San Martín y otra racha que debe cortar

El “Santo” no vence a Instituto desde 2008.

NO SE GUARDA NADA. El plantel “santo” se entrenó ayer pensando en el juego contra Instituto. NO SE GUARDA NADA. El plantel “santo” se entrenó ayer pensando en el juego contra Instituto.
08 Mayo 2022

Que tiene que ganar para no perderle pisada al líder Belgrano, que es la chance de despegarse de los rivales que lo siguen en la tabla, que debe hacer olvidar la imagen que dejó hace 15 días contra Mitre, que en su casa debe hacerse fuerte para poder pelear por el ascenso y que debe ratificar la mejora futbolística evidenciada en Villa Soldati. Sí; por todo eso San Martín tiene la obligación de vencer a Instituto. Pero hay más.

El duelo de mañana ante la “Gloria” también asoma como la chance de ambos equipos de ponerse en ventaja en un historial de enfrentamientos que está al rojo vivo. En total, San Martín e Instituto se cruzaron en 36 oportunidades. El “Santo” ganó en 12 ocasiones (marcó 41 goles), la “Gloria” se impuso en 12 juegos (marcó 42 tantos) e igualaron, también, en 12 partidos.

Sin embargo, el dato más duro para San Martín reside en que no supera a los cordobeses desde hace 14 años. El último festejo de los de La Ciudadela fue el 28 de abril de 2008, en la temporada en la que luego se consagrarían campeones de la Primera B Nacional. Aquella noche, con gol de Mariano Campodónico, el “Santo” daba el golpe en Alta Córdoba.

A partir de ese triunfo, vinieron cuatro derrotas en fila (dos por la temporada 2009/10 y dos por la 2010/11) y cuatro empates, desde el retorno “santo” a la segunda categoría de nuestro fútbol tras su paso por el Federal A.

En el último tiempo San Martín no logró superar a Instituto ni cuando andaba hecho un “relojito”. En la temporada 2019/20 (que luego quedaría inconclusa por la llegada del covid-19), hasta el juego con la “Gloria” el “Santo” no había recibido goles en su casa. Y no sólo lo sufrió en ese partido, sino que salvó la ropa en tiempo adicionado gracias a un gol agónico de cabeza de su arquero Ignacio Arce.

Por todo eso, el duelo de mañana, es casi una final. Y como reza el axioma, las finales se ganan.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios