Gracias a Fangio, Lange tuvo un buen reencuentro - LA GACETA Tucumán

Gracias a Fangio, Lange tuvo un buen reencuentro

El ex piloto participó del tributo en el que los restos de “El Chueco” fueron llevados a su museo.

11 Nov 2021

“Cuando estás con un personaje así, lo único que podés hacer es escucharlo”, estableció Christian Lange. El ex piloto concepcionense fue el tucumano que vivió un momento histórico para el automovilismo nacional: fue uno de los invitados en el tributo a Juan Manuel Fangio. Por una iniciativa privada, que contó con la autorización de los familiares del mejor piloto nacional de autos, los restos de “El Chueco” fueron trasladados del cementerio Municipal de Balcarce hasta el “Museo Fangio”.

“Tomamos una manzanilla en la confitería del Automóvil Club Argentino”, recordó Lange sobre el encuentro de casi una hora que tuvo con Fangio. Fue la única ocasión en la que el hombre de 69 años estuvo cara a cara con el balcarceño. Lange, ese día, estaba en el ACA invitado por el gobierno tucumano para promocionar la fecha del rally mundial que tuvo como centro a la provincia en 1992. “En el ascensor me lo encuentro a Fangio y le doy la mano. Me dice: ‘¿de dónde sos muchacho?’. ‘De Concepción, Tucumán’, le respondo. ‘Aaaa... Germán Rivera’, me dice”, narró Lange a LG Deportiva luego de haber vivido el tributo. “‘¡Que no tengas apuro! Vamos a tomar una manzanilla en la confitería’, me propuso”, agregó sobre el encuentro. “Rivera era un viejo piloto de Concepción que corría en su época”, explicó Lange la reacción de Fangio, que ejemplifica la personalidad amigable que siempre destacaron en él.

De la situación, no hay testimonio en imagen. En ese tiempo, no había celular con cámaras y Lange también reconoce su falta de reacción porque había fotógrafos de LA GACETA que habían viajado para el lanzamiento de la carrera mundialista a los que podría haberles pedido que los retrataran. “Me hablaba mucho de su enfermedad y que sentía que lo tenían de conejillo de indias porque estaban experimentando con él”, recordó sobre la charla.

Lange es amigo de Oscar “Cacho” Fangio, uno de los tres hijos del piloto que también fue su rival durante una carrera deportiva corta, pero intensa. “No debo haber corrido más de 15 veces, pero gané entre siete u ocho carreras”, describió. “Todo fue muy emocionante, no sólo por el homenaje, además porque nos encontramos con gente que no veía hace más de 40 años”, contó Lange.

Oreste Berta, Horacio Pagani, ‘Cocho’ López, Luis Landriscina estuvieron”, tiró una lista Lange. El renombrado preparador de autos, el prestigioso diseñador considerado el mejor del mundo en la construcción de autos de lujo, el varias veces campeón de TC2000 y el histórico humorista que fue amigo de Fangio forman parte de los gratos recuerdos que Lange guardará del tributo. “Estuvo muy bien organizado. El mausoleo quedó muy lindo, conocí el museo que es moderno y está muy bien logrado. Hubo muchos autos antiguos. Nunca vi joyitas tan lindas”, reconoció Lange.

La razón

La idea de que los restos de Fangio descansaran en el museo fue de Jackie Stewart. El británico y el argentino protagonizaron una de las rivalidades más intensas y sanas de la F-1. Stewart, cuando participó del velorio en julio de 1995, lo propuso y estuvo presente en el tributo.

En caravana

Desde ayer el féretro de Fangio se encuentra en el mausoleo del museo. Antes fue llevado por puntos de la ciudad de Balcarce vinculados al piloto. En el recorrido que duró una hora, la escuela primaria Nº6, la escuela Nº1 y la casa de los padres de Fangio fueron visitados.

Comentarios