Actualidad Política

Ya habría familias viviendo en el barrio privado que reclama la UNT en el cerro

La Universidad busca ser querellante para seguir las causas contra el emprendedor Próspero Sosa. Pedido de amparo. El rector pedirá que el Consejo Superior trate el tema para emprender medidas contra la ocupación del predio.

Por Roberto Delgado

11 Sep 2018

El Consejo Superior recibirá hoy un informe y una resolución sobre la situación desatada con el barrio privado “Las Pirámides”, erigido por un particular en un terreno que la UNT reclama como parte del parque Sierra de San Javier. Con esto se avanzaría en “medidas inmediatas”, como señala el vicerrector Sergio Pagani, para enfrentar la ocupación que tomó estado público en estos días. No obstante, el camino es largo: el emprendimiento -que se comercializa por internet, donde se venden estos lotes y también casas- ya tendría familias instaladas, según dijo Marcio Sosa, hijo del emprendedor, Próspero Marcelo Sosa.

“Tiempos de la Justicia”

Ya está lista una resolución que el rector, José García, enviará hoy al Consejo Superior, para declarar de interés universitario el tema, autorizar a que se lleven adelante todas las medidas judiciales necesarias -entre ellas, que la UNT sea parte querellante en las denuncias contra Sosa- “y medidas cautelares que ordenen cesar con esta cuestión”, dijo Augusto González Navarro, director de Asuntos Jurídicos de la UNT. Pagani reiteró que es importante que se visibilice el asunto. 

“Hemos pedido intormes a Medio Ambiente, Flora y Fauna, EDET y la SAT, luego de que se constatara la existencia del barrio privado la semana pasada”, explicó. “Están ocupando una zona que es bosque protegido. Esto tiene sus tiempos; lamentablemente estamos atados a los tiempos de la Justicia”, agregó.

 “Todas las acciones están tendientes a que se conozca esto. Queremos darle difusión para que toda la gente que se ve engañada en su buena fe y busca una casa en ese sector trate de no comprarla porque al menos están en conflicto. Nosotros tenemos nuestra escritura y son predios universitarios”.

Al respecto, Marcio Sosa dijo a LA GACETA que “ya hay unas 50 familias viviendo ahí. Nosotros empezamos este barrio a partir de 2009, cuando ganamos el juicio”. Se trata de un juicio por usurpación que les había iniciado la UNT en 1997 o 1998.

En opinión de González Navarrio -que junto al secretario de Bienestar Universitario, Gustavo Vitulli, y al escribano Atilio Scarso hizo el operativo para notificar a los Sosa de que se trataba de terrenos de la UNT- son pocas las casas construidas. “Desde ya, es imposible que haya 50 familias. Cuando fuimos había gente con máquinas trabajando, unas pocas casas y es poco probable que estén habitadas”, describió el funcionario. No obstante -dijo- “uno cuando compra le pide al tipo los papeles que tiene; en este caso es difícil hablar de buena fe”. El delegado comunal de San Javier, Gonzalo Vildoza, dijo no saber si hay familias viviendo en el barrio cerrado, “pero sé que hay gente que ha comprado varias casas. Sé de una señora que vendió su casa para ir ahí, porque quería verde. No le gustó y ahora quiere irse”.

González Navarro agregó que la UNT va a poner un abogado a seguir todos estos casos, porque hay varias causas contra Sosa, “incluso una por usurpación que fue enviada por la Justicia federal a la provincial.” La UNT necesita ser querellante para seguir las causas, explicó.

Problema recurrente

La UNT tiene con frecuencia casos de usurpaciones. Ya hay 120 familias viviendo en la zona de Horco Molle -algunas desde 1948- y también, según comentó el delegado Vildoza, en el sector de los quonsets, donde está la llamada “ciudad universitaria”, al noroeste de San Javier, antes de la bajada a La Sala, “hay predios ocupados por los hijos de los que fueron empleados universitarios que se jubilaron”.

¿Qué va a hacer la UNT con las ocupaciones? El vicerrector Pagani dice que “es un problena recurrente; estamos tratando de trazar un plan sistemático y a largo plazo para poder atender el parque biológico, que nos cuesta mucho. Lamentablemnente estamos solos; ni la Provincia ni la Nación entienden el valor de futuro que tiene el parque, no sólo para la conservación de la flora y la fauna, sino también del agua. De ahí sale el agua para toda Yerba Buena y gran parte del oeste de la ciudad de San Miguel de Tucumán”.

Un viejo litigio: una querella por usurpación que prescribió

Próspero Marcelo Sosa dice que él y su familia viven desde hace 100 años en ese lugar (ubicado al sur de San Javier, en el km 28 de la ruta 338) y que él “ganó el juicio” que la UNT le inició por usurpación en 1997. “Lo gané en 2008 y no me pueden acusar de nuevo. Yo tengo el animus domini”, dice. Agrega: “es más importante el derecho de posesión que la escritura”. De ahí es que comenzó el barrio cerrado a partir de 2009. Al respecto, una fuente judicial dijo que efectivamente “ha prescripto la acción penal el 28/5/2008 por inacción de la fiscalía”. Pero el sobreseimiento por prescripción -agregó- sólo significa eso. “No hay pronunciamiento sobre la titularidad del dominio”.