“Me vacuno por mí y por los que vienen detrás de mí”

En diciembre aumentó la concurrencia de personas a los nodos, algunos entienden que es una acción solidaria, otros se quejan porque los obligan.

 la gaceta / foto de josé nuno la gaceta / foto de josé nuno
28 Diciembre 2021

Está claro que la vacuna sigue siendo motivo de qué hablar. Las razones que conducen a la gente a colocarse la dosis contra la covid-19 son múltiples. “Por el aumento de casos y el pase sanitario diciembre fue muy variado, vienen muchos jóvenes para completar el esquema de vacunación y poder ingresar a eventos o para viajar. También mucha gente mayor viene a colocarse la tercera dosis”, contó un enfermero en el nodo de vacunación de la Avenida Leguizamo al 800.

“A principios de mes empezaron a haber más jóvenes, porque el pase era un requisito para ingresar a la cena de egresados”, relató un empleado de la salud, y agregó: “también muchos adolescentes se vacunaban porque se iban de viaje, más en estas fechas, principalmente a Carlos Paz o Bariloche”.

“Me pongo la vacuna por precaución. Por mí y por los que están detrás de mí”, expresó una señora que acababa de recibir la tercera dosis contra la covid. Además, relató: “mi sobrina se contagió y en mi casa nos aislamos 15 días. No nos contagiamos pero había que ser precavidos. En ese tiempo me perdí de los cumpleaños de mis sobrinos y de mi cuñado, pero lo importante es la salud”.

El pase sanitario también resultó ser uno de los motivos importantes por los que Tucumán logró superar las 200.000 dosis colocadas. “Me parece muy bueno el pase sanitario. Es lastimoso que por los antivacunas aún estemos en pandemia”, dijo una señora lamentando la situación. Añadió: “me parece correcto, estamos en pandemia y tiene que ser exigido. Todos tenemos que colaborar por la salud de la población”.

“Las personas deben cuidarse a sí mismos y ser solidarias con el otro. Respeto que no se vacunen, pero es necesario que se protejan, usen barbijo y alcohol”, contó una mujer en la fila, asegurando que lo importante es cumplir con los protocolos. También se atrevió a deducir que “los contagios caen sobre los más jóvenes, porque son menos cuidadosos e irresponsables”.

Por su parte, algunas personas expresaron su disconformidad con respecto a las medidas tomadas. “Yo me vacuno porque me lo piden en el trabajo. La gente debería poder vacunarse en el tiempo que quiera y solo si quiere, no porque los obliguen”, opinó Joaquín, que acababa de recibir su primera dosis. Además, un taxista compartió: “tengo una sola dosis. Me pondré la segunda solo porque lo exigen en el pase sanitario”. Un tercero dijo, con tono enojado y disgustado: “para mí está mal que lo exijan. Obligan a la gente que no quiere, son dueños”.

También tras el ingreso de la variante Ómicron la sociedad se mantiene alerta. “Me preocupa la nueva variante porque dicen que es más contagiosa, pero me tranquiliza que mi familia y yo estemos vacunados”, apuntó con LA GACETA Roxana, mientras aguardaba su turno.

“Para estar más seguros, es importante la vacuna. Y además tiene que ver la responsabilidad de cada uno. En mi caso tengo una familia grande, así que nos separamos en grupos más chicos para festejar navidad”, contó una mujer a su lado.

Después de compartir sus testimonios, algunas personas consideraron importante expresar su agradecimiento al personal de salud que se encuentra en los nodos vacunatorios.

“El servicio fue muy organizado. El personal nos trató con paciencia y amabilidad, sobre todo a la gente mayor”, afirmaba con gratitud una mujer de 65 años. Luego, un hombre continuó: “no hay palabras para decirte lo bien que se organizan. El orden, la limpieza, todo. Es enorme el esfuerzo del equipo que trabaja”. El personal de la salud resultó un aporte imprescindible en el desarrollo de la pandemia, transmitiendo calma y seguridad a todos, es por eso que merecen un gran reconocimiento. (Producción periodística Bárbara Nieva)

Comentarios