Actualidad Sociedad

El hombre que arrojó basura en la plaza Alberdi dio su versión de lo ocurrido

Un motociclista lo sorprendió y lo "escrachó" en las redes sociales. "Si su objetivo era que yo tenga una ejemplificadora sanción, la municipalidad tiene los teléfonos para realizar el reclamo correspondiente".
10 Sep 2018

En un video que se viralizó ayer en las redes sociales se puede apreciar cómo un motociclista sorprende a un hombre descargando cartones desde su camioneta en la plaza Alberdi, que en los últimos días había sido embellecida en el marco del Segundo encuentro de Arte Público y Muralismo.

Las imágenes, publicadas en un grupo de Facebook y compartida miles de veces, generaron indignación entre los internautas. "Acá está autorizado. Esto no es basura", se escucha decir al señor en el video. "No está autorizado, esto es una plaza pública. No sea sucio", refuta el hombre que filmó con su propio teléfono a la otra persona.

Luego de la viralización del video y el repudio de la gente, el vecino que arrojó la basura (se identificó como Luis) se comunicó con LA GACETA y dio su versión de lo sucedido. En una carta le respondió a quien lo filmó, y además  hizo una disculpas pública.

A continuación, la carta que escribió el hombre que arrojó la basura:

"Estimado vecino, en primer término me dirijo a usted a fin de elevarle mis sinceras  disculpas por el hecho que de público conocimiento diera lugar en el día de ayer en plaza Alberdi, exactamente en José Colombres y Corrientes. Antes que nada entiendo que de la simple publicación subida a la red social Facebook, el lector, alimentado por el morbo y el profundo sentimiento de revanchismo que se encuentra instalado en nuestra sociedad, solo puede tener los peores sentimientos hacia mi persona y es por eso que me impulsa, con la misma libertad con que mucha gente livianamente insulta y pide justicia ante "tamaña” infracción, explicar el contexto.

En primer término, la montaña de basura a las que se refieren las crónicas estaban ya diseminadas en ese lugar, al preguntar a un empleado municipal que estaba en la plaza sobre el sitio donde podía disponer de mi carga, consistente en cajas de cartón que acumulo por mi actividad comercial, me indica que donde estaba esa acumulación de residuos las podía dejar ya que en media hora pasaba una camión de la municipalidad.

Esto puede ser corroborado ya sea a través de dicho empleado o con las cámaras de seguridad del lugar. En ese momento surge la violenta interpelación de una persona en moto (sin casco) quien rápidamente con el dedo acusador y elevado en un altísimo pedestal moral me trata con los epítetos más denigrantes posibles.

No hubo fraterna corrección ni mostró interés en mis explicaciones aun estando presente el empleado municipal a pocos metros, no satisfecho con eso violó mi derecho a la privacidad y publicó datos personales viralizando la publicación (ya denunciada en Facebook quien se encuentra verificando los abusos), inclusive al contactarme con el administrador de dicho grupo solicitó una suma de dinero a fin de dar de baja dicha publicación en una clara maniobra extorsiva.

Si era su objetivo que yo tenga una ejemplificadora sanción, la municipalidad tiene los teléfonos disponibles para realizar el reclamo correspondiente. La violencia emocional ejercida durante todo el día por innumerables personas, incluso llegando a ser la noticia más leída de LA GACETA por arriba del container de dinero de Báez o la derruida situación económica reinante fue el suficiente justificativo de esta nota.

Soy consciente que cada uno aporta desde su lugar a mejorar nuestro medio pero en vista de las circunstancias referidas haré el descargo correspondiente ante las autoridades municipales como corresponde. La pena debe ser equivalente a la infracción y la misma se encuentra reglada en la normativa municipal. Ni en los tiempos de la aplicación de la ley del Talión y su antiguo “ojo por ojo” se encuentra justificación en la desmedida respuesta social que exterioriza no solo el enojo contra mi persona sino de una sociedad harta de la indiferencia de la comunidad toda".