Hacia una concepción más moderna de la soberanía

22 Nov 2020

Por Ivonne Rosales Vera, profesora titular de Derecho Internacional Público (UNSTA).-

Cada 20 de noviembre se conmemora el Día de la Soberanía en recuerdo de la Batalla de la Vuelta de Obligado, hecho de gran importancia para nuestro país. Ocurrió en el año 1845 y el teatro de operaciones fue la margen derecha del río Paraná. En aquellos tiempos Juan Manuel de Rosas gobernaba por segunda vez la Provincia de Buenos Aires y pensaba que el Estado no podía entregarse a ninguna potencia extranjera. Era una concepción de la soberanía desde la visión político-militar y asociada con la idea de libertad.

¿Qué implica el concepto de soberanía territorial en Derecho Internacional? ¿Cuál es su importancia? El significado es muy profundo. Es un dominio eminente que se extiende sobre todo lo que se encuentra en una porción del globo terráqueo sometida a su autoridad. El territorio como tal es uno de los elementos fundamentales del Estado, sin el cual este no podría existir. ¿Hasta dónde se extiende la soberanía de un país? Hasta los límites, concebidos como líneas imaginarias o no, que separan dos o más Estados. Esto explica la defensa, incluso con la guerra, para la conservación del suelo y sus riquezas.

Además, en los tiempos modernos, el concepto de soberanía subsiste dentro del marco impuesto por Naciones Unidas para la solución pacifica de las controversias entre Estados. Un conflicto territorial se refiere a la legitimidad de la relación jurídica de cada Estado con la zona objeto de controversia o a la determinación de quién es el titular o el que tiene mejor derecho para el ejercicio de administración y disposición.

En consecuencia, desde lo interno, la soberanía sobre un territorio no perdió su importancia en la actualidad, pero sí le dejó espacio, en el escenario externo, al concepto de independencia, que permite que los Estados puedan integrarse unos con otros y delegar competencias en órganos supranacionales sin perder su cualidad de sujetos de derecho internacional.

Los escenarios de la comunidad internacional en general y de nuestro país en particular son diferentes a los de los tiempos de Rosas. Los procesos de globalización y de integración en todas las dimensiones (políticas, económicas, sociales y culturales) impactan en la vida diaria de los pueblos. Así, una fuerte movilidad de las personas, los capitales y los factores de producción parece suprimir límites y fronteras. Esto nos muestra que la concepción de la soberanía en la actualidad tiene un significado multidimensional.

Entonces surge otro interrogante: ¿qué necesita Argentina para fortalecer su soberanía? Nuestro país necesita una democracia sana, con división de poderes; políticas de Estado previsibles a mediano y largo plazo, para la integración con el mundo, y una seguridad jurídica capaz de atraer capitales para una mejor calidad de vida de sus habitantes. Solo si sabemos quiénes somos y qué lugar queremos ocupar dentro del mundo, podremos desarrollarnos como país, integrarnos sin perder nuestra soberanía y conservar el legado de quienes dieron su sangre por la patria.

Comentarios