lo que hago como rock-pop”, asegura.

- ¿Qué es “Tres”?

- Es Alem en su formación actual. Cuando terminamos de hacer el disco “Santa Fe” me quedé sin banda. Todos mis músicos se fueron a Buenos Aires. Y ahora nos agrupamos con fanáticos de Alem. “Tres” es un disco que está integrado por seis canciones que cuentan una historia bastante romántica. La última se llama “Los”, que es esperanzadora, porque habla de un camino que, por difícil o sinuoso que sea, es un encuentro. Son historias de tres.

- Hay mucho de vos...

- Sí, escribo sólo de mí, es más barato que ir al psicólogo, por supuesto. Uno se expone mucho cuando compone, pero no sé hacerlo de otra manera. Porque hay mucho de amor y de desamor todo el tiempo en mis letras. Creo que hay tres cosas que no se deben dejar de hacer jamás: cantar, porque es liberador; escribir, que hace bien porque uno se expresa; y bailar, ya que no entiendo a la gente que no baila. El primer tema de este disco es “Pista”, que es como cuando uno deja algo; y luego viene “Menester”, que habla de encuentros y desencuentros a escondidas. Después vienen “Toque”, “Todo”, “Promesa” y “Los”... Todo el disco es una historia de tres personas, en relaciones diferentes.

- ¿Debutás en la sala Caviglia?

- Esta será la segunda vez. En la primera fue un concierto acústico en el que canté los temas de “Santa Fe”... Me tembló la voz, se me quebró por la emoción; estaba muy conmovido por el silencio del teatro, que tiene una magia y permite una relación muy íntima con la gente.

- ¿Y Luzbel?

- Va a regresar ahora, con un disco que ya estamos preparando y otra formación. ¿Por qué no voy a poder tener dos bandas? Ya estamos tocando y haciendo cosas por ahí.