Cartas de lectores IV: La psicosis de las redes sociales

17 Enero 2022

Entendemos por psicosis a aquellos trastornos que afectan las funciones mentales y conducen a una pérdida de la relación con la realidad, caracterizadas por síntomas como la confusión, falsas convicciones, despersonalización, desrealización, cambios de comportamiento, cambios emocionales o cambios repentinos de humor sin ninguna razón aparente, entre otros. Ahora me pregunto, ¿cuál es el limite de la competencia tacita a la cual someten las redes sociales hoy en día a quienes sucumben ante sus superficiales y frustrantes estándares, plagados de moldes estereotípicos a ser rellenados por apenas variables contenidos, monótonos infinitamente? Sin duda que adormecen la libertad y originalidad de sus adeptos, quienes confluyen en una esclavizante conducta tan estrecha como estrictamente delimitada y restringida. Para aquellos involucrados, desde luego que no supone un ejercicio placentero, al contrario, probablemente exige gran ansiedad y dedicación lograr el vanidoso y condimentado pedestal al que apunta, y que, penosamente, siempre estará sucediendo a otro, y a otro, todos banales por igual. Simplemente la perdida de identidad y la chatez extrema, inadvertida por sus víctimas, y algunas de ellas, y no pocas, se regodearán de su ficticia superioridad hasta darse con que ya es tarde para ser alguien, y no una parte más de la mismísima nada. Donald Winnicott, reconocido psicoanalista británico, nacido a fines del siglo XIX, teorizaba: “El riesgo que se corre es que el individuo viva el Falso Self como real, tanto como para esconder el Verdadero Self de manera definitiva. En el proceso de desarrollo, esto conduce a no saber ya quien es, a ser incapaz de reconocer los propios deseos y las autenticas necesidades. De esta manera se vive a merced del juicio y la aprobación de los demás, teniendo dificultades para acceder a la dimensión de autenticidad y de uno mismo y, como consecuencia, de las relaciones que se construyen. En otras palabras, la persona que se adapta a los demás se olvida, junto con sus necesidades, también de si misma. Incluso cuando recibe apoyo, cumplidos, amor, los vive como algo que no es autentico: “No aprecian lo que soy realmente, sino lo que les muestro”.  

José Ignacio Marcotullio      

Tamaño texto
Comentarios