Tributo para el ídolo: honran a quien les dio alegría - LA GACETA Tucumán

Tributo para el ídolo: honran a quien les dio alegría

El mundo sigue conmocionado por la muerte de Diego Maradona, y desde todas partes le rinden tributo a su memoria. El de Messi, una maravilla.

30 Nov 2020
3

PARA VOS, DIEGO. El homenaje de Messi sorprendió a todos. Con actitud maradoniana, lució el modelo de Newell’s en el 93. REUTERS

Lo criticaron por la tardanza en publicar un mensaje de despedida a Diego Maradona en su cuenta de Instagram. Lo vapulearon por no haberse subido a su avión privado y asistido al funeral de quien había sido su entrenador en la Selección. Pero así como lo hace en la cancha, Lionel Messi hizo un pase de magia en una baldosa y dejó a todo el mundo con la boca abierta, incluso a los que siempre encuentran una razón para defenestrarlo. El homenaje de “Lio” a Diego en el 4-0 de Barcelona sobre Osasuna fue una genialidad, perfecta por donde se la mire. Después de marcar un golazo casi idéntico al único que convirtió Maradona en su breve paso por Newell’s, se sacó la camiseta del “Barsa” y dejó al descubierto el modelo 1993 de la “Lepra”, precisamente el que usó Diego. Más allá de vestir dos de las tres camisetas que compartieron (sólo faltó la de la Selección), el verdadero homenaje de Lionel fue la actitud de desafiar las reglas y los acuerdos de patrocinio frente a todas las cámaras. Pudo haber elegido la de Argentina, más neutral y en un modelo sin logo ni marcas, pero no: los ejecutivos de Nike y Rakuten tuvieron que verlo luciendo una Adidas con publicidades bien visibles de Yamaha y Zanella. Todo esto sumado al enfrentamiento público que hace tiempo viene sosteniendo Messi con la cúpula directiva de Barcelona. Más maradoniano, imposible. Y aunque al final no la tocó, fue difícil no ver un intento de “mano de Dios” de Lionel en el gol de Braithwaite.

Fue la más impactante, sin dudas, pero a lo ancho del mundo hubo toda clase de ofrendas a la memoria del “Diez”. El tucumano Roberto Pereyra, por ejemplo, usó una camiseta con el nombre de Diego y el número 10 durante el calentamiento previo al partido de Udinese. Lo mismo hizo Leonardo Pisculichi, enganche y surgido en Argentinos, en la segunda división española. Y en la de Italia, “Maxi” López (Sambenedettese) jugó con el 10 y el “Maradona” en su camiseta.

EL 10, PRESENTE. El gesto de FC Pakhtakor, de Uzbekistán.

Lógicamente, todos esperaban el partido de Napoli, el club con el que Diego conquistó Italia y Europa. Durante la entrada en calor, la pantallas del San Paolo (que será renombrado como Diego Armando Maradona) mostraron videos e imágenes de quien fuera durante mucho tiempo su goleador histórico (hoy el tercero, con 115 tantos entre 1984 y 1992). El capitán del equipo napolitano, Lorenzo Insigne, dejó una ofrenda de flores blancas frente a una imagen de Maradona y luego le dedicó un golazo de tiro libre. Además, Napoli vistió un diseño especial frente a Roma, con franjas celestes y blancas, emulando a la de Argentina.

También hubo homenajes en muchos otros estadios. En Stamford Bridge, en la previa del choque entre Chelsea y Tottenham, las pantallas del estadio recordaron la visita del ex capitán argentino a las instalaciones del club, en Londres. En el Parque de los Príncipes, el encuentro entre Paris Saint Germain y Bordeaux vivió una antesala muy emotiva, con los jugadores de ambos equipos ubicados formando una M y una bandera con el 10 en una de las cabeceras del estadio. Luego, Neymar marcó de penal el gol del empate y se lo dedicó a Diego ante las cámaras.

OFRENDA. Isigne, capitán de Napoli, deja flores para Diego.

Por supuesto, también hubo lugar para lo curioso. La de Maradona es una figura tan global que lo recordaron hasta en lugares como Uzbekistán: el FC Pakhtakor se consagró campeón vistiendo una camiseta que mezclaba los colores propios con los de Argentina y la cara del “10”. Hasta la liga de fútbol de Timor Oriental, un pequeño país del sudeste asiático, le dedicó un homenaje al astro argentino.

Más curioso aún es el caso del hotel Blue Nile, en Kerala (India), ciudad por la que Maradona tuvo un breve paso en 2012. El establecimiento en el que se hospedó durante dos noches decidió ponerle su nombre a la habitación que ocupó y convertirla en un santuario maradoniano, con recortes de diario y los objetos que usó Diego durante su estadía, incluyendo hasta restos de comida. Y todavía hay quienes creen que lo de Maradona no es para tanto.

Comentarios