Condenan a un joven a tres años de prisión, luego de romper su tobillera electrónica y fugarse - LA GACETA Tucumán

Condenan a un joven a tres años de prisión, luego de romper su tobillera electrónica y fugarse

Había asaltado a mano armada a dos personas, luego unos vecinos lo lincharon y terminó con arresto domiciliario, pero violó esta medida y hoy la justicia decidió que vaya a la cárcel.

28 Sep 2021
2

Frank Exequiel Amaya fue condenado hoy, en un acuerdo de juicio abreviado, a tres años prisión de cumplimiento efectivo, por cometer dos ilícitos: junto a un cómplice asaltó a mano armada a dos personas para robarles una moto en el Parque Guillermina y, una vez que le impusieran arresto domiciliario, rompió la tobillera electrónica de vigilancia y se dio a la fuga.

El 9 de mayo pasado, cerca de las 14, la víctima de apellido Figueroa iba en su motocicleta junto a un compañero. Cuando se detuvieron por unos instantes en una entrada del Parque Guillermina, a la altura de calle Alfredo Guzmán y Lamadrid, Amaya -que conducía una moto junto a otro sujeto- interceptó a las víctimas. Exhibiendo un arma de fuego, les apuntó y exigió la entrega de las pertenencias.

Los damnificados salieron corriendo y Amaya le gatilló a Figueroa por la espalda varias veces, sin que saliera ningún disparo. En ese momento, el sujeto que iba de acompañante en la moto que conducía el acusado, descendió del rodado y esgrimiendo una pistola, le apuntó a la misma víctima logrando que deje caer la llave de su rodado, tomándolas del piso y subiéndose al vehículo, emprendiendo ambos la fuga cada uno en un rodado.

El joven de 20 años fue linchado por unos vecinos luego del asalto y luego terminó  arrestado por la policía. Como medida de sanción, se le impuso arresto domiciliario con una tobillera electrónica de vigilancia, la cual vulneró el pasado 15 de julio.

Audiencia juicio abreviado. Foto MPF

El caso fue investigado por la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos I, cuyo titular es Diego López Ávila. Hoy, en el juicio abreviado, estuvo presente el auxiliar de fiscal, Gerónimo Cano, quien relató los hechos y detalló las evidencias recolectadas para probarlos.

“No podemos dejar de considerar la gravedad del ilícito acaecido en plena vía pública mediante la utilización de un arma de fuego que no solo fue esgrimida, sino utilizada contra la humanidad de la víctima, gatillando varias veces en su contra sin que saliera ningún disparo”, dijo Cano.

La Fiscalía acordó con la víctima y la defensa del acusado la pena de tres años de prisión efectiva por considerarlo coautor del delito de robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditada (primer hecho), en concurso real con evasión en perjuicio de la administración de justicia, en carácter de autor (segundo hecho). Por su parte, el imputado reconoció los delitos, mientras que la jueza interviniente declaró admisible el juicio abreviado y ordenó el inmediato traslado de Amaya al penal de Villa Urquiza.

Comentarios